/ martes 7 de julio de 2020

Producción y exportación de autos mantienen en junio resultados negativos

La reapertura del sector significó una recuperación para las armadoras, aunque las cifras siguen por debajo de su capacidad

La producción y exportación de autos mexicanos en junio tuvieron caídas a tasa anual de 29.25 y 38.79 por ciento, respectivamente, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La reapertura del sector tras los paros totales de abril y mayo por la pandemia de Covid-19, significó una recuperación para las armadoras, aunque las cifras siguen por debajo de su capacidad.

De acuerdo con el Instituto, en junio se produjeron en el país 238 mil 946 vehículos nuevos, la cifra más baja para dicho mes desde 2011, aunque notablemente mayor a las unidades armadas en abril y mayo, cuando se registraron mínimos históricos para la industria.

En tanto, las exportaciones sumaron 196 mil 173 unidades, siendo también el dato más bajo para el mes de referencia en la última década.

Aunque los envíos de autos al extranjero se recuperaron tras los desplomes de más de 90 por ciento en los dos meses previos, sumaron 11 meses con caídas a tasa anual, lo que significa el peor momento para el sector desde 2009, año de la crisis financiera global.

En mayo, el gobierno federal declaró a la fabricación de equipo de transporte como actividad esencial para el país, lo que llevó a la reactivación de la industria a partir del 1 de junio y le dio un respiro en medio de la crisis por la pandemia.

En el acumulado del primer semestre del año, la producción de autos fue de un millón 173 mil 180 unidades, cifra 40.8 por ciento inferior a lo reportado en el mismo periodo del año pasado.

Las exportaciones de autos entre enero y junio sumaron un millón 18 mil 419 autos, lo que significó una caída de 41.7 por ciento respecto al mismo lapso de 2019.

En ambos casos, las caídas del primer semestre son las más pronunciadas desde la crisis de 2009.

La producción y exportación de autos mexicanos en junio tuvieron caídas a tasa anual de 29.25 y 38.79 por ciento, respectivamente, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La reapertura del sector tras los paros totales de abril y mayo por la pandemia de Covid-19, significó una recuperación para las armadoras, aunque las cifras siguen por debajo de su capacidad.

De acuerdo con el Instituto, en junio se produjeron en el país 238 mil 946 vehículos nuevos, la cifra más baja para dicho mes desde 2011, aunque notablemente mayor a las unidades armadas en abril y mayo, cuando se registraron mínimos históricos para la industria.

En tanto, las exportaciones sumaron 196 mil 173 unidades, siendo también el dato más bajo para el mes de referencia en la última década.

Aunque los envíos de autos al extranjero se recuperaron tras los desplomes de más de 90 por ciento en los dos meses previos, sumaron 11 meses con caídas a tasa anual, lo que significa el peor momento para el sector desde 2009, año de la crisis financiera global.

En mayo, el gobierno federal declaró a la fabricación de equipo de transporte como actividad esencial para el país, lo que llevó a la reactivación de la industria a partir del 1 de junio y le dio un respiro en medio de la crisis por la pandemia.

En el acumulado del primer semestre del año, la producción de autos fue de un millón 173 mil 180 unidades, cifra 40.8 por ciento inferior a lo reportado en el mismo periodo del año pasado.

Las exportaciones de autos entre enero y junio sumaron un millón 18 mil 419 autos, lo que significó una caída de 41.7 por ciento respecto al mismo lapso de 2019.

En ambos casos, las caídas del primer semestre son las más pronunciadas desde la crisis de 2009.

Local

Presenta César Prieto, parte de su gabinete

Los futuros funcionarios son personas especialistas en distintos ámbitos y profesionistas con experiencia en cada una de sus ramas que utilizarán para el servicio público

Local

Hay riesgo de desborde en presa Solís

Dijo que de registrarse el desfogue de la presa ante el creciente nivel de agua no habría daños en la mancha urbana de los municipios