imagotipo

PAPA FRANCISCO

  • Jorge Sandoval | Corresponsal
  • en Frases del día

CIUDAD DEL VATICANO. (OEM-Informex).- El papa Francisco y los abusos sexuales por parte del clero. Una plaga global que el jefe de la Iglesia católica, una vez más, volvió a condenar abiertamente, renovando por lo tanto su pedido de perdón a las víctimas por las que definió “absolutas monstruosidades”. Un “cáncer” que ha sacudido profundamente en las últimas décadas los cimientos de la Iglesia.

El pontífice argentino escribió estas frases en el prólogo del libro de una víctima de abusos, Daniel Pittet, titulado “Lo perdono, Padre”, publicado ayer en Italia y en varios países europeos.

POR SI TE INTERESA:  Sacerdote de Irapuato violó a una adolescente por 3 meses

Bergoglio manifestó su satisfacción por el hecho de que “el testimonio de Daniel puede ser leído por otros y descubrir hasta qué punto el mal puede entrar en el corazón de un servidor de la Iglesia”.

“¿Cómo puede un sacerdote, al servicio de Cristo y de la Iglesia, llegar a causar tanto mal?; ¿cómo puede consagrar su vida para conducir a los niños hacia Dios y terminar en cambio por devorarlos en lo que he llamado ‘un sacrificio diabólico’ que destruye tanto a la víctima como a la vida de la Iglesia?”.

Recordando a las víctimas de abusos sexuales que se han suicidado, Francisco dijo que “estos muertos pesan en mi corazón, en mi consciencia y en la de toda la Iglesia… A sus familias presento mis sentimientos de amor y de dolor y, humildemente, pido perdón…”

“Se trata de una absoluta monstruosidad, de un horrendo pecado, radicalmente contrario a todo lo que nos enseña Cristo”, precisó Francisco, reiterando que “nuestro deber es el de ser extremadamente severos con los sacerdotes que traicionan su misión”, así como con sus superiores, “obispos o cardenales, que los protejan, como ya ha sucedido en el pasado.”

Bergoglio agradeció a Daniel Pittet, el cual encontró a su verdugo 44 años después de haber sufrido los abusos, para expresarle su perdón. “Le doy las gracias –puntualizó Francisco-, porque testimonios como el suyo derriban el muro del silencio que sofocaba los escándalos y los sufrimientos, revelan una terrible zona de oscuridad en la vida de la Iglesia y abren el camino hacia una justa reparación, hacia la gracia de la reconciliación y ayudan a los pederastas a tener consciencia de las terribles consecuencias de sus acciones.”

Palabras fuertes y claras de Francisco que reiteran una posición de “tolerancia cero” respecto a este “cáncer” de la sociedad y de la Iglesia.

Cabe señalar en este contexto, que la semana pasada se publicaron declaraciones del mismo Bergoglio, recabadas de una conversación que mantuvo con representantes de órdenes y congregaciones religiosas, durante la cual subrayó que “hay que tener claro” que quienes cometen abusos sexuales contra menores, no solo “son víctimas del diablo, sino también de una enfermedad” y que “si no nos convencemos de esto jamás resolveremos el problema”.