/ domingo 8 de septiembre de 2019

Reservas ambientales e indígenas, las más afectadas por incendio en Amazonas

El 44 % de los incendios fueron registrados en unidades de conservación ambiental o reservas indígenas

Humaitá, Brasil.- Las reservas, tanto ambientales como indígenas y de recolectores artesanales, han sido las víctimas del 44 % de los incendios forestales registrados este año en Amazonas, el mayor de los nueve estados brasileños en la Amazonía, según datos oficiales divulgados este domingo.

De los 8 mil 915 incendios forestales contabilizados entre el 1 de enero y el 7 de septiembre en el estado de Amazonas, 3 mil 923 fueron registrados en unidades de conservación ambiental, reservas indígenas o áreas de asentamiento para recolectores, según los datos del Instituto de Protección Ambiental de Amazonas (Ipaam).

Los incendios en la Amazonía alcanzaron en los ocho primeros meses de 2019 su mayor nivel para el período en siete años y las imágenes de la mayor selva tropical del mundo ardiendo han dado la vuelta al mundo, generado una gran alarma mundial y provocado protestas contra el presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, cuestionado por su retórica antiambientalista.

La concentración de los incendios en reservas ha llevado al gobierno regional de Amazonas a invertir en la formación de brigadas antiincendio entre los indios de la región para facilitar el combate inmediato a los focos de fuego que se registren en sus tierras.

El intenso y efectivo trabajo de los bomberos indígenas de la etnia Tenharim en el combate al fuego fue constatado por Efe en una visita a áreas boscosas de Humaitá, uno de los principales municipios del sur del estado de Amazonas.

El 86 % de los incendios en Amazonas este año se concentró en la región sur del estado, principalmente en los municipios de Apuí, Lábrea, Novo Aripuana, Manicoré, Boca do Acre y Humaitá.

Amazonas, con un área de 1.6 millones de kilómetros cuadrados, es el mayor de los 27 estados de Brasil y el más importante y preservado de la Amazonía.

Amazonas es el tercer estado que más ha sufrido con los incendios este año pero, por su ubicación más alejada de las principales áreas de cultivo, su situación no es tan grave como la registrada por los estados de Mato Grosso (18 mil 399 incendios este año) y el vecino Pará (13 mil 236 focos de fuego).

Sin embargo, los 6.669 incendios registrados en agosto en el estado de Amazonas constituyeron un récord para el mes y un salto expresivo en comparación con los 1 mil 371 focos de calor contabilizados en julio, los 57 de junio o los 21 de mayo.

El aumento de los incendios en agosto y septiembre es normal debido a que la región enfrenta tradicionalmente un período de sequía en la época, a la elevación de las temperaturas y a la mayor intensidad de los vientos, pero los números extrapolaron este año.

Para combatir los incendios en el estado este año, el gobierno regional de Amazonas montó una fuerza tarea con 800 hombres, incluyendo los bomberos indígenas, que es enviada da los diferentes municipios de la región sur del estado según las necesidades y la identificación de nuevos focos.

La mayor parte de los 800 responsables por la tarea pertenece a las Fuerzas Armadas gracias a la decisión de Bolsonaro de autorizar la movilización de los militares para participar en las tareas de combate y prevención de incendios en la Amazonía.

Los militares que participan en las operaciones de combate al fuego en Amazonas pertenecen al Batallón 54 de Infantería de Selva del Ejército, con sede en Humaitá, municipio a unos 691 kilómetros de Manaos, la capital regional.

La movilización militar fue la primera -y hasta ahora más efectiva- medida adoptada por el jefe de Estado brasileño tras la alarma mundial generada por la multiplicación de los incendios.

"Con los nuevos equipos reforzando la acción en las áreas afectadas conseguimos una significativa reducción del numero de incendios en los primeros días de septiembre", afirmó el director del Ipaam, Juliano Valente.

De acuerdo con los datos del organismo, el estado de Amazonas registró entre el 1 y el 5 de septiembre 525 incendios, con una reducción del 70 % frente al mismo período de 2018 (1 mil 776 focos).


Esa reducción permitió que Amazonas cayera en septiembre del tercer al quinto lugar en la lista de los estados de Brasil con más incendios y que ningún municipio de este estado apareciera en la lista de los 10 con más focos en el país.

La reducción de los incendios en los últimos días fue generalizada todo en Brasil gracias a la tardía reacción del Gobierno y permitió que el número de focos de fuego entre el 1 de enero y el 7 de septiembre de este año se ubicara en 97 mil 972, aún muy por encima del mismo período de 2018 (68 mil 319) pero no tan superior que en el mismo período en 2017 (89 mil 008) o 2016 (90 mil 493).

Humaitá, Brasil.- Las reservas, tanto ambientales como indígenas y de recolectores artesanales, han sido las víctimas del 44 % de los incendios forestales registrados este año en Amazonas, el mayor de los nueve estados brasileños en la Amazonía, según datos oficiales divulgados este domingo.

De los 8 mil 915 incendios forestales contabilizados entre el 1 de enero y el 7 de septiembre en el estado de Amazonas, 3 mil 923 fueron registrados en unidades de conservación ambiental, reservas indígenas o áreas de asentamiento para recolectores, según los datos del Instituto de Protección Ambiental de Amazonas (Ipaam).

Los incendios en la Amazonía alcanzaron en los ocho primeros meses de 2019 su mayor nivel para el período en siete años y las imágenes de la mayor selva tropical del mundo ardiendo han dado la vuelta al mundo, generado una gran alarma mundial y provocado protestas contra el presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, cuestionado por su retórica antiambientalista.

La concentración de los incendios en reservas ha llevado al gobierno regional de Amazonas a invertir en la formación de brigadas antiincendio entre los indios de la región para facilitar el combate inmediato a los focos de fuego que se registren en sus tierras.

El intenso y efectivo trabajo de los bomberos indígenas de la etnia Tenharim en el combate al fuego fue constatado por Efe en una visita a áreas boscosas de Humaitá, uno de los principales municipios del sur del estado de Amazonas.

El 86 % de los incendios en Amazonas este año se concentró en la región sur del estado, principalmente en los municipios de Apuí, Lábrea, Novo Aripuana, Manicoré, Boca do Acre y Humaitá.

Amazonas, con un área de 1.6 millones de kilómetros cuadrados, es el mayor de los 27 estados de Brasil y el más importante y preservado de la Amazonía.

Amazonas es el tercer estado que más ha sufrido con los incendios este año pero, por su ubicación más alejada de las principales áreas de cultivo, su situación no es tan grave como la registrada por los estados de Mato Grosso (18 mil 399 incendios este año) y el vecino Pará (13 mil 236 focos de fuego).

Sin embargo, los 6.669 incendios registrados en agosto en el estado de Amazonas constituyeron un récord para el mes y un salto expresivo en comparación con los 1 mil 371 focos de calor contabilizados en julio, los 57 de junio o los 21 de mayo.

El aumento de los incendios en agosto y septiembre es normal debido a que la región enfrenta tradicionalmente un período de sequía en la época, a la elevación de las temperaturas y a la mayor intensidad de los vientos, pero los números extrapolaron este año.

Para combatir los incendios en el estado este año, el gobierno regional de Amazonas montó una fuerza tarea con 800 hombres, incluyendo los bomberos indígenas, que es enviada da los diferentes municipios de la región sur del estado según las necesidades y la identificación de nuevos focos.

La mayor parte de los 800 responsables por la tarea pertenece a las Fuerzas Armadas gracias a la decisión de Bolsonaro de autorizar la movilización de los militares para participar en las tareas de combate y prevención de incendios en la Amazonía.

Los militares que participan en las operaciones de combate al fuego en Amazonas pertenecen al Batallón 54 de Infantería de Selva del Ejército, con sede en Humaitá, municipio a unos 691 kilómetros de Manaos, la capital regional.

La movilización militar fue la primera -y hasta ahora más efectiva- medida adoptada por el jefe de Estado brasileño tras la alarma mundial generada por la multiplicación de los incendios.

"Con los nuevos equipos reforzando la acción en las áreas afectadas conseguimos una significativa reducción del numero de incendios en los primeros días de septiembre", afirmó el director del Ipaam, Juliano Valente.

De acuerdo con los datos del organismo, el estado de Amazonas registró entre el 1 y el 5 de septiembre 525 incendios, con una reducción del 70 % frente al mismo período de 2018 (1 mil 776 focos).


Esa reducción permitió que Amazonas cayera en septiembre del tercer al quinto lugar en la lista de los estados de Brasil con más incendios y que ningún municipio de este estado apareciera en la lista de los 10 con más focos en el país.

La reducción de los incendios en los últimos días fue generalizada todo en Brasil gracias a la tardía reacción del Gobierno y permitió que el número de focos de fuego entre el 1 de enero y el 7 de septiembre de este año se ubicara en 97 mil 972, aún muy por encima del mismo período de 2018 (68 mil 319) pero no tan superior que en el mismo período en 2017 (89 mil 008) o 2016 (90 mil 493).

Local

Con Romero Deschamps se irá huachicoleo: Zárate

El presidente del Consejo Nacional de Energía y Petroquimica dijo que Pemex tendrá nuevos bríos

Local

Culmina taller de conciencia ambiental

Entregó la PAOT reconocimiento a jóvenes participantes

New Articles

“Festejan su 12 aniversario”

Lo conmemoraron con una agradable y emotive reunion.