/ jueves 21 de enero de 2021

Sigal Avin presenta "Losing Alice", un thriller que resalta la perspectiva femenina

La escritora y directora hace dos años estuvo al frente de la serie documental sobre acoso laboral That's harrasment

Si con algo ha contribuido al mundo del entretenimiento la televisión israelí ha sido con sus series de suspenso. Primero llegó Fauda, luego Teheran y ahora toca el turno a Losing Alice.

La escritora y directora israelí Sigal Avin, quien hace dos años estuvo al frente de la serie documental sobre acoso laboral That's harrasment, continúa rompiendo prejuicios.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En Losing Alice narra el encuentro de una escritora y una directora, quienes emprenden un proyecto cinematográfico, que deriva en un triángulo amoroso guiado por la obsesión, los celos, la culpa y el miedo a envejecer.

Con un elenco encabezado por Ayelet Zurer (Alice) y Lihi Kornowski (Sofía), busca retratar de primera mano el importante papel que tienen las mujeres en el mundo, la familia y en el ámbito laboral, además de mostrar su visión de la sexualidad de una manera respetuosa.

"Es muy interesante tratar con el erotismo en esta era, fue muy interesante explorar el tema y creo que entre más abiertos estábamos, más lecturas hacíamos y más ensayos teníamos, cada movimiento les dio a los actores más espacio para jugar y sentirse seguros entre ellos", detalló la directora.

Para proyectar esa intimidad que los personajes comparten a lo largo de la serie, Sigal tuvo varias sesiones de trabajo con ellos para asegurarse que al momento del rodaje lograran sostener el vínculo que la historia requería. Su mayor reto fue mantener su visión inicial, sin comprometer la integridad de los actores ni cruzar líneas profesionales.

Uno de los elementos que se cuidaron mucho fueron las escenas de sexo, en las que a diferencia de otras producciones, se evitó mostrar sin justificación el cuerpo de la mujer. La actriz Lihi Kornowski señaló que esa preocupación por las tomas, y la confianza que había en el set no hubiera sido posible si hubieran trabajado bajo la batuta de un varón.

"Sería muy diferente si un hombre la hubiera escrito o la hubiera dirigido, por que la dinámica que las mujeres tenemos entre nosotras dentro del proyecto es muy específica. Creo que sólo nosotras podíamos trabajar de esa manera. Creo totalmente que el punto de vista femenino de Sigal fue muy importante para hacer toda la serie".

Para Ayelet Zurer esta complicidad se construyó desde antes de iniciar el rodaje, ya que mientras se preparaba para viajar a Israel con el resto del equipo, se mantuvo en constante comunicación con la directora para compartir cómo se sentían, lo que le dio "un mayor entendimiento de la emoción contra el miedo, que es lo que perseguíamos en el guion", apuntó.

El actor Gal Toren, quien interpreta al esposo de Alice, aplaudió que las plataformas streaming den espacio para historias con perspectiva de género, ya que asegura es momento de escuchar todas las voces, y reconocer su lugar en la industria.

"Creo que en la industria y en el mundo en el que estamos acostumbrados hay un poco de repulsión y miedo de la fuerza de las mujeres, creo que el hecho de que no hubiera hombres involucrados en la realización provocó que la fuerza femenina fuera más atractiva. Se siente muy fuerte en esta serie, es atractivo, es poderoso y es oscuro", detalló Gal Toren.

Losing Alice se estrena mañana en Apple TV+.

Una directora, su esposo que es actor y una guionista son los personajes clave

Si con algo ha contribuido al mundo del entretenimiento la televisión israelí ha sido con sus series de suspenso. Primero llegó Fauda, luego Teheran y ahora toca el turno a Losing Alice.

La escritora y directora israelí Sigal Avin, quien hace dos años estuvo al frente de la serie documental sobre acoso laboral That's harrasment, continúa rompiendo prejuicios.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

En Losing Alice narra el encuentro de una escritora y una directora, quienes emprenden un proyecto cinematográfico, que deriva en un triángulo amoroso guiado por la obsesión, los celos, la culpa y el miedo a envejecer.

Con un elenco encabezado por Ayelet Zurer (Alice) y Lihi Kornowski (Sofía), busca retratar de primera mano el importante papel que tienen las mujeres en el mundo, la familia y en el ámbito laboral, además de mostrar su visión de la sexualidad de una manera respetuosa.

"Es muy interesante tratar con el erotismo en esta era, fue muy interesante explorar el tema y creo que entre más abiertos estábamos, más lecturas hacíamos y más ensayos teníamos, cada movimiento les dio a los actores más espacio para jugar y sentirse seguros entre ellos", detalló la directora.

Para proyectar esa intimidad que los personajes comparten a lo largo de la serie, Sigal tuvo varias sesiones de trabajo con ellos para asegurarse que al momento del rodaje lograran sostener el vínculo que la historia requería. Su mayor reto fue mantener su visión inicial, sin comprometer la integridad de los actores ni cruzar líneas profesionales.

Uno de los elementos que se cuidaron mucho fueron las escenas de sexo, en las que a diferencia de otras producciones, se evitó mostrar sin justificación el cuerpo de la mujer. La actriz Lihi Kornowski señaló que esa preocupación por las tomas, y la confianza que había en el set no hubiera sido posible si hubieran trabajado bajo la batuta de un varón.

"Sería muy diferente si un hombre la hubiera escrito o la hubiera dirigido, por que la dinámica que las mujeres tenemos entre nosotras dentro del proyecto es muy específica. Creo que sólo nosotras podíamos trabajar de esa manera. Creo totalmente que el punto de vista femenino de Sigal fue muy importante para hacer toda la serie".

Para Ayelet Zurer esta complicidad se construyó desde antes de iniciar el rodaje, ya que mientras se preparaba para viajar a Israel con el resto del equipo, se mantuvo en constante comunicación con la directora para compartir cómo se sentían, lo que le dio "un mayor entendimiento de la emoción contra el miedo, que es lo que perseguíamos en el guion", apuntó.

El actor Gal Toren, quien interpreta al esposo de Alice, aplaudió que las plataformas streaming den espacio para historias con perspectiva de género, ya que asegura es momento de escuchar todas las voces, y reconocer su lugar en la industria.

"Creo que en la industria y en el mundo en el que estamos acostumbrados hay un poco de repulsión y miedo de la fuerza de las mujeres, creo que el hecho de que no hubiera hombres involucrados en la realización provocó que la fuerza femenina fuera más atractiva. Se siente muy fuerte en esta serie, es atractivo, es poderoso y es oscuro", detalló Gal Toren.

Losing Alice se estrena mañana en Apple TV+.

Una directora, su esposo que es actor y una guionista son los personajes clave

Local

Un 5.5% del total en Guanajuato de muertos por Covid-19 son salmantinos

Suman hasta último corte 544 decesos y un 5.5% del total en Guanajuato de muertos por Covid-19 son salmantinos

Local

Capacita IECA a 6 mil trabajadores de la industria automotriz

Reinician clases presenciales, con un aforo del 30% en las aulas por Covid-19

Mundo

ONU pide al ejército de Birmania que deje de "asesinar" a manifestantes

Los birmanos volvieron a protestar el jueves en las calles del país pese al miedo y la sangrienta represión que ha dejado al menos 54 personas muertas

Futbol

Piqué sufre esguince de ligamento en rodilla que lo dejará fuera de la cancha

Las lesiones han limitado al jugador a sólo 15 partidos esta temporada y se espera que Piqué se ausente otras tres semanas

Policiaca

Localizan vehículo con reporte de robo en colonia Bellavista

Después de fuera despojado de su dueño, lo abandonaron en calles de la Bellavista

Policiaca

Discute con su mujer y agrede a policías en León; resulta herido y es detenido

Su estado de salud es reportado delicado y se mantiene bajo custodia por el delito de homicidio en grado de tentativa

Finanzas

Reforma eléctrica pega a ingenios azucareros

El presidente del Consejo Nacional Agropecuario señala que 10 ingenios venden energía a la CFE