/ sábado 4 de septiembre de 2021

Kristen Stewart brilla en Spencer: la cinta sobre Lady Di decidida a divorciarse de Carlos

El guion de Spencer, coescrito junto al creador de la serie Peaky Blinders, Steven Knight, se centra en un fin de semana de principios de la década de los 90

VENECIA. El chileno Pablo Larraín presentó en competencia en el Festival de Cine de Venecia su retrato de Lady Di, encarnada por Kristen Stewart, como un "cuento de hadas al revés" sobre una princesa sensible y rebelde que se enfrenta a la Corona para ser ella misma.

"Quería hacer una película que le gustara a mi madre, porque muchas de las películas que hago no le gustan nada", explicó en rueda de prensa el director de películas como El club (2015), Neruda (2016) o Jackie (2016), otro retrato de mujer icónica que también presentó en este festival hace cinco años.

"Diana era una mujer muy famosa y un icono de belleza, pero también era madre y, lo más importante, era alguien capaz de generar una empatía maravillosa", declaró el realizador. "Sentí mucha curiosidad por entender cómo alguien tan privilegiado y aristocrático pudo generar tanta empatía en todo el mundo".

El guion de Spencer, coescrito junto al creador de la serie Peaky Blinders, Steven Knight, se centra en un fin de semana de principios de la década de los 90: Tres días de celebración navideña que pasa con toda la familia real en su casa de campo de Sandringham y al final de los cuales decidió separarse del príncipe Carlos (Jack Farthing).

La infidelidad de Carlos ya corría de boca en boca así como los rumores de divorcio pero durante esos tres días la reina impone los rituales que marca la tradición: cenas, vestimentas, posados oficiales y salidas a cazar. A partir de ahí, los guionistas imaginan qué pudo haber sucedido de puertas para dentro.

"Ver a alguien en un momento de crisis es muy interesante y te puede revelar más que contar toda su vida. El personaje empieza roto, luego se convierte en un fantasma y finalmente se cura", resumió.

La actriz californiana Kristen Stewart se transforma, muy miméticamente, en esa Lady Di que transita entre lo fantasmagórico y lo rebelde, obsesionada con la lectura de un libro sobre Ana Bolena -consorte de Enrique VIII decapitada por supuesto adulterio- y que sufre trastornos alimenticios y a veces alucinaciones.

Stewart dijo que ve a Diana como una mujer con una energía extraordinaria pero que se sentía "muy aislada y sola".

"Cuando miro fotos de ella siento que la tierra tiembla pero también veo que estaba desesperada por conectar con alguien, es chocante que fuera capaz de hacer sentir tan bien a la gente sintiéndose ella tan mal".

A la hora de mantener la verosimilitud contaron con consultores de la realeza, pero Stewart insistió en que el objetivo de la película no es ofrecer información nueva sino imaginar lo que la princesa pudo sentir en esos días.

Preguntada por posibles paralelismos en las presiones de la fama, la protagonista de la saga Crepúsculo dejó clara la distancia: "Ella era la mujer más fotografiada del mundo, yo no estoy a ese nivel, a veces puedes sentir que no tienes el control de la situación o de lo que piensan de ti pero eso es algo que sucede a todo el mundo".

Manifestó que la lección más importante que aprendió es que siempre es posible elegir. "No estamos en un camino predestinado, siempre es posible tomar las riendas de nuestra vida aunque sea difícil tomar esas decisiones", expuso.

VENECIA. El chileno Pablo Larraín presentó en competencia en el Festival de Cine de Venecia su retrato de Lady Di, encarnada por Kristen Stewart, como un "cuento de hadas al revés" sobre una princesa sensible y rebelde que se enfrenta a la Corona para ser ella misma.

"Quería hacer una película que le gustara a mi madre, porque muchas de las películas que hago no le gustan nada", explicó en rueda de prensa el director de películas como El club (2015), Neruda (2016) o Jackie (2016), otro retrato de mujer icónica que también presentó en este festival hace cinco años.

"Diana era una mujer muy famosa y un icono de belleza, pero también era madre y, lo más importante, era alguien capaz de generar una empatía maravillosa", declaró el realizador. "Sentí mucha curiosidad por entender cómo alguien tan privilegiado y aristocrático pudo generar tanta empatía en todo el mundo".

El guion de Spencer, coescrito junto al creador de la serie Peaky Blinders, Steven Knight, se centra en un fin de semana de principios de la década de los 90: Tres días de celebración navideña que pasa con toda la familia real en su casa de campo de Sandringham y al final de los cuales decidió separarse del príncipe Carlos (Jack Farthing).

La infidelidad de Carlos ya corría de boca en boca así como los rumores de divorcio pero durante esos tres días la reina impone los rituales que marca la tradición: cenas, vestimentas, posados oficiales y salidas a cazar. A partir de ahí, los guionistas imaginan qué pudo haber sucedido de puertas para dentro.

"Ver a alguien en un momento de crisis es muy interesante y te puede revelar más que contar toda su vida. El personaje empieza roto, luego se convierte en un fantasma y finalmente se cura", resumió.

La actriz californiana Kristen Stewart se transforma, muy miméticamente, en esa Lady Di que transita entre lo fantasmagórico y lo rebelde, obsesionada con la lectura de un libro sobre Ana Bolena -consorte de Enrique VIII decapitada por supuesto adulterio- y que sufre trastornos alimenticios y a veces alucinaciones.

Stewart dijo que ve a Diana como una mujer con una energía extraordinaria pero que se sentía "muy aislada y sola".

"Cuando miro fotos de ella siento que la tierra tiembla pero también veo que estaba desesperada por conectar con alguien, es chocante que fuera capaz de hacer sentir tan bien a la gente sintiéndose ella tan mal".

A la hora de mantener la verosimilitud contaron con consultores de la realeza, pero Stewart insistió en que el objetivo de la película no es ofrecer información nueva sino imaginar lo que la princesa pudo sentir en esos días.

Preguntada por posibles paralelismos en las presiones de la fama, la protagonista de la saga Crepúsculo dejó clara la distancia: "Ella era la mujer más fotografiada del mundo, yo no estoy a ese nivel, a veces puedes sentir que no tienes el control de la situación o de lo que piensan de ti pero eso es algo que sucede a todo el mundo".

Manifestó que la lección más importante que aprendió es que siempre es posible elegir. "No estamos en un camino predestinado, siempre es posible tomar las riendas de nuestra vida aunque sea difícil tomar esas decisiones", expuso.

Policiaca

Darán acompañamiento a familias de las víctimas de masacre en Celaya

El compromiso del estado es devolver la paz, manifestó la secretaria de gobierno

Local

Atraviesa México su peor momento en seguridad: Rivas

El director general del Observatorio Nacional Ciudadano dijo que en tres años no ha habido una verdadera estrategia en seguridad

Local

Realizan jornada gratuita de pruebas de VIH

En 2021 se registraron a 2 mil 65 guanajuatenses portadores del VIH

Doble Vía

La “Mona” se autorregala la camioneta de sus sueños

“Sí eres influencer y le hechas ganas te va bien. Yo antes no cobraba porque no sabía, pero ya no”

Doble Vía

Rotochela es la creativa bebida del momento

Si ya conocías las licuachelas, esta es una nueva forma de disfrutar de tu cerveza favorita con los ingredientes de tu gusto

Local

Piden a constructores se hagan responsables por obras mal hechas

La administración pasada interpuso tres denuncias en el Ministerio Público por daños al erario