/ jueves 11 de junio de 2020

Crecen ataques contra estatuas en EU y Europa

La muerte de Floyd inspira un movimiento que busca acabar con los símbolos del colonialismo en sociedades multiétnicas

BOSTON. La muerte de George Floyd ha reabierto el debate sobre la violencia durante la colonización europea y el esclavismo en Estados Unidos, reflejado en un creciente movimiento que busca la destrucción de estatuas de personajes considerados racistas.

Dos estatuas de Cristóbal Colón fueron vandalizadas en la noche del martes por manifestantes que protestaban contra la violencia racial en Richmond, Virginia, y en Boston, Massachusetts.

Un millar de manifestantes se congregó ante el monumento, en el Parque Byrd, para solidarizarse con los pueblos indígenas. Tras las arengas, la efigie de Colón fue envuelta en una bandera ardiendo y lanzada a un lago.

“Colón representa el genocidio”, fue una de las frases pintadas en la base del monumento, de unos tres metros.

Paralelamente, en Boston, el ayuntamiento retiró la estatua de Cristóbal Colón de piedra que hay en el parque que lleva su nombre, en una avenida del extremo norte de la ciudad, después de que durante la pasada noche fuera decapitada.

En Bélgica, la estatua ecuestre del rey Leopoldo II (1835-1909) ubicada en la plaza de Trône de Bruselas, amaneció con numerosas pintas antirracistas, tres días después de una masiva manifestación.

Sobre el busto del exmonarca puede leerse la inscripción “BLM”, por el movimiento “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan), así como la frase “Este hombre mató a 15 millones de personas”, en referencia a las muertes causadas durante su presencia colonial en El Congo entre los años 1885 y 1909.

Esto se suma a acciones similares en Reino Unido tras el asesinato de Floyd a manos de un policía blanco. Los manifestantes buscan eliminar los símbolos del pasado colonial británico tras el derribo el pasado domingo de la estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos de finales del siglo XVII en Bristol.

El martes por la tarde, coincidiendo con el entierro de Floyd al otro lado del Atlántico, miles de activistas británicos intentaron hacer lo mismo en Oxford con la estatua de Cecil Rhodes, un magnate minero y político colonial, activo en Sudáfrica durante el siglo XIX. Los manifestantes gritaron “¡Abajo con él!” y “¡Descolonización!” y colgaron pancartas del movimiento Black Lives Matter ante la estatua.

Las estatuas de Winston Churchill en Londres y de la reina Victoria en Leeds fueron pintadas de igual forma.

Las protestas por la violencia policial en Estados Unidos han provocado un reconocimiento nacional de las injusticias históricas contra los afroamericanos, que se han hecho extensivas a otras minorías.

En Europa, parte de la acción civil se ha centrado en monumentos que glorifican el pasado imperialista de los países, los actos ofensivos por muchas personas en las actuales sociedades multiétnicas.

Pero aun hay reticencias.

Ayer, el presidente de EU, Donald Trump, contradijo al Pentágono al rechazar la idea de cambiar de nombre a una decena de bases militares bautizadas en honor a generales confederados y defensores de la esclavitud, mientras la presidenta de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, exigía que se retiren del Capitolio once estatuas de confederados que se oponían al fin de la esclavitud.

BOSTON. La muerte de George Floyd ha reabierto el debate sobre la violencia durante la colonización europea y el esclavismo en Estados Unidos, reflejado en un creciente movimiento que busca la destrucción de estatuas de personajes considerados racistas.

Dos estatuas de Cristóbal Colón fueron vandalizadas en la noche del martes por manifestantes que protestaban contra la violencia racial en Richmond, Virginia, y en Boston, Massachusetts.

Un millar de manifestantes se congregó ante el monumento, en el Parque Byrd, para solidarizarse con los pueblos indígenas. Tras las arengas, la efigie de Colón fue envuelta en una bandera ardiendo y lanzada a un lago.

“Colón representa el genocidio”, fue una de las frases pintadas en la base del monumento, de unos tres metros.

Paralelamente, en Boston, el ayuntamiento retiró la estatua de Cristóbal Colón de piedra que hay en el parque que lleva su nombre, en una avenida del extremo norte de la ciudad, después de que durante la pasada noche fuera decapitada.

En Bélgica, la estatua ecuestre del rey Leopoldo II (1835-1909) ubicada en la plaza de Trône de Bruselas, amaneció con numerosas pintas antirracistas, tres días después de una masiva manifestación.

Sobre el busto del exmonarca puede leerse la inscripción “BLM”, por el movimiento “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan), así como la frase “Este hombre mató a 15 millones de personas”, en referencia a las muertes causadas durante su presencia colonial en El Congo entre los años 1885 y 1909.

Esto se suma a acciones similares en Reino Unido tras el asesinato de Floyd a manos de un policía blanco. Los manifestantes buscan eliminar los símbolos del pasado colonial británico tras el derribo el pasado domingo de la estatua de Edward Colston, un comerciante de esclavos de finales del siglo XVII en Bristol.

El martes por la tarde, coincidiendo con el entierro de Floyd al otro lado del Atlántico, miles de activistas británicos intentaron hacer lo mismo en Oxford con la estatua de Cecil Rhodes, un magnate minero y político colonial, activo en Sudáfrica durante el siglo XIX. Los manifestantes gritaron “¡Abajo con él!” y “¡Descolonización!” y colgaron pancartas del movimiento Black Lives Matter ante la estatua.

Las estatuas de Winston Churchill en Londres y de la reina Victoria en Leeds fueron pintadas de igual forma.

Las protestas por la violencia policial en Estados Unidos han provocado un reconocimiento nacional de las injusticias históricas contra los afroamericanos, que se han hecho extensivas a otras minorías.

En Europa, parte de la acción civil se ha centrado en monumentos que glorifican el pasado imperialista de los países, los actos ofensivos por muchas personas en las actuales sociedades multiétnicas.

Pero aun hay reticencias.

Ayer, el presidente de EU, Donald Trump, contradijo al Pentágono al rechazar la idea de cambiar de nombre a una decena de bases militares bautizadas en honor a generales confederados y defensores de la esclavitud, mientras la presidenta de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, exigía que se retiren del Capitolio once estatuas de confederados que se oponían al fin de la esclavitud.

Local

Alta demanda en servicios funerarios por Covid-19

Enfrentan saturación en las gestiones ante autoridades administrativas

Local

Deben priorizarse las finanzas de Cruz Roja

El presidente del patronato de Cruz Roja espera que este proyecto pueda ver la luz posteriormente

Política

Eliminar outsourcing preocupa a los suizos

En entrevista con El Sol de México, el embajador de Suiza dijo que hay apertura de autoridades mexicanas para encontrar soluciones

Mundo

Se agota la paciencia por retraso de vacunas anticovid en Europa

La Unión europea presiona a las farmacéuticas cuando los casos de Covid-19 se disparan; escasez en EU

Finanzas

Prisa pierde control de Radiópolis

La directora general Adjunta del Registro Nacional de Inversiones Extranjeras cancela registro de capital neutro de Prisa

Finanzas

Refinería de Dos Bocas no estará lista en 2022

En noviembre de 2020, se firmó el contrato para comprar coquizadoras, que tardarán dos años en llegar

Política

Exgobernador va por candidatura de Cuernavaca

El exgobernador está de vuelta en la política, tras 15 años de ausencia, con Fuerza por México

Local

Reclutamiento forzado, la otra causa de desaparición de personas

Grupos criminales los enrolan en sus filas para fortalecer sus estructuras