/ lunes 29 de junio de 2020

Hay que terminar con el melodrama: Pablo Cruz

El productor mexicano Pablo Cruz habla del futuro de las series mexicanas que deben optar por la diferencia

Aunque Netflix llegó a romper muchos paradigmas, las series mexicanas que se exhiben en esta plataforma muchas veces parecen “telenovelotas” y no contenidos verdaderamente innovadores que se desmarquen de la tradición televisiva del país, asegura en entrevista con El Sol de México el productor Pablo Cruz, quien con su serie documental Las crónicas del taco triunfó en los James Beard Media Awards 2020, que son considerados los Premios Oscar del mundo gastronómico.

“Las series a veces se enmarcan en una continuación del género del melodrama y de la telenovela porque es lo que nos gusta, pero creo que tendríamos que romper ese modelo”, considera el socio y fundador de Canana Films, una de las productoras más importantes de México.

Para él, el error de muchas series es que, al menos en materia narrativa, son tan similares que es imposible distinguir una de otra.

“Con la imaginación que tenemos y todas las historias que podamos contar, no podemos seguir haciendo eso. Tenemos que llegar a esa historia que rompa paradigmas y que hagamos que los chinos se enamoren de ella. Yo no la he encontrado. Si la conociera, ya la estaría haciendo”, dice Cruz.

Las crónicas del taco se llevó el James Beard Award en la categoría de Mejor Programa de Televisión en Locación por haber resaltado la importancia cultural, histórica y gastronómica del elemento culinario más representativo de México. En seis capítulos, la miniserie cuenta el origen y el desarrollo de los tacos al pastor, de carnitas, asada, canasta, barbacoa y guisado. Todo esto a través de un viaje por Ciudad de México, Tlaxcala, Michoacán, Sonora y Estado de México.

Creada por el mexicano Pablo Cruz y producida por El Estudio, Canana y Gloria Content, Las crónicas del taco se dio a la tarea no sólo de iniciar una investigación histórica, sino que recuperó “las mejores historias” de los taqueros, quienes forman parte del ecosistema urbano y rural de México desde hace décadas, asegura Cruz.

El creador de la serie de Luis Miguel afirma que es necesario iniciar una revolución de contenidos en la televisión mexicana. Y aunque admite que Televisa y TV Azteca dieron en el clavo hace años al fabricar telenovelas que impactaran emocionalmente entre las familias mexicanas, también cree que es momento de dejar atrás ese formato.

“(Estas telenovelas) se transmitieron en condiciones muy particulares, como cuando Televisa tenía una cobertura del 90% de la población, eso es único. Pero creo que confiar demasiado en una sola receta es algo que al final acabará hundiéndote, porque llegará enfrente otro que le meta un ingrediente nuevo y cambiará todo el panorama, y eso fue lo que pasó en Estados Unidos cuando irrumpieron Univisión y Telemundo”, observa el productor.

También sostiene que los contenidos siempre se adaptan a los tiempos en que son creados. Antes, dice, ver una telenovela era, más que un entretenimiento, un momento de convivencia familiar con un elemento emocional irremplazable, “porque si te perdías un capítulo ya no podías volver a verlo”.

“De cierto modo, hoy somos esclavos de los episodios porque en Netflix puedes verlo cuando quieras”, asegura. “La facilidad el streaming acabó rompiendo acabó rompiendo con la fidelidad que tuvo el público mexicano hacia la televisión durante mucho tiempo”.

Aunque Netflix llegó a romper muchos paradigmas, las series mexicanas que se exhiben en esta plataforma muchas veces parecen “telenovelotas” y no contenidos verdaderamente innovadores que se desmarquen de la tradición televisiva del país, asegura en entrevista con El Sol de México el productor Pablo Cruz, quien con su serie documental Las crónicas del taco triunfó en los James Beard Media Awards 2020, que son considerados los Premios Oscar del mundo gastronómico.

“Las series a veces se enmarcan en una continuación del género del melodrama y de la telenovela porque es lo que nos gusta, pero creo que tendríamos que romper ese modelo”, considera el socio y fundador de Canana Films, una de las productoras más importantes de México.

Para él, el error de muchas series es que, al menos en materia narrativa, son tan similares que es imposible distinguir una de otra.

“Con la imaginación que tenemos y todas las historias que podamos contar, no podemos seguir haciendo eso. Tenemos que llegar a esa historia que rompa paradigmas y que hagamos que los chinos se enamoren de ella. Yo no la he encontrado. Si la conociera, ya la estaría haciendo”, dice Cruz.

Las crónicas del taco se llevó el James Beard Award en la categoría de Mejor Programa de Televisión en Locación por haber resaltado la importancia cultural, histórica y gastronómica del elemento culinario más representativo de México. En seis capítulos, la miniserie cuenta el origen y el desarrollo de los tacos al pastor, de carnitas, asada, canasta, barbacoa y guisado. Todo esto a través de un viaje por Ciudad de México, Tlaxcala, Michoacán, Sonora y Estado de México.

Creada por el mexicano Pablo Cruz y producida por El Estudio, Canana y Gloria Content, Las crónicas del taco se dio a la tarea no sólo de iniciar una investigación histórica, sino que recuperó “las mejores historias” de los taqueros, quienes forman parte del ecosistema urbano y rural de México desde hace décadas, asegura Cruz.

El creador de la serie de Luis Miguel afirma que es necesario iniciar una revolución de contenidos en la televisión mexicana. Y aunque admite que Televisa y TV Azteca dieron en el clavo hace años al fabricar telenovelas que impactaran emocionalmente entre las familias mexicanas, también cree que es momento de dejar atrás ese formato.

“(Estas telenovelas) se transmitieron en condiciones muy particulares, como cuando Televisa tenía una cobertura del 90% de la población, eso es único. Pero creo que confiar demasiado en una sola receta es algo que al final acabará hundiéndote, porque llegará enfrente otro que le meta un ingrediente nuevo y cambiará todo el panorama, y eso fue lo que pasó en Estados Unidos cuando irrumpieron Univisión y Telemundo”, observa el productor.

También sostiene que los contenidos siempre se adaptan a los tiempos en que son creados. Antes, dice, ver una telenovela era, más que un entretenimiento, un momento de convivencia familiar con un elemento emocional irremplazable, “porque si te perdías un capítulo ya no podías volver a verlo”.

“De cierto modo, hoy somos esclavos de los episodios porque en Netflix puedes verlo cuando quieras”, asegura. “La facilidad el streaming acabó rompiendo acabó rompiendo con la fidelidad que tuvo el público mexicano hacia la televisión durante mucho tiempo”.

Local

Un flagelo, robo de transporte de carga

Libramiento Sur de Celaya, autopista Salamanca-Celaya y la Pénjamo-Irapuato los tramos más peligrosos

Policiaca

Localizan a joven mujer sin vida en Celaya

Los hechos fueron la mañana del martes en la colonia Arboledas de San Rafael

Policiaca

Volcadura de autobús en la México-Toluca deja 13 muertos

La zona permaneció acordonada por elementos policíacos hasta el arribo del personal forense de la Fiscalía mexiquense

Política

Morena insiste en desaparecer 44 fideicomisos

Mario Delgado recordó que ya se hizo un parlamento abierto para revisar los que pueden desaparecer

Ecología

Industria del fast fashion, moda basura que contamina el planeta

La industria del fast fashion es la segunda más contaminante del mundo, responsable del 20 por ciento de las aguas residuales del planeta

Mundo

Grecia apuesta por el turismo a pequeña escala

La vida local griega podría ser la solución a la crisis turística, menos atraer masas y más protección del medio ambiente

Finanzas

Arrecia pelea por presidencia del BID

El candidato de EU acusó de subversivos a los países, incluido México, que piden posponer la elección

Finanzas

CCE busca apoyo de gobernadores para plan de infraestructura

La cúpula empresarial pone sobre la mesa de la Conago una cartera de 242 proyectos de obra para el país

Justicia

Investigan a policías de Guerrero por renta de armas

Autoridades hacen pruebas balísticas a los arsenales municipales para descartar su uso en actos ilícitos