/ viernes 13 de julio de 2018

Limpia parabrisas , un oficio de riesgo.

VALLE DE SANTIAGO, GTO. Un oficio, bastante peligroso. Y que practican algunos jóvenes y adolescentes, que pacientemente esperan que el semáforo de calles como la Arteaga y Mena, se ponga en rojo para subir rápidamente a los vehículos de motor y limpiarlos parabrisas a cambio de algunas monedas.

Los “limpia parabrisas”, son en su mayoría jóvenes aunque también existen adolescentes y niños. Y es precisamente, en la esquina de las calles de Arteaga y Mena, en donde se encuentran mayor número de personas que se dedican a esta actividad, que aunque no es ilícita, si resulta bastante peligrosa.

Sobre todo, si consideramos que quienes realizan esta actividad, no toman en cuenta los riesgos ni las consecuencias que sus acciones temerarias, pueden tener. No obstante, es un reflejo de la necesidad de oportunidades de empleo, que tienen muchos jóvenes y que al no tener esa oportunidad, tienen que buscar la forma de ganarse la vida.

Y hacerlo, de manera honesta pues en la actualidad, existen bastantes tentaciones y muchos de estos jóvenes, se desvían del camino del bien y en su lucha por ganar dinero fácil, caen fácilmente en manos de organizaciones delictivas, que los contratan para realizar actividades que desde luego, se encuentran al margen de la ley.

Por ello, es que muchos de estos adolescentes y jóvenes, prefieren jugarse la vida en un crucero, trepando ágilmente a los carros para limpiar los parabrisas, a cambio de unas cuantas monedas que les ayuden a subsistir y les permitan, de alguna manera, solventar los gastos que tienen en sus respectivos domicilios.

VALLE DE SANTIAGO, GTO. Un oficio, bastante peligroso. Y que practican algunos jóvenes y adolescentes, que pacientemente esperan que el semáforo de calles como la Arteaga y Mena, se ponga en rojo para subir rápidamente a los vehículos de motor y limpiarlos parabrisas a cambio de algunas monedas.

Los “limpia parabrisas”, son en su mayoría jóvenes aunque también existen adolescentes y niños. Y es precisamente, en la esquina de las calles de Arteaga y Mena, en donde se encuentran mayor número de personas que se dedican a esta actividad, que aunque no es ilícita, si resulta bastante peligrosa.

Sobre todo, si consideramos que quienes realizan esta actividad, no toman en cuenta los riesgos ni las consecuencias que sus acciones temerarias, pueden tener. No obstante, es un reflejo de la necesidad de oportunidades de empleo, que tienen muchos jóvenes y que al no tener esa oportunidad, tienen que buscar la forma de ganarse la vida.

Y hacerlo, de manera honesta pues en la actualidad, existen bastantes tentaciones y muchos de estos jóvenes, se desvían del camino del bien y en su lucha por ganar dinero fácil, caen fácilmente en manos de organizaciones delictivas, que los contratan para realizar actividades que desde luego, se encuentran al margen de la ley.

Por ello, es que muchos de estos adolescentes y jóvenes, prefieren jugarse la vida en un crucero, trepando ágilmente a los carros para limpiar los parabrisas, a cambio de unas cuantas monedas que les ayuden a subsistir y les permitan, de alguna manera, solventar los gastos que tienen en sus respectivos domicilios.

Local

Les pagaban por honorarios

En los últimos meses eventuales pasaron a ser de base

Local

Anuncian rehabilitación de vialidades

Se invertirán 100 millones de pesos