/ domingo 7 de octubre de 2018

Con drones, Fuerzas Armadas vigilan mar y tierra

El gobierno mexicano ha incorporado nuevas tecnologías de información y comunicación en sus planes de inteligencia con la adquisición de aeronaves pilotadas a distancia

Con el objetivo de abatir la delincuencia organizada, el gobierno mexicano ha incorporado nuevas tecnologías de información y comunicación en sus planes de inteligencia con la adquisición de aeronaves pilotadas a distancia, comúnmente llamados drones, a través de los cuales resguarda instalaciones estratégicas del país, plataformas petroleras, presas, hidroeléctricas, termoeléctricas y las fronteras Norte y Sur.

En el mar, dichos aparatos sirven para la detención y seguimiento de embarcaciones dedicadas al trasiego de droga, la pesca ilícita de Totoaba y el monitoreo de la vaquita marina especie en peligro de extinción en el Golfo de California.

A través de una solicitud de acceso a la información, las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, informaron que cuentan con seis aeronaves no tripuladas, cuatro de ellas adquiridas en Estados Unidos e Israel, y el resto construidas en nuestro país por ingenieros mexicanos, y debido a la eficiencia en la vigilancia, bajo costo, flexibilidad en su empleo, movilidad y sigilo, se proyecta la construcción de tres aparatos más.

En julio de 2008, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) firmó un contrato de 25 millones de dólares con la empresa israelí, Elbit Systems por la compra de un UAS Hermes 450 y tres mini UAS Skylark I.

El Hermes 450, de tamaño mediano, tiene un alcance de 200 kilómetros y 18 horas de autonomía, mientras que el Skylark I, que se lanza con la mano, tiene un alcance de 15 kilómetros y tres horas de vuelo.

La Defensa Nacional también cuenta con el Baalam S-45 que en lengua maya significa jaguar y es una nave indetectable para los trabajos de inteligencia y vigilancia, así como en la búsqueda de personas en caso de desastres naturales.

CUSTODIAN AGUAS NACIONALES

Por su parte, la Secretaría de Marina señala que cuenta con el sistema “Arcturus T-20” integrado por tres aeronaves adquiridos en Estados Unidos por tres millones 207 mil 610.40 dólares.

Refiere que actualmente está en desarrollo en el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México, tres aeronaves más con un costo total de 2 millones 805 mil 576 pesos.

Los prototipos estarán equipados por cámaras de vigilancia diurna e infrarroja, piloto automático y sensores de clima.

Con el objetivo de abatir la delincuencia organizada, el gobierno mexicano ha incorporado nuevas tecnologías de información y comunicación en sus planes de inteligencia con la adquisición de aeronaves pilotadas a distancia, comúnmente llamados drones, a través de los cuales resguarda instalaciones estratégicas del país, plataformas petroleras, presas, hidroeléctricas, termoeléctricas y las fronteras Norte y Sur.

En el mar, dichos aparatos sirven para la detención y seguimiento de embarcaciones dedicadas al trasiego de droga, la pesca ilícita de Totoaba y el monitoreo de la vaquita marina especie en peligro de extinción en el Golfo de California.

A través de una solicitud de acceso a la información, las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, informaron que cuentan con seis aeronaves no tripuladas, cuatro de ellas adquiridas en Estados Unidos e Israel, y el resto construidas en nuestro país por ingenieros mexicanos, y debido a la eficiencia en la vigilancia, bajo costo, flexibilidad en su empleo, movilidad y sigilo, se proyecta la construcción de tres aparatos más.

En julio de 2008, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) firmó un contrato de 25 millones de dólares con la empresa israelí, Elbit Systems por la compra de un UAS Hermes 450 y tres mini UAS Skylark I.

El Hermes 450, de tamaño mediano, tiene un alcance de 200 kilómetros y 18 horas de autonomía, mientras que el Skylark I, que se lanza con la mano, tiene un alcance de 15 kilómetros y tres horas de vuelo.

La Defensa Nacional también cuenta con el Baalam S-45 que en lengua maya significa jaguar y es una nave indetectable para los trabajos de inteligencia y vigilancia, así como en la búsqueda de personas en caso de desastres naturales.

CUSTODIAN AGUAS NACIONALES

Por su parte, la Secretaría de Marina señala que cuenta con el sistema “Arcturus T-20” integrado por tres aeronaves adquiridos en Estados Unidos por tres millones 207 mil 610.40 dólares.

Refiere que actualmente está en desarrollo en el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Armada de México, tres aeronaves más con un costo total de 2 millones 805 mil 576 pesos.

Los prototipos estarán equipados por cámaras de vigilancia diurna e infrarroja, piloto automático y sensores de clima.

Local

Preocupa pandemia de VIH por migrantes

El tema del Festival son las migraciones y Castellanos narró que una de las preocupaciones de algunos estados.

Local

Se realiza la entrega de tinacos y láminas

Se ayudaron alrededor de treinta familias en comunidades.

Círculos

“Desde hace 48 años” Se reúnen mes con mes

En la sesión recordaron a las iniciadoras de la Sociedad de Esposas de Médicos de Salamanca.

Futbol

Veracruz enfrenta riesgo de desafiliación

El titular de la liga asegura que sin documentos no hay nada que hacer

Futbol

España sella su boleto a la Eurocopa-2020

Con un gol en el descuento del delantero Rodrigo Moreno, España logró en Suecia el punto que necesitaba (1-1) para clasificarse

Cultura

Así eran Frida Kahlo y Diego Rivera en su vida diaria

Inauguran muestra con imágenes que el fotógrafo Martin Munkácsi tomó de la pareja de pintores

Gossip

Gian Marco va por un Latin Grammy más

El cantautor peruano se presentará en el Lunario del Auditorio Nacional

Deportes

Petr Cech, cambia el futbol por el Hockey

El ex portero, fue portero del Chelsea durante casi 500 partidos, ha emprendido su carrera como meta de los Guildford Phoenix

Deportes

Adiós ídolo, Fuerza Guerrera se retira de la lucha libre

Considerado como uno de los máximos exponentes de la lucha libre profesional de todos los tiempos, Fuerza Guerrera tomó la decisión más importante de su vida