/ viernes 15 de abril de 2022

Crisis de fertilizantes golpea a México: aumentan precios y hay escasez de alimentos

  Ante la falta de estas sustancias, el Consejo Nacional Agropecuario anticipa desabasto de alimentos en la segunda mitad del año

La crisis de fertilizantes que se vive a nivel global amenaza a la producción de alimentos y, con ello, provoca la escasez de productos en México.

Te puede interesar: El país que no conoce la inflación: las empresas jamás han elevado sus precios

En el último año, el precio de los fertilizantes ha aumentado en más del doble, lo que ha disminuido la demanda por parte de productores que han decidido racionar sus reservas, detalla Luis Fernando Haro, director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

“Esto puede provocar no solo inflación, sino hasta desabasto de algunos productos”, afirma el directivo en entrevista con la Organización Editorial Mexicana.

El riesgo, explica, es que un menor uso de fertilizantes en el campo amenaza la productividad en el sector, lo que deviene en una menor cosecha y menos productos para ofertar al mercado.

Esta crisis deriva de factores como el alza en el precio de los energéticos, como el gas, a causa del encarecimiento de los fletes desde la pandemia y, recientemente, al conflicto entre Ucrania y Rusia, este último uno de los principales productores de fertilizantes a nivel global.

México consume unas 55 millones de toneladas de fertilizantes cada año, de las cuales 62 por ciento es de importación, la mayoría desde Rusia.

Con los altos precios de fertilizantes, los productos de la canasta básica comenzarán a encarecerse. / Foto: Rogelio Tinoco | La prensa

De acuerdo con datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), México importa 27 por ciento de los fertilizantes que requiere cada año desde el país más extenso del planeta.

Rusia es el principal exportador de fertilizantes en el mundo, pero la invasión a Ucrania llevó a las sanciones de Occidente contra el gobierno de Vladimir Putin, lo que ha parado los envíos desde esta nación.

De esta manera, la guerra en Europa Oriental amenaza el abasto de esta sustancia para los productores nacionales.

El directivo del CNA afirma que a la fecha no se ha detectado escasez, ya que los productores agrícolas del país cuentan con reservas, sin embargo, considera que si la guerra se extiende, para el segundo semestre del año ya empezará a haber falta de fertilizantes en el país.

Sin embargo, el GCMA advierte que la urea, uno de los principales fertilizantes empleados por productores agrícolas, cuyo precio ha registrado continuos incrementos, no tiene garantizado su abasto actualmente, lo que pone en riesgo el potencial de rendimiento de los cultivos del próximo ciclo de siembras primavera-verano 2022.

Juan Carlos Anaya, director del organismo, apunta que los problemas para la siembra ya podrían detectarse desde el segundo trimestre del año, debido al encarecimiento de los fertilizantes y a que la producción nacional disminuyó 11.3 por ciento el año pasado.

“Los proveedores en México no quieren cotizar ahora por la alta volatilidad en el precio (…) Lo que puede provocar que el productor, a esos precios tan altos, va a disminuir su fertilización o va a dejar de fertilizar, eso significa que pierda productividad, lo que impactará en su cosecha”, comenta el directivo.

A esto, señala, se suma la sequía de la temporada de calor, principalmente en los estados del norte.

Ante esta situación, algunos organismo como la Asociación Mexicana de Productores de Bioinsumos (AMPBIO) han hecho un llamado para cambiar hacia fertilizantes naturales.

Ignacio Simón, presidente del organismo, subraya que está crisis significa una oportunidad para que el país construya un plan para eliminar los productos químicos y viren hacia fertilizantes naturales.

La Asociación Mexicana de Productores de Bioinsumos (AMPBIO) propone cambiar a fertilizantes naturales. / Foto: Rogelio Tinoco | La prensa

En tanto, la Secretaría de Agricultura acordó hace unos días trabajar conjuntamente con la Asociación Nacional de Comercializadores y Productores de Fertilizantes (Anacofer) para garantizar la oferta y acceso a estos insumos y fortalecer la producción de alimentos.

Al respecto, el directivo del CNA afirma que estas medidas resultan insuficientes, ya que en el caso de los fertilizantes naturales se requiere mucho tiempo para hacer una transición así, mientras que los programas federales, apunta, están enfocados en pequeños productores, y consideró que se necesita ayudar a todos para generar la cantidad de insumo que el país requiere.

Haro Encinas destaca que los grandes productores y los medianos también necesitan apoyo, porque a la fecha sólo existe un programa federal con una bolsa de cinco mil millones de pesos, la cual se planea extender a ocho mil millones, pero considera que se requiere más para impulsar la producción nacional.

Esto, explica, pegará a la inflación que se encuentra en sus niveles máximos en más de dos décadas, con cinco meses consecutivos por arriba del siete por ciento y con la amenaza de seguir al alza.

“Si no cultivamos la tierra como debe ser, se va a ver reflejado en una menor productividad y oferta de alimentos, esto es un tema que genera una espiral inflacionaria donde, si no hay suficientes alimentos se elevan los precios y es algo que tenemos que ver de qué manera podemos revertir con un abasto suficiente de fertilizante”, concluye.


La crisis de fertilizantes que se vive a nivel global amenaza a la producción de alimentos y, con ello, provoca la escasez de productos en México.

Te puede interesar: El país que no conoce la inflación: las empresas jamás han elevado sus precios

En el último año, el precio de los fertilizantes ha aumentado en más del doble, lo que ha disminuido la demanda por parte de productores que han decidido racionar sus reservas, detalla Luis Fernando Haro, director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

“Esto puede provocar no solo inflación, sino hasta desabasto de algunos productos”, afirma el directivo en entrevista con la Organización Editorial Mexicana.

El riesgo, explica, es que un menor uso de fertilizantes en el campo amenaza la productividad en el sector, lo que deviene en una menor cosecha y menos productos para ofertar al mercado.

Esta crisis deriva de factores como el alza en el precio de los energéticos, como el gas, a causa del encarecimiento de los fletes desde la pandemia y, recientemente, al conflicto entre Ucrania y Rusia, este último uno de los principales productores de fertilizantes a nivel global.

México consume unas 55 millones de toneladas de fertilizantes cada año, de las cuales 62 por ciento es de importación, la mayoría desde Rusia.

Con los altos precios de fertilizantes, los productos de la canasta básica comenzarán a encarecerse. / Foto: Rogelio Tinoco | La prensa

De acuerdo con datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), México importa 27 por ciento de los fertilizantes que requiere cada año desde el país más extenso del planeta.

Rusia es el principal exportador de fertilizantes en el mundo, pero la invasión a Ucrania llevó a las sanciones de Occidente contra el gobierno de Vladimir Putin, lo que ha parado los envíos desde esta nación.

De esta manera, la guerra en Europa Oriental amenaza el abasto de esta sustancia para los productores nacionales.

El directivo del CNA afirma que a la fecha no se ha detectado escasez, ya que los productores agrícolas del país cuentan con reservas, sin embargo, considera que si la guerra se extiende, para el segundo semestre del año ya empezará a haber falta de fertilizantes en el país.

Sin embargo, el GCMA advierte que la urea, uno de los principales fertilizantes empleados por productores agrícolas, cuyo precio ha registrado continuos incrementos, no tiene garantizado su abasto actualmente, lo que pone en riesgo el potencial de rendimiento de los cultivos del próximo ciclo de siembras primavera-verano 2022.

Juan Carlos Anaya, director del organismo, apunta que los problemas para la siembra ya podrían detectarse desde el segundo trimestre del año, debido al encarecimiento de los fertilizantes y a que la producción nacional disminuyó 11.3 por ciento el año pasado.

“Los proveedores en México no quieren cotizar ahora por la alta volatilidad en el precio (…) Lo que puede provocar que el productor, a esos precios tan altos, va a disminuir su fertilización o va a dejar de fertilizar, eso significa que pierda productividad, lo que impactará en su cosecha”, comenta el directivo.

A esto, señala, se suma la sequía de la temporada de calor, principalmente en los estados del norte.

Ante esta situación, algunos organismo como la Asociación Mexicana de Productores de Bioinsumos (AMPBIO) han hecho un llamado para cambiar hacia fertilizantes naturales.

Ignacio Simón, presidente del organismo, subraya que está crisis significa una oportunidad para que el país construya un plan para eliminar los productos químicos y viren hacia fertilizantes naturales.

La Asociación Mexicana de Productores de Bioinsumos (AMPBIO) propone cambiar a fertilizantes naturales. / Foto: Rogelio Tinoco | La prensa

En tanto, la Secretaría de Agricultura acordó hace unos días trabajar conjuntamente con la Asociación Nacional de Comercializadores y Productores de Fertilizantes (Anacofer) para garantizar la oferta y acceso a estos insumos y fortalecer la producción de alimentos.

Al respecto, el directivo del CNA afirma que estas medidas resultan insuficientes, ya que en el caso de los fertilizantes naturales se requiere mucho tiempo para hacer una transición así, mientras que los programas federales, apunta, están enfocados en pequeños productores, y consideró que se necesita ayudar a todos para generar la cantidad de insumo que el país requiere.

Haro Encinas destaca que los grandes productores y los medianos también necesitan apoyo, porque a la fecha sólo existe un programa federal con una bolsa de cinco mil millones de pesos, la cual se planea extender a ocho mil millones, pero considera que se requiere más para impulsar la producción nacional.

Esto, explica, pegará a la inflación que se encuentra en sus niveles máximos en más de dos décadas, con cinco meses consecutivos por arriba del siete por ciento y con la amenaza de seguir al alza.

“Si no cultivamos la tierra como debe ser, se va a ver reflejado en una menor productividad y oferta de alimentos, esto es un tema que genera una espiral inflacionaria donde, si no hay suficientes alimentos se elevan los precios y es algo que tenemos que ver de qué manera podemos revertir con un abasto suficiente de fertilizante”, concluye.


Local

Inicia este lunes vacunación para niños de 5 a 11 años

El secretario de Salud del Estado de Guanajuato, Daniel Alberto Díaz Martínez dio a conocer que son 198 mil dosis Pfizer las que llegaron al Estado

Local

Viaja salmantino a España

César Aníbal, seguirá preparándose en el ámbito de la medicina en el extranjero

Política

Más que primera dama, una cogobernante: Marta Sahagún

La esposa de Vicente Fox señala que el hogar es aún el primer reto que toda mujer enfrenta en la actualidad

Finanzas

Macroeconómicamente México se ve muy sólido: Citi

Sin embargo, el crecimiento ha sido sumamente bajo, Citi Research estima que todo el sexenio va a promediar cerca de cero por ciento, es el peor desde Miguel de la Madrid

Sociedad

Consejo de Género OEM: Pelean para castigar tentativa de feminicidio

Mujeres que sobreviven a los ataques y violencia se encuentran en el limbo, asegura Carolina Ramírez

Finanzas

Prevé banca créditos más caros al cierre del año

El alza en la tasa de referencia del Banxico ha subido en 375 puntos base de cuatro a 7.75 por ciento, entre mayo de 2021 a junio pasado, para mitigar el alza en la inflación

Sociedad

Piden protección para periodistas mexicanos

El desplegado publicado en el Post incluye las fotos de los 12 periodistas que han sido asesinados en México este año

Gossip

YosStop revela el sexo del bebé que espera

¡Será niña! Compartió a través de sus redes sociales con sus seguidores