/ domingo 14 de junio de 2020

Sin impedimentos para realizar deporte a pesar de su discapacidad

Desde la edad de los cinco años practica deporte gracias a su papá

Estar en silla de ruedas a lo largo de toda su vida a consecuencia de enfermedad padecida de nacimiento, no ha sido impedimento para que Raúl Fernando Orozco Borja se active físicamente como parte del gremio luchístico salmantino.

Raúl Orozco hace deporte desde los cinco años de edad gracias a su bisabuelo, abuelo y padre, quienes practicaban el boxeo; ha entrenado en el Gym de los Hermanos Flores y ahora se activa físicamente al lado de los luchadores Depredadores del Dolor Todo Terreno.

Día a día lucha por ser mejor y con 22 años de edad se dedica al comercio (venta de dulces), a diario se le puede encontrar de 1 de la tarde a 9 de la noche en la entrada de la tienda departamental ubicada entre Obregón y Faja de Oro.

Al respecto comenta, “estoy agradecido y me siento afortunado por tener infinidad de amigos; el deporte es lo que más gusta hacer, además de convivir y trabajar”.

Un día normal para él es desayunar, entrenar, salir a comprar cosas para vender (dulces) y trabajar, llegar a casa, cenar y descansar.

Con el apoyo de sus amistades se ha hecho de un carrito eléctrico y de uno manual, medios que a diario utiliza para transportar.

La oportunidad de entrenar al lado de los luchadores Depredadores del Dolor se le ha dado gracias a la amistad que tiene con el enmascarado Raiden, fundador del grupo.

Dentro de este grupo, Raúl Orozco se activa físicamente con ligas, pesas, aros de gimnasia y cuerdas, todos ellos instrumentos considerados como básicos de la Lucha Libre.

Para terminar comenta, “la activación física me permite tener una mejor salud física y mental, además de encontrar en todos ellos una nueva familia, así como nuevos amigos que me animan y motivan a seguir adelante”.

Estar en silla de ruedas a lo largo de toda su vida a consecuencia de enfermedad padecida de nacimiento, no ha sido impedimento para que Raúl Fernando Orozco Borja se active físicamente como parte del gremio luchístico salmantino.

Raúl Orozco hace deporte desde los cinco años de edad gracias a su bisabuelo, abuelo y padre, quienes practicaban el boxeo; ha entrenado en el Gym de los Hermanos Flores y ahora se activa físicamente al lado de los luchadores Depredadores del Dolor Todo Terreno.

Día a día lucha por ser mejor y con 22 años de edad se dedica al comercio (venta de dulces), a diario se le puede encontrar de 1 de la tarde a 9 de la noche en la entrada de la tienda departamental ubicada entre Obregón y Faja de Oro.

Al respecto comenta, “estoy agradecido y me siento afortunado por tener infinidad de amigos; el deporte es lo que más gusta hacer, además de convivir y trabajar”.

Un día normal para él es desayunar, entrenar, salir a comprar cosas para vender (dulces) y trabajar, llegar a casa, cenar y descansar.

Con el apoyo de sus amistades se ha hecho de un carrito eléctrico y de uno manual, medios que a diario utiliza para transportar.

La oportunidad de entrenar al lado de los luchadores Depredadores del Dolor se le ha dado gracias a la amistad que tiene con el enmascarado Raiden, fundador del grupo.

Dentro de este grupo, Raúl Orozco se activa físicamente con ligas, pesas, aros de gimnasia y cuerdas, todos ellos instrumentos considerados como básicos de la Lucha Libre.

Para terminar comenta, “la activación física me permite tener una mejor salud física y mental, además de encontrar en todos ellos una nueva familia, así como nuevos amigos que me animan y motivan a seguir adelante”.

Local

Supera Salamanca los más de 2500 casos de Covid-19

Muere mujer salmantina; presentaba Diabetes Mellitus tipo 2 e Hipertensión Arterial Sistémica

Policiaca

Restos hallados en El Conejo son de no más de 15 personas: FGE

La FGE especificó mediante un comunicado oficial que fueron dos las búsquedas realizadas en el área.

Sociedad

México suma 76 mil 603 muertos por Covid-19

El director general de Epidemiología informó que hasta el momento suman 733 mil 717 casos confirmados por el virus