/ sábado 9 de marzo de 2019

SRA. ANA MARÍA URRUTIA HERNÁNDEZ

“La mujer es el único transporte que el hombre tiene para venir a la tierra. Cuídala”. Mujercontigo.com

Los orígenes del día internacional de la mujer son muy tristes. En el siglo XXI sabemos de sus titánicos esfuerzos para lograr equidad de género. Reconocemos sus luchas para obtener prerrogativas que se les habían negado, como el derecho a la educación, al trabajo, al voto y sobre todo, el derecho a una vida digna, libre de violencia. Hoy podemos enumerar a muchas mujeres pioneras en este proceso libertario; sin embargo, me permito escribir el nombre de una mujer sencilla, alejada de los grandes movimientos sociales, pero madre y trabajadora ejemplar y por lo mismo, ha contribuido a mejorar su entorno y es un pilar fundamental del Instituto Pedro de Gante: Ana María Urrutia Hernández. En Ana se hacen realidad las palabras de la Oración de la Secretaria: “Haz Señor,/ Que me despierte cada mañana con una amplia sonrisa/ dispuesta a comprender el mundo entero/ Que no me llamen sólo los trabajos fáciles,/ pues es tan satisfactorio hacer lo que otros esquivan./ Permíteme ser y asumir nuevos retos,/ teniendo la oportunidad de aprender…”

Nacida el 2 de diciembre de 1964 en esta bella ciudad de Irapuato, sus padres fueron Raquel Hernández Martínez y Miguel Urrutia Arellano. Sus hermanos son: Juana, Raquel, Martha Amalia. Miguel Ángel, Claudia, Rosa María y Juan José. De los hijos de Raquel y Miguel, cuatro han colaborado en el Instituto Pedro de Gante. Ana María comenzó a trabajar desde los 9 años, días después de que bajó el agua de la terrible inundación del 18 de agosto de 1973, y desde entonces no ha dejado de hacerlo, y hacerlo con excelencia pues asegura: “El trabajo es un aliciente para la vida diaria, para el cuerpo, para la mente y hasta para el alma.” Desde que comenzó a trabajar, ha apoyado a su mamá económicamente ya que a muy temprana edad de sus hijos, o sea sus hermanos, ella tuvo que enfrentar sola la manutención de toda la familia. De su madre, dice que ha sido una guerrera incansable, como muchas mujeres en esta vida. Mi respeto y saludo también, a su señora madre, en este Día Internacional de la Mujer.

El 3 de junio de 1988, Ana María Urrutia Hernández contrajo matrimonio con Mario Arellano Ramírez con quien procreó dos hijos: José Jesús y Mario Alberto, ambos estudiaron secundaria y preparatoria. Posteriormente una licenciatura, por lo cual se siente muy feliz. La señora Ana María Urrutia Hernández, cursó tres años en la Secundaria del Instituto Pedro de Gante y está próxima a cumplir 37 años como trabajadora, es decir como personal de apoyo de la institución mencionada. En este día le expreso mi gratitud y reconocimiento a su trabajo de excelencia. Gracias Ana, muchas gracias.

“La mujer es el único transporte que el hombre tiene para venir a la tierra. Cuídala”. Mujercontigo.com

Los orígenes del día internacional de la mujer son muy tristes. En el siglo XXI sabemos de sus titánicos esfuerzos para lograr equidad de género. Reconocemos sus luchas para obtener prerrogativas que se les habían negado, como el derecho a la educación, al trabajo, al voto y sobre todo, el derecho a una vida digna, libre de violencia. Hoy podemos enumerar a muchas mujeres pioneras en este proceso libertario; sin embargo, me permito escribir el nombre de una mujer sencilla, alejada de los grandes movimientos sociales, pero madre y trabajadora ejemplar y por lo mismo, ha contribuido a mejorar su entorno y es un pilar fundamental del Instituto Pedro de Gante: Ana María Urrutia Hernández. En Ana se hacen realidad las palabras de la Oración de la Secretaria: “Haz Señor,/ Que me despierte cada mañana con una amplia sonrisa/ dispuesta a comprender el mundo entero/ Que no me llamen sólo los trabajos fáciles,/ pues es tan satisfactorio hacer lo que otros esquivan./ Permíteme ser y asumir nuevos retos,/ teniendo la oportunidad de aprender…”

Nacida el 2 de diciembre de 1964 en esta bella ciudad de Irapuato, sus padres fueron Raquel Hernández Martínez y Miguel Urrutia Arellano. Sus hermanos son: Juana, Raquel, Martha Amalia. Miguel Ángel, Claudia, Rosa María y Juan José. De los hijos de Raquel y Miguel, cuatro han colaborado en el Instituto Pedro de Gante. Ana María comenzó a trabajar desde los 9 años, días después de que bajó el agua de la terrible inundación del 18 de agosto de 1973, y desde entonces no ha dejado de hacerlo, y hacerlo con excelencia pues asegura: “El trabajo es un aliciente para la vida diaria, para el cuerpo, para la mente y hasta para el alma.” Desde que comenzó a trabajar, ha apoyado a su mamá económicamente ya que a muy temprana edad de sus hijos, o sea sus hermanos, ella tuvo que enfrentar sola la manutención de toda la familia. De su madre, dice que ha sido una guerrera incansable, como muchas mujeres en esta vida. Mi respeto y saludo también, a su señora madre, en este Día Internacional de la Mujer.

El 3 de junio de 1988, Ana María Urrutia Hernández contrajo matrimonio con Mario Arellano Ramírez con quien procreó dos hijos: José Jesús y Mario Alberto, ambos estudiaron secundaria y preparatoria. Posteriormente una licenciatura, por lo cual se siente muy feliz. La señora Ana María Urrutia Hernández, cursó tres años en la Secundaria del Instituto Pedro de Gante y está próxima a cumplir 37 años como trabajadora, es decir como personal de apoyo de la institución mencionada. En este día le expreso mi gratitud y reconocimiento a su trabajo de excelencia. Gracias Ana, muchas gracias.

lunes 06 de julio de 2020

¡LO VAMOS A EXTRAÑAR!

lunes 22 de junio de 2020

LO PEOR Y LO MEJOR

lunes 15 de junio de 2020

DON SOCORRITO

lunes 25 de mayo de 2020

TERTULIANOS Y AMIGOS

lunes 11 de mayo de 2020

267 AÑOS DEL NATALICIO

lunes 04 de mayo de 2020

HASTA SIEMPRE, CAIFAN MAYOR

Cargar Más