imagotipo

La moda entra en resistencia frente a Trump

  • AFP Agencia
  • en Sociedad

El mundo de la moda en Estados Unidos se adentró aún más en la política el lunes con el desfile de puños en alza de Mara Hoffman, el homenaje de Proenza Schouler a las protestas y el ejemplo de diversidad de la chilena María Cornejo.

Desde el primer día de la Semana de la Moda de Nueva York, el jueves pasado, se han visto en las pasarelas bandanas blancas, llamados a la unidad, prendedores rosas en apoyo a la planificación familiar y con Public School, gorros de béisbol rojos para desviar el eslogan del presidente Donald Trump.

Frente al proteccionismo y al discurso agresivo de Trump, la industria se ha unido en torno a valores universales como la fraternidad y la tolerancia.

La diseñadora neoyorquina Mara Hoffman endureció el tono el lunes al invitar en el inicio de su desfile a las cuatro fundadoras de la Marcha de las Mujeres del 21 de enero a leer un manifiesto por los derechos de la mujer.

Linda Sarsour, que usa velo, Bob Bland, que amamantaba su bebé, Tamika Mallory, que es negra, y Carmen Pérez, que es de origen mexicano, llamaron el lunes a las mujeres a la solidaridad, la defensa de los más “marginalizados”, a aceptar las diferencias, pero también a luchar.

Para aquellas que “son retenidas en los aeropuertos”, “tras las rejas”, “las mujeres musulmanas”, “las que vinieron, y las que no pudieron”,por una, en referencia a la política de Trump contra los inmigrantes. Las cuatro mujeres fueron ovacionadas.

Presente en Washington para la Marcha de las Mujeres, al igual que Cornejo, Mara Hoffman explicó a la AFP que desea “iluminar a las personas que hoy lo necesitan”.

Para la diseñadora, su marca, lanzada en el año 2000, fue siempre la ocasión de “reforzar y valorizar” a la mujer, aseguró, recordando que 29 de los 30 empleados de la empresa son mujeres.

“Era simplemente la ocasión de hablar un poco más fuerte”, dijo, “en un momento en que la empresa necesita este aliento, este latigazo”.