/ domingo 17 de enero de 2021

Morir en casa y solitario por Covid-19

Pasan ocho horas para que Ministerio Público libere permita a familia realizar trámites funerarios del padre que murió por Covid-19

El descuido de autoridades ministeriales en León, provocó que una familia que primero enfrentó el contagio de la Covid-19 y la pérdida del esposo y padre, tuviera que esperar más de ocho horas para que el cuerpo fuera liberado y continuar con los trámites funerarios. La llamada que se prometió iba a realizar el Agente del Ministerio Público nunca llegó.


La pena del deceso de la cabeza de la familia el dolor de la esposa e hijos iba en aumento, ya que una de las recámaras de la casa ubicada en la colonia Azteca de esta ciudad, yacía inerte sobre la cama el hombre que por años compartió este matrimonio leones.

La historia

La molesta hija platicó que la muerte de su padre se registró alrededor de las 17:30 horas del lunes 11 de enero después de que la salud de su padre se deteriorara al colapsar sus riñones a causa de Covid-19 y que ante la ausencia de camas en hospitales de este municipio, debió continuar en casa y conectado a un tanque de oxígeno, pero fue insuficiente y llegó el triste desenlace.

Fue por medio de una llamada telefónica al 911 que se notificó de la situación el Sistema de Emergencia, para enviar una unidad de Policía municipal y una ambulancia con paramédicos que solo certificaron el deceso para dar conocimiento a la Fiscalía General del Estado, quienes se concretaron a informar por medio del patrullero que actuarían para liberar el cuerpo y que la familia pudiera realizar los trámites funerarios correspondientes.

El tiempo transcurría y sin que hubiera respuesta fue obligada la llamada al 911 para conocer por parte de los dolientes como poder ponerse en contacto con la agencia del ministerio público en turno para que se diera fe del deceso, "¡pero nada!", dijo molesta la familiar.

"Pasan las horas, ¡se les olvidó¡"

Así transcurrieron cinco, seis, siete, ocho horas, molestos y desconsolados y sin que nadie les diera el menor informe sobre qué hacer, uno de los hijos del finado decidió acudir hasta las instalaciones de la Servicio Médico Forense (SEMEFO) pero grande fue su sorpresa al saber que los trabajadores desconocían del caso e incluso hubo quien se atrevió a decir a los dolientes que el cuerpo ya había sido liberado.

Al ser cuestionado y al notar en el rostro de la joven hija, en Semefo revisaron la bitácora y se percataron que exactamente después de 8 horas se les pasó notificar a la familia por medio de una llamada telefónica que podía proceder a llevar el trámite funerario.

El descuido provocó que al interior de un domicilio permaneciera sin vida un paciente de Covid-19, significando un riesgo sanitario para sus habitantes y vecinos.

Dos días por las cenizas

Fue minutos antes de las 2 de la mañana del martes 12 de que empleados de la funeraria realizaron el traslado del padre de familia bajo los protocolos que establece la autoridad sanitaria, que es la cremación de todos los casos de personas fallecidas a consecuencia de la pandemia.

⬇️Da clic aquí⬇️

Largo es el trance burocrático al que son sometidos todas las familias que por cuestiones del destino pierden a uno de los integrantes del núcleo familiar.

Y es que la familia tendría que enfrentar la espera de entre 36 a 48 horas para poder obtener las cenizas del esposo y padre para poder ofrecer una misa de exequias y cumplir con el novenario aunque solo fueran sólo algunos.

El resto de amigos y familiares lo tendrán que hacer desde sus casas, para evitar que esta triste historia se vuelva a repetir.

El descuido de autoridades ministeriales en León, provocó que una familia que primero enfrentó el contagio de la Covid-19 y la pérdida del esposo y padre, tuviera que esperar más de ocho horas para que el cuerpo fuera liberado y continuar con los trámites funerarios. La llamada que se prometió iba a realizar el Agente del Ministerio Público nunca llegó.


La pena del deceso de la cabeza de la familia el dolor de la esposa e hijos iba en aumento, ya que una de las recámaras de la casa ubicada en la colonia Azteca de esta ciudad, yacía inerte sobre la cama el hombre que por años compartió este matrimonio leones.

La historia

La molesta hija platicó que la muerte de su padre se registró alrededor de las 17:30 horas del lunes 11 de enero después de que la salud de su padre se deteriorara al colapsar sus riñones a causa de Covid-19 y que ante la ausencia de camas en hospitales de este municipio, debió continuar en casa y conectado a un tanque de oxígeno, pero fue insuficiente y llegó el triste desenlace.

Fue por medio de una llamada telefónica al 911 que se notificó de la situación el Sistema de Emergencia, para enviar una unidad de Policía municipal y una ambulancia con paramédicos que solo certificaron el deceso para dar conocimiento a la Fiscalía General del Estado, quienes se concretaron a informar por medio del patrullero que actuarían para liberar el cuerpo y que la familia pudiera realizar los trámites funerarios correspondientes.

El tiempo transcurría y sin que hubiera respuesta fue obligada la llamada al 911 para conocer por parte de los dolientes como poder ponerse en contacto con la agencia del ministerio público en turno para que se diera fe del deceso, "¡pero nada!", dijo molesta la familiar.

"Pasan las horas, ¡se les olvidó¡"

Así transcurrieron cinco, seis, siete, ocho horas, molestos y desconsolados y sin que nadie les diera el menor informe sobre qué hacer, uno de los hijos del finado decidió acudir hasta las instalaciones de la Servicio Médico Forense (SEMEFO) pero grande fue su sorpresa al saber que los trabajadores desconocían del caso e incluso hubo quien se atrevió a decir a los dolientes que el cuerpo ya había sido liberado.

Al ser cuestionado y al notar en el rostro de la joven hija, en Semefo revisaron la bitácora y se percataron que exactamente después de 8 horas se les pasó notificar a la familia por medio de una llamada telefónica que podía proceder a llevar el trámite funerario.

El descuido provocó que al interior de un domicilio permaneciera sin vida un paciente de Covid-19, significando un riesgo sanitario para sus habitantes y vecinos.

Dos días por las cenizas

Fue minutos antes de las 2 de la mañana del martes 12 de que empleados de la funeraria realizaron el traslado del padre de familia bajo los protocolos que establece la autoridad sanitaria, que es la cremación de todos los casos de personas fallecidas a consecuencia de la pandemia.

⬇️Da clic aquí⬇️

Largo es el trance burocrático al que son sometidos todas las familias que por cuestiones del destino pierden a uno de los integrantes del núcleo familiar.

Y es que la familia tendría que enfrentar la espera de entre 36 a 48 horas para poder obtener las cenizas del esposo y padre para poder ofrecer una misa de exequias y cumplir con el novenario aunque solo fueran sólo algunos.

El resto de amigos y familiares lo tendrán que hacer desde sus casas, para evitar que esta triste historia se vuelva a repetir.

Local

Un 5.5% del total en Guanajuato de muertos por Covid-19 son salmantinos

Suman hasta último corte 544 decesos y un 5.5% del total en Guanajuato de muertos por Covid-19 son salmantinos

Local

Capacita IECA a 6 mil trabajadores de la industria automotriz

Reinician clases presenciales, con un aforo del 30% en las aulas por Covid-19

Mundo

El 33.7% de la población de América Latina vive en la pobreza: Cepal

"La pobreza y la pobreza extrema alcanzaron en 2020 en América Latina niveles que no se han observado en los últimos 12 y 20 años", indicó la Comisión

Salud

Obesidad aumenta el riesgo de morir por Covid-19: reporte

El informe mostró que un 90% de las muertes por la pandemia se dieron en países con altos niveles de obesidad

New Articles

Operativo en Guanajuato desata enfrentamiento entre policías estatales y municipales

Hubo agresiones a golpes, con piedras y hasta disparos de arma de fuego y 10 elementos de ambas corporaciones resultaron lesionados.

Policiaca

De animales, los restos que llegaron embolsados en tren a Silao

El vocero de La Fiscalía General del Estado, en la región B, informó que en las bolsas había pasto seco, basura, y restos de animales caninos y aves