/ viernes 19 de abril de 2019

Suman más cierres de establecimientos

Ante esta situación, algunos de los establecimientos que han cerrado al público han optado por ejercer su actividad comercial a través de redes sociales.

Gimnasios, restaurantes, bares e incluso comercios semifijos, han sido los principales giros blancos de intentos de extorsión, así como los principales que han decidido cerrar al público ante el temor de represalias luego de que les exigieran un pago de hasta 50 mil pesos por semana.

Ante esta situación, algunos de los establecimientos que han cerrado al público han optado por ejercer su actividad comercial a través de redes sociales, en la que por medidas de seguridad no proporcionan datos personales o números telefónicos para evitar ser víctimas de extorsión.

“Si las autoridades no han podido con esta situación nosotros no podemos dejar de trabajar, por ahora hemos cerrado, pero seguimos ofreciendo servicio por redes sociales, nuestros clientes nos hacen el pedido y por medio de un servicio de transporte les mandamos la comida, para estar menos expuestos a esta situación que está afectando de manera grave el comercio y la economía de Salamanca”, argumentó Carlos N encargado de un establecimiento de carnes asadas.

Foto: Oswaldo Durán / El Sol de Salamanca

De acuerdo a los afectados, los delincuentes no distinguen entre grandes o pequeños comercios, ya que algunos establecimientos aledaños al mercado se han visto afectados por esta situación, la cual consideran no se resolverá hasta que las autoridades cambien la estrategia de seguridad y se brinden las garantías para ejercer actividades comerciales y económica en la ciudad sin temor a ser víctimas de extorsionadores.

“Mientras no tengamos una policía que patrulle las calles, que este cercana a nosotros esto no se va componer, hay marinos, federales y soldados, pero ninguno de estos esta para resguardar la ciudad, ellos traen sus órdenes y no andan buscando ladrones o cuidando que no haya delitos como asaltos o robos, por lo que los delincuentes han aprovechado ese descuido y falta de coordinación de las autoridades para extorsionar”, consideró Manuel Vargas.

Hasta el momento más de 15 establecimientos han cerrado sus puertas, algunos de ellos continúan ofreciendo sus servicios a través de redes sociales, en tanto otras personas además de haber cerrado sus negocias han optado por irse a vivir a otras ciudades.

Gimnasios, restaurantes, bares e incluso comercios semifijos, han sido los principales giros blancos de intentos de extorsión, así como los principales que han decidido cerrar al público ante el temor de represalias luego de que les exigieran un pago de hasta 50 mil pesos por semana.

Ante esta situación, algunos de los establecimientos que han cerrado al público han optado por ejercer su actividad comercial a través de redes sociales, en la que por medidas de seguridad no proporcionan datos personales o números telefónicos para evitar ser víctimas de extorsión.

“Si las autoridades no han podido con esta situación nosotros no podemos dejar de trabajar, por ahora hemos cerrado, pero seguimos ofreciendo servicio por redes sociales, nuestros clientes nos hacen el pedido y por medio de un servicio de transporte les mandamos la comida, para estar menos expuestos a esta situación que está afectando de manera grave el comercio y la economía de Salamanca”, argumentó Carlos N encargado de un establecimiento de carnes asadas.

Foto: Oswaldo Durán / El Sol de Salamanca

De acuerdo a los afectados, los delincuentes no distinguen entre grandes o pequeños comercios, ya que algunos establecimientos aledaños al mercado se han visto afectados por esta situación, la cual consideran no se resolverá hasta que las autoridades cambien la estrategia de seguridad y se brinden las garantías para ejercer actividades comerciales y económica en la ciudad sin temor a ser víctimas de extorsionadores.

“Mientras no tengamos una policía que patrulle las calles, que este cercana a nosotros esto no se va componer, hay marinos, federales y soldados, pero ninguno de estos esta para resguardar la ciudad, ellos traen sus órdenes y no andan buscando ladrones o cuidando que no haya delitos como asaltos o robos, por lo que los delincuentes han aprovechado ese descuido y falta de coordinación de las autoridades para extorsionar”, consideró Manuel Vargas.

Hasta el momento más de 15 establecimientos han cerrado sus puertas, algunos de ellos continúan ofreciendo sus servicios a través de redes sociales, en tanto otras personas además de haber cerrado sus negocias han optado por irse a vivir a otras ciudades.

Deportes

[VIDEO] Alcaldesa inaugura Copa Flick México 2020

A lo largo de cuatro días compiten 23 Clubs de diversos países, Salamanca Gto cuna del hockey en México