/ lunes 27 de junio de 2022

Por qué no paran de subir los precios

Los precios que pagamos por los alimentos hoy en día no reflejan el verdadero costo de producirlos, y para muchos ese sistema ya es insostenible

A medida que aumentan los precios, en todas partes y para casi todo, la perspectiva del sufrimiento humano que esto causará es profundamente preocupante. Hay predicciones de que la cantidad de personas en el mundo que padecen hambre aguda (actualmente 276 millones) pronto podría aumentar hasta 47 millones extra.

Para abordar el problema, una cosa en la que muchos están de acuerdo es mantener bajas las barreras comerciales. Esto significa no prohibir las exportaciones, donde los países individuales se aferran a sus suministros, y asegurarse de que las sanciones no afecten los suministros de alimentos vitales. El temor es que cualquier barrera a los flujos globales de alimentos simplemente haga subir los precios aún más.

Ese enfoque de mantener los precios bajos es comprensible y necesario. Pero también es preocupante, porque los mecanismos económicos que han hecho bajar los precios en las últimas décadas han debilitado gravemente el sistema alimentario mundial

.

Me di cuenta de esto en una visita reciente a Kenia. Mientras comía pescado una noche a orillas del lago Victoria, una de las pescaderías continentales más grandes del mundo, les pregunté a mis colegas de dónde habría venido mi tilapia. La sorprendente respuesta fue que muy posiblemente era de China.

Pero bajo el paradigma de la comida barata, esto tiene sentido. China ha hecho un trabajo fenomenal al hacer crecer su industria acuícola (ahora controla alrededor del 60 por ciento del mercado mundial) al mismo tiempo que invierte en infraestructura de transporte africana.

La producción y distribución extremadamente eficientes han reducido los costos, lo que permite a los vendedores locales en Kenia ganarse la vida vendiendo tilapia importada a precios que sus clientes pueden pagar.

Es este tipo de dinámica lo que ha permitido la globalización de los alimentos. Pero cuando se interrumpe el comercio globalizado, todo el sistema se ve amenazado.

Hasta hace poco, por ejemplo, Ucrania suministraba el 36 por ciento del aceite de girasol del mundo. La invasión rusa ha reducido enormemente el comercio de Ucrania, haciendo que este ingrediente básico sea considerablemente más caro para los millones de hogares y empresas de todo el mundo que lo utilizan.

Muchos países africanos dependen de Ucrania y Rusia para obtener más de la mitad de su trigo. La escasez de suministros creada por la guerra, junto con los catastróficamente altos precios de los fertilizantes, amenazan con aumentar el hambre en la región.

Esta es la otra cara de la moneda de los esfuerzos mundiales para mantener bajos los precios de los alimentos. Por un lado, el aumento de la productividad y la competitividad han permitido que los alimentos se produzcan a menor costo y se distribuyan a las personas que los necesitan. Pero el impulso incesante para aumentar la eficiencia y obtener una ventaja competitiva ha creado riesgos para la resiliencia del sistema alimentario.

Ahora domina un número menor de países y empresas, lo que resta valor a la diversidad en las fuentes de alimentos y las cadenas de suministro que se necesita para desarrollar fuerza y confiabilidad.

Como afirma un informe de la ONU sobre la inseguridad alimentaria, la diversidad es importante porque “crea múltiples vías para absorber los impactos”. Esos shocks pueden ser catastróficos.

Entonces, no es de extrañar que muchos países estén reevaluando su dependencia de los alimentos importados para alimentar a su gente.

El enfoque único en mantener bajos los precios de los alimentos también distrae la atención de otros temas, como el medio ambiente y el apoyo a medios de vida sostenibles, como ha señalado el secretario general de la ONU, António Guterres:

“Los sistemas alimentarios tienen el poder de hacer realidad nuestra visión compartida de un mundo mejor [mediante] la alimentación de poblaciones en crecimiento de manera que contribuyan a la nutrición, la salud y el bienestar de las personas, restauren y protejan la naturaleza, sean climáticamente neutrales, se adapten a las circunstancias locales y proporcionen empleos decentes. y economías inclusivas”.

Es poco probable que el pescado que comí en Kisumu se produjera de una manera que tuviera en cuenta muchas de estas preocupaciones. Pero el bajo costo de los alimentos incurre en grandes costos en otros lugares: para la salud de las personas, sus medios de vida y para todo el planeta.

Estos “costos ocultos” se han estimado en casi 20 billones de dólares al año. En pocas palabras, los precios que pagamos por los alimentos hoy en día no reflejan el verdadero costo de producirlos, y ese sistema es insostenible.

No hay duda de que se debe permitir que los alimentos fluyan a través de las fronteras en cantidades lo suficientemente grandes como para prevenir el hambre. Pero tampoco hay duda de que las generaciones futuras deberán poder confiar en un sistema alimentario mundial más sostenible, uno que incorpore precios, dietas, medio ambiente, medios de vida y resiliencia.

Las cosas tienen que cambiar. Y el hecho de que ahora sea el momento más difícil para enfrentar este problema es precisamente por lo que deberíamos hacerlo.

* Profesora de Política Alimentaria de City, University of London.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

A medida que aumentan los precios, en todas partes y para casi todo, la perspectiva del sufrimiento humano que esto causará es profundamente preocupante. Hay predicciones de que la cantidad de personas en el mundo que padecen hambre aguda (actualmente 276 millones) pronto podría aumentar hasta 47 millones extra.

Para abordar el problema, una cosa en la que muchos están de acuerdo es mantener bajas las barreras comerciales. Esto significa no prohibir las exportaciones, donde los países individuales se aferran a sus suministros, y asegurarse de que las sanciones no afecten los suministros de alimentos vitales. El temor es que cualquier barrera a los flujos globales de alimentos simplemente haga subir los precios aún más.

Ese enfoque de mantener los precios bajos es comprensible y necesario. Pero también es preocupante, porque los mecanismos económicos que han hecho bajar los precios en las últimas décadas han debilitado gravemente el sistema alimentario mundial

.

Me di cuenta de esto en una visita reciente a Kenia. Mientras comía pescado una noche a orillas del lago Victoria, una de las pescaderías continentales más grandes del mundo, les pregunté a mis colegas de dónde habría venido mi tilapia. La sorprendente respuesta fue que muy posiblemente era de China.

Pero bajo el paradigma de la comida barata, esto tiene sentido. China ha hecho un trabajo fenomenal al hacer crecer su industria acuícola (ahora controla alrededor del 60 por ciento del mercado mundial) al mismo tiempo que invierte en infraestructura de transporte africana.

La producción y distribución extremadamente eficientes han reducido los costos, lo que permite a los vendedores locales en Kenia ganarse la vida vendiendo tilapia importada a precios que sus clientes pueden pagar.

Es este tipo de dinámica lo que ha permitido la globalización de los alimentos. Pero cuando se interrumpe el comercio globalizado, todo el sistema se ve amenazado.

Hasta hace poco, por ejemplo, Ucrania suministraba el 36 por ciento del aceite de girasol del mundo. La invasión rusa ha reducido enormemente el comercio de Ucrania, haciendo que este ingrediente básico sea considerablemente más caro para los millones de hogares y empresas de todo el mundo que lo utilizan.

Muchos países africanos dependen de Ucrania y Rusia para obtener más de la mitad de su trigo. La escasez de suministros creada por la guerra, junto con los catastróficamente altos precios de los fertilizantes, amenazan con aumentar el hambre en la región.

Esta es la otra cara de la moneda de los esfuerzos mundiales para mantener bajos los precios de los alimentos. Por un lado, el aumento de la productividad y la competitividad han permitido que los alimentos se produzcan a menor costo y se distribuyan a las personas que los necesitan. Pero el impulso incesante para aumentar la eficiencia y obtener una ventaja competitiva ha creado riesgos para la resiliencia del sistema alimentario.

Ahora domina un número menor de países y empresas, lo que resta valor a la diversidad en las fuentes de alimentos y las cadenas de suministro que se necesita para desarrollar fuerza y confiabilidad.

Como afirma un informe de la ONU sobre la inseguridad alimentaria, la diversidad es importante porque “crea múltiples vías para absorber los impactos”. Esos shocks pueden ser catastróficos.

Entonces, no es de extrañar que muchos países estén reevaluando su dependencia de los alimentos importados para alimentar a su gente.

El enfoque único en mantener bajos los precios de los alimentos también distrae la atención de otros temas, como el medio ambiente y el apoyo a medios de vida sostenibles, como ha señalado el secretario general de la ONU, António Guterres:

“Los sistemas alimentarios tienen el poder de hacer realidad nuestra visión compartida de un mundo mejor [mediante] la alimentación de poblaciones en crecimiento de manera que contribuyan a la nutrición, la salud y el bienestar de las personas, restauren y protejan la naturaleza, sean climáticamente neutrales, se adapten a las circunstancias locales y proporcionen empleos decentes. y economías inclusivas”.

Es poco probable que el pescado que comí en Kisumu se produjera de una manera que tuviera en cuenta muchas de estas preocupaciones. Pero el bajo costo de los alimentos incurre en grandes costos en otros lugares: para la salud de las personas, sus medios de vida y para todo el planeta.

Estos “costos ocultos” se han estimado en casi 20 billones de dólares al año. En pocas palabras, los precios que pagamos por los alimentos hoy en día no reflejan el verdadero costo de producirlos, y ese sistema es insostenible.

No hay duda de que se debe permitir que los alimentos fluyan a través de las fronteras en cantidades lo suficientemente grandes como para prevenir el hambre. Pero tampoco hay duda de que las generaciones futuras deberán poder confiar en un sistema alimentario mundial más sostenible, uno que incorpore precios, dietas, medio ambiente, medios de vida y resiliencia.

Las cosas tienen que cambiar. Y el hecho de que ahora sea el momento más difícil para enfrentar este problema es precisamente por lo que deberíamos hacerlo.

* Profesora de Política Alimentaria de City, University of London.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Llaman a no caer en pánico ante primer caso de viruela símica

Es importante que la ciudadanía aprenda a detectarla

Local

Gestionan diputados del PAN para que termine “castigo presupuestal” a Guanajuato

La legisladora dijo que los afectados con el recorte de recursos no son las entidades federativas sino los ciudadanos de cada una de ellas

Local

Desborda canal bajo en el Divisador

Fue a partir de las 23 horas del lunes, que se registraron los primero escurrimientos de agua

Gossip

Moah se conecta con “Trappeando”

El cantautor con este single que ya está disponible en plataformas digitales promete convertirlo en el hit del verano

Virales

¿Cuánto se debe dejar de propina en un restaurante?, esto dice la Profeco al respecto

Después de que Kimberly Flores fue captada llevándose la propina de un mesero que los atendió en un restaurante

Local

Abren convocatoria para un programa de ¡útiles escolares gratis!

Están en busca de apoyar a los mejores promedios de primaria

Sociedad

EU eleva alerta de viaje a otros tres estados por secuestros

Guanajuato, Quintana Roo y San Luis Potosí son los estados en los que EU incrementó la alerta de viaje por el alza en secuestros de estadounidenses

Sociedad

Trailero huye tras chocar contra un auto en boulevard Aeropuerto, Edomex (video)

En el video se observa como el conductor del tráiler realiza una maniobra para dar una vuelta en ‘U’ con la cual golpea de nueva cuenta a un vehículo estacionado