/ martes 4 de junio de 2024

¿Comprar o rentar casa?

Esta es una pregunta muy recurrente y que no tiene una respuesta en específico, porque se tiene que analizar la situación personal y financiera de cada persona para poder emitir una opinión responsable. Si le preguntas a una persona de la tercera edad, sin duda alguna te dirá que lo más importante es comprar tu casa para mínimo tener en donde “caer muerto”, pero si le haces la misma pregunta a un millenial te contestará que no está dentro de sus prioridades.

Vámonos con las ventajas y desventajas de cada opción:

La opción de renta generalmente es más económica que el pago de un crédito hipotecario, tu gasto en el mantenimiento es mínimo, ya que los gastos fuertes los realiza el dueño del inmueble, no pagas el impuesto predial y algo que para muchos es muy importante no te anclas a vivir en un lugar, el rentar te permite cambiar de domicilio sin dejar nada atrás.

El comprar una casa requiere primero de capacidad económica y finanzas sanas, el tener un ahorro destinado para este fin y con este dar el enganche para la compra, organizar bien tu presupuesto para destinar una parte al pago del crédito hipotecario (que el monto de tu pago mensual no represente más del 30% de tu ingreso), ya que de no cumplir con tus pagos, pones en riesgo todo lo que has invertido en esa casa; al comprar casa buscas una que se adapte a tus necesidades y puedes personalizarla a tu gusto, de igual manera te da una estabilidad a largo plazo. A diferencia de la renta, con la compra te adhieres a un lugar y te toma más tiempo y esfuerzo el poder cambiarte, ya que implica el tiempo necesario para poder vender tu casa a un precio justo, más todos los trámites requeridos.

Como recomendación personal, si te decides y tienes la posibilidad de comprar una casa a crédito, te diría que realices un presupuesto mensual, donde apartes un porcentaje de ahorro para este objetivo, espera el tiempo necesario para juntar la cantidad adecuada para dar tu enganche y buscar una opción de casa realista adecuada a tu presupuesto, de tal manera que tienes que encontrar el equilibrio de que el costo de la casa que elijas, al descontar el enganche, las mensualidades de tu crédito deben de ser similares al ahorro que venías haciendo y sumarle la renta que estabas pagando, de esta manera tus finanzas no se verán afectadas y podrás cumplir con tus pagos en tiempo y forma. Así, en lugar de estar pagando la renta como ya lo venías haciendo, estarás pagando el crédito de tu casa sin desequilibrarte financieramente.

Para que tú mismo te respondas a esta pregunta debes de analizar muy bien tu plan de vida, cuáles son tus objetivos a corto, mediano y largo plazo, de igual manera debes de considerar tus finanzas para poder ver cuáles son las opciones realistas y prudentes que puedes tomar. Ten en cuenta que en la actualidad existen muchas opciones para invertir tu dinero y crecer tu patrimonio, no necesariamente lo tienes que hacer con una casa, puedes tener otro tipo de inmuebles como locales comerciales, oficinas, bodegas, invertir en acciones, en criptomonedas, en fin, en la actualidad se tiene un abanico de opciones para generar riqueza y aumentar tu patrimonio, solo debes de identificar con cuál de ellas te sientes más cómodo y seguro.


Socio, director en FP Corporativo.

francopadilla@fpcorporativo.com

@CPFRANCOPADILLA

Esta es una pregunta muy recurrente y que no tiene una respuesta en específico, porque se tiene que analizar la situación personal y financiera de cada persona para poder emitir una opinión responsable. Si le preguntas a una persona de la tercera edad, sin duda alguna te dirá que lo más importante es comprar tu casa para mínimo tener en donde “caer muerto”, pero si le haces la misma pregunta a un millenial te contestará que no está dentro de sus prioridades.

Vámonos con las ventajas y desventajas de cada opción:

La opción de renta generalmente es más económica que el pago de un crédito hipotecario, tu gasto en el mantenimiento es mínimo, ya que los gastos fuertes los realiza el dueño del inmueble, no pagas el impuesto predial y algo que para muchos es muy importante no te anclas a vivir en un lugar, el rentar te permite cambiar de domicilio sin dejar nada atrás.

El comprar una casa requiere primero de capacidad económica y finanzas sanas, el tener un ahorro destinado para este fin y con este dar el enganche para la compra, organizar bien tu presupuesto para destinar una parte al pago del crédito hipotecario (que el monto de tu pago mensual no represente más del 30% de tu ingreso), ya que de no cumplir con tus pagos, pones en riesgo todo lo que has invertido en esa casa; al comprar casa buscas una que se adapte a tus necesidades y puedes personalizarla a tu gusto, de igual manera te da una estabilidad a largo plazo. A diferencia de la renta, con la compra te adhieres a un lugar y te toma más tiempo y esfuerzo el poder cambiarte, ya que implica el tiempo necesario para poder vender tu casa a un precio justo, más todos los trámites requeridos.

Como recomendación personal, si te decides y tienes la posibilidad de comprar una casa a crédito, te diría que realices un presupuesto mensual, donde apartes un porcentaje de ahorro para este objetivo, espera el tiempo necesario para juntar la cantidad adecuada para dar tu enganche y buscar una opción de casa realista adecuada a tu presupuesto, de tal manera que tienes que encontrar el equilibrio de que el costo de la casa que elijas, al descontar el enganche, las mensualidades de tu crédito deben de ser similares al ahorro que venías haciendo y sumarle la renta que estabas pagando, de esta manera tus finanzas no se verán afectadas y podrás cumplir con tus pagos en tiempo y forma. Así, en lugar de estar pagando la renta como ya lo venías haciendo, estarás pagando el crédito de tu casa sin desequilibrarte financieramente.

Para que tú mismo te respondas a esta pregunta debes de analizar muy bien tu plan de vida, cuáles son tus objetivos a corto, mediano y largo plazo, de igual manera debes de considerar tus finanzas para poder ver cuáles son las opciones realistas y prudentes que puedes tomar. Ten en cuenta que en la actualidad existen muchas opciones para invertir tu dinero y crecer tu patrimonio, no necesariamente lo tienes que hacer con una casa, puedes tener otro tipo de inmuebles como locales comerciales, oficinas, bodegas, invertir en acciones, en criptomonedas, en fin, en la actualidad se tiene un abanico de opciones para generar riqueza y aumentar tu patrimonio, solo debes de identificar con cuál de ellas te sientes más cómodo y seguro.


Socio, director en FP Corporativo.

francopadilla@fpcorporativo.com

@CPFRANCOPADILLA

ÚLTIMASCOLUMNAS