/ jueves 10 de septiembre de 2020

Disruptores | BEDU, un mix educativo para obtener talento empresarial

Bedu, la empresa de Moís Cherem, se especializa en la capacitación de talento humano, basados en la mezcla de clases en línea y presenciales

Escucha el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Antes de la pandemia, explica el emprendedor Moís Cherem, 90 por ciento de las empresas ya estaban batallando para encontrar el talento que requerían. El complicado contexto actual de despidos y confinamiento aceleró la guerra que ya existía entre empresas por el talento tecnológico en México.

Debido a esto, hoy en las áreas tecnológicas las empresas buscan conocimiento probado más allá de títulos universitarios, y la empresa de Moís, Bedu, busca llenar este vacío de talento tecnológico y empresarial en el país.

Bedu es una plataforma que bajo el modelo de "blended learning" mezcla clases en línea y presenciales para la enseñanza en habilidades de alta demanda en el mercado laboral.

Entre decenas de cursos, los usuarios pueden capacitarse en materias prioritariamente tecnológicas y de negocios, como marketing digital, ciencia de datos, desarrollo web, interfaz de usuarios, business intelligence o programación, así como inglés empresarial o finanzas.

Con cursos iniciando semana a semana bajo un modelo híbrido, con una duración de entre cuatro y cinco meses, los alumnos estudian en línea con los materiales que Bedu les provee y refuerzan los conocimientos y aclaran dudas mediante clases presenciales o vía remota con expertos de probada experiencia.

Este acercamiento le permite a Bedu tener una alta tasa de graduados, 90 por ciento, cuando el estándar de la educación en línea es de 10 por ciento.

“Si bien hay ofertas en línea, esto puede ser desde aprender gratis en YouTube hasta hacerlo en plataformas de paga, típicamente la gente no aprende a un nivel suficiente para obtener un trabajo. Eso deriva de este sentido de comunidad, de cómo los ayudan los expertos.

Es importante tener en mente que cada día que no aprendemos algo nuevo es un día que nos estamos volviendo obsoletos

"Lo que estamos tratando de solucionar es la puerta de entrada a las empresas, y ya en en ellas tienes que seguir aprendiendo, tienes que ponerte pilas y meterle mucha intensidad”.

Según explica Moís, la idea de fondo es que las personas complementen su perfil con nuevos conocimientos, encuentren un mejor empleo o emprendan su propio negocio. Así, de acuerdo con estimaciones de Bedu, sus egresados tienen una probabilidad de 86 por ciento de ser contratados a pesar de no contar necesariamente con un título universitario.

"En México hay muchas personas estudiando ingenierías pero no necesariamente con las habilidades que están buscando las empresas. En las empresas de tecnología, el que tú llegues con un diploma a lo mejor te consigue una entrevista, pero no te consigues la chamba. Van a evaluar cuál es tu portafolio y tus capacidades. Es una contratación que va mucho más basada en lo que sabes hacer que en lo que dice tu diploma.

"Eso genera una oportunidad interesante para personas con perfiles atípicos, es decir, una persona con carrera trunca pero muy dedicada, muy inteligente, muy trabajadora y justo en estas materias tecnológicas el diploma importa menos”.

Debido al rápido avance tecnológico y empresarial –dice Moís–, tanto las universidades públicas como privadas batallan para mantener sus planes de estudio actualizados.

Al mismo tiempo las empresas no han podido o sabido comunicar sus requerimientos de recursos humanos a los centros de estudio.

Esto representa una desventaja para los egresados, quienes se encuentran en el plano laboral sin algunas de las habilidades de mayor demanda en el mercado.

“Nuestros alumnos típicamente ya fueron a la universidad pero quedaron con algunas carencias que necesitan para poder tener éxito en el mercado laboral. Las universidades en términos generales tienen una currícula un tanto obsoleta, cada año tienes que estar viendo cuáles son los nuevos paradigmas, los lenguajes más recientes para tener a los profesionistas en el mejor punto”.

Para las empresas este atraso en los planes de estudio también representa un problema, pues al no encontrar el talento que necesitan en los egresados de las universidades éstas deben invertir en capacitación o incluso continuar trabajando sin el personal que requieren. Esto tiene impactos reales en sus finanzas, competitividad y productividad.

"En México la carencia de especialistas en tecnología es de cerca de 150 mil personas y luego cuando lo ves del lado de las empresas cuatro de cada cinco CEO's considera que sus colaboradores no tienen las habilidades necesarias para triunfar en el nuevo contexto de la economía. Si pones todos esos datos juntos se ve una carencia gigantesca que tienen que ser solucionada tan pronto como sea posible”.

Foto: Roberto Hernández

EVOLUCIÓN

Previo a fundar Bedu, Moís ya era bien conocido en los círculos de emprendimiento internacionales, luego de haber iniciado en 2007 la plataforma Enova junto a sus amigos Jorge Camil y Raúl Maldonado.

A diferencia de Bedu, Enova se dedicaba a la construcción, desarrollo y operación de espacios educativos online e in situ, abiertos al público de bajos ingresos, especialmente jóvenes y amas de casa.

En su mejor momento, Enova instaló 155 centros educativos a los que llamó la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA) y contó con alrededor de dos millones de estudiantes en habilidades tecnológicas, matemáticas e inglés.

Por el impacto social de Enova, Moís se ganó con los años el reconocimiento de instituciones como la OCDE, el Foro Económico Mundial o la red de emprendedurismo Endeavor, de los cuales se convirtió en speaker, en tanto que le mereció ganar el premio Rising Star de la escuela Harvard Kennedy, así como los premios al emprendedor social del año por parte de Ernst & Young y la Fundación Schwab.

“¿Por qué los emprendedores sociales son capaces de resolver problemas que dejan perplejos a burócratas o empresas experimentadas?”, escribió Moís en 2013 en un artículo para el Fondo Económico Mundial. “Porque la creatividad y el propósito social están integrados en nuestros sistemas de una manera que es difícil de alcanzar para los jugadores más establecidos. Sólo a través de la innovación disruptiva podemos impactar sistémicamente a las personas en las regiones más difíciles”.

Con este bagaje tras de sí, para 2016 Moís pivoteó el modelo de Enova hacia el mercado de la enseñanza corporativa y de profesionistas activos.

Progresivamente Bedu ha ido tomando tracción y al momento contabiliza cinco mil egresados repartidos entre México, España y Colombia.

Para este fin, en mayo de 2019 Bedu levantó una ronda de inversión de cuatro millones de dólares liderada por el fondo Elevar Equity, caracterizado por financiar proyectos disruptivos de impacto social.

“En Bedu lo que encontramos fue un modelo para capacitar a personas con habilidades más avanzadas. De Enova nos llevamos el aprendizaje de lo potente que es el blended learning y lo aplicamos en Bedu a otro sector”, explica Moís.

Los profesionistas en la parte digital nunca habían tenido tanta chamba, entonces esos perfiles son súper escasos

COMPETENCIA Y PANDEMIA

De manera reciente, Bedu fue reconocida entre más de dos mil participantes globales por el reto Santander X Tomorrow Challenge, en el que ganó en la categoría de reinserción laboral para apoyar en la lucha contra el desempleo generado por la pandemia de coronavirus.

Según explica Moís, la pandemia ha exigido a las empresas acelerar sus planes tecnológicos para mantenerse cerca de sus consumidores a la distancia, ya sea mediante servicio al cliente, productos o logística; justo cuando éstas se encuentran presionadas por reducción de personal o recortes en capacitación.

“Los profesionistas en la parte digital nunca habían tenido tanta chamba, entonces esos perfiles son súper escasos”.

De esta manera, la demanda por talento tecnológico está registrando un repunte. Clara muestra de ello es que durante estos meses de pandemia la plantilla estudiantil de Bedu creció 50 por ciento anual, por lo que que la propuesta de Moís, de educación tecnológica a distancia para las masas está más vigente que nunca.

Por ejemplo, paralelo a los cursos abiertos al público, Bedu cuenta con una línea de negocios centrado en la capacitación empresarial. Empresas como Aeroméxico, Santander, o Liverpool han contratado sus servicios para la capacitación de su personal.

En las empresas de tecnología, el que tú llegues con un diploma te consigue una entrevista, pero no la chamba

Según Moís, es cuestión de tiempo para que esta vertical de negocios le represente a Bedu su principal fuente de ingresos.

“Lo que les decimos a las empresas es 'oye, en vez de que el mismo número de personas se estén moviendo una empresa a la otra, más bien hay que crecer la cantidad de gente disponible para que puedan tener crecimiento profesional y la empresa pueda tener el talento que requiere'.

“Ahorita las empresas creen que como las cosas están difíciles la gente no se va a ir. El tema es quién se queda y quién se va, es muy fácil que se queden personas que no tienen otra alternativa, mientras que justo esos perfiles que son muy peleados tienen cinco ofertas al día siguiente”.

De esta manera, y gracias a las inversiones recientes, en el corto plazo Bedu tiene en la mira expandir sus operaciones hacia el resto del mercado corporativo y civil de Latinoamérica, así como en el mercado hispano en Estados Unidos.

“Creemos que tenemos que hacer las cosas mejor porque no somos una gran institución como una universidad. Esa humildad nos ha ayudado a estar muy pendientes de cómo se mueven las cosas en las empresas, qué nuevas tecnologías cambiaron para que los programas sean realmente lo más cercano a lo que vas a vivir en tu vida profesional.

"Es importante tener en mente que cada día que no aprendemos algo nuevo es un día que nos estamos volviendo obsoletos, porque el mundo está cambiando y está cambiando muy rápido”, asegura el emprendedor.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Escucha el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Antes de la pandemia, explica el emprendedor Moís Cherem, 90 por ciento de las empresas ya estaban batallando para encontrar el talento que requerían. El complicado contexto actual de despidos y confinamiento aceleró la guerra que ya existía entre empresas por el talento tecnológico en México.

Debido a esto, hoy en las áreas tecnológicas las empresas buscan conocimiento probado más allá de títulos universitarios, y la empresa de Moís, Bedu, busca llenar este vacío de talento tecnológico y empresarial en el país.

Bedu es una plataforma que bajo el modelo de "blended learning" mezcla clases en línea y presenciales para la enseñanza en habilidades de alta demanda en el mercado laboral.

Entre decenas de cursos, los usuarios pueden capacitarse en materias prioritariamente tecnológicas y de negocios, como marketing digital, ciencia de datos, desarrollo web, interfaz de usuarios, business intelligence o programación, así como inglés empresarial o finanzas.

Con cursos iniciando semana a semana bajo un modelo híbrido, con una duración de entre cuatro y cinco meses, los alumnos estudian en línea con los materiales que Bedu les provee y refuerzan los conocimientos y aclaran dudas mediante clases presenciales o vía remota con expertos de probada experiencia.

Este acercamiento le permite a Bedu tener una alta tasa de graduados, 90 por ciento, cuando el estándar de la educación en línea es de 10 por ciento.

“Si bien hay ofertas en línea, esto puede ser desde aprender gratis en YouTube hasta hacerlo en plataformas de paga, típicamente la gente no aprende a un nivel suficiente para obtener un trabajo. Eso deriva de este sentido de comunidad, de cómo los ayudan los expertos.

Es importante tener en mente que cada día que no aprendemos algo nuevo es un día que nos estamos volviendo obsoletos

"Lo que estamos tratando de solucionar es la puerta de entrada a las empresas, y ya en en ellas tienes que seguir aprendiendo, tienes que ponerte pilas y meterle mucha intensidad”.

Según explica Moís, la idea de fondo es que las personas complementen su perfil con nuevos conocimientos, encuentren un mejor empleo o emprendan su propio negocio. Así, de acuerdo con estimaciones de Bedu, sus egresados tienen una probabilidad de 86 por ciento de ser contratados a pesar de no contar necesariamente con un título universitario.

"En México hay muchas personas estudiando ingenierías pero no necesariamente con las habilidades que están buscando las empresas. En las empresas de tecnología, el que tú llegues con un diploma a lo mejor te consigue una entrevista, pero no te consigues la chamba. Van a evaluar cuál es tu portafolio y tus capacidades. Es una contratación que va mucho más basada en lo que sabes hacer que en lo que dice tu diploma.

"Eso genera una oportunidad interesante para personas con perfiles atípicos, es decir, una persona con carrera trunca pero muy dedicada, muy inteligente, muy trabajadora y justo en estas materias tecnológicas el diploma importa menos”.

Debido al rápido avance tecnológico y empresarial –dice Moís–, tanto las universidades públicas como privadas batallan para mantener sus planes de estudio actualizados.

Al mismo tiempo las empresas no han podido o sabido comunicar sus requerimientos de recursos humanos a los centros de estudio.

Esto representa una desventaja para los egresados, quienes se encuentran en el plano laboral sin algunas de las habilidades de mayor demanda en el mercado.

“Nuestros alumnos típicamente ya fueron a la universidad pero quedaron con algunas carencias que necesitan para poder tener éxito en el mercado laboral. Las universidades en términos generales tienen una currícula un tanto obsoleta, cada año tienes que estar viendo cuáles son los nuevos paradigmas, los lenguajes más recientes para tener a los profesionistas en el mejor punto”.

Para las empresas este atraso en los planes de estudio también representa un problema, pues al no encontrar el talento que necesitan en los egresados de las universidades éstas deben invertir en capacitación o incluso continuar trabajando sin el personal que requieren. Esto tiene impactos reales en sus finanzas, competitividad y productividad.

"En México la carencia de especialistas en tecnología es de cerca de 150 mil personas y luego cuando lo ves del lado de las empresas cuatro de cada cinco CEO's considera que sus colaboradores no tienen las habilidades necesarias para triunfar en el nuevo contexto de la economía. Si pones todos esos datos juntos se ve una carencia gigantesca que tienen que ser solucionada tan pronto como sea posible”.

Foto: Roberto Hernández

EVOLUCIÓN

Previo a fundar Bedu, Moís ya era bien conocido en los círculos de emprendimiento internacionales, luego de haber iniciado en 2007 la plataforma Enova junto a sus amigos Jorge Camil y Raúl Maldonado.

A diferencia de Bedu, Enova se dedicaba a la construcción, desarrollo y operación de espacios educativos online e in situ, abiertos al público de bajos ingresos, especialmente jóvenes y amas de casa.

En su mejor momento, Enova instaló 155 centros educativos a los que llamó la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA) y contó con alrededor de dos millones de estudiantes en habilidades tecnológicas, matemáticas e inglés.

Por el impacto social de Enova, Moís se ganó con los años el reconocimiento de instituciones como la OCDE, el Foro Económico Mundial o la red de emprendedurismo Endeavor, de los cuales se convirtió en speaker, en tanto que le mereció ganar el premio Rising Star de la escuela Harvard Kennedy, así como los premios al emprendedor social del año por parte de Ernst & Young y la Fundación Schwab.

“¿Por qué los emprendedores sociales son capaces de resolver problemas que dejan perplejos a burócratas o empresas experimentadas?”, escribió Moís en 2013 en un artículo para el Fondo Económico Mundial. “Porque la creatividad y el propósito social están integrados en nuestros sistemas de una manera que es difícil de alcanzar para los jugadores más establecidos. Sólo a través de la innovación disruptiva podemos impactar sistémicamente a las personas en las regiones más difíciles”.

Con este bagaje tras de sí, para 2016 Moís pivoteó el modelo de Enova hacia el mercado de la enseñanza corporativa y de profesionistas activos.

Progresivamente Bedu ha ido tomando tracción y al momento contabiliza cinco mil egresados repartidos entre México, España y Colombia.

Para este fin, en mayo de 2019 Bedu levantó una ronda de inversión de cuatro millones de dólares liderada por el fondo Elevar Equity, caracterizado por financiar proyectos disruptivos de impacto social.

“En Bedu lo que encontramos fue un modelo para capacitar a personas con habilidades más avanzadas. De Enova nos llevamos el aprendizaje de lo potente que es el blended learning y lo aplicamos en Bedu a otro sector”, explica Moís.

Los profesionistas en la parte digital nunca habían tenido tanta chamba, entonces esos perfiles son súper escasos

COMPETENCIA Y PANDEMIA

De manera reciente, Bedu fue reconocida entre más de dos mil participantes globales por el reto Santander X Tomorrow Challenge, en el que ganó en la categoría de reinserción laboral para apoyar en la lucha contra el desempleo generado por la pandemia de coronavirus.

Según explica Moís, la pandemia ha exigido a las empresas acelerar sus planes tecnológicos para mantenerse cerca de sus consumidores a la distancia, ya sea mediante servicio al cliente, productos o logística; justo cuando éstas se encuentran presionadas por reducción de personal o recortes en capacitación.

“Los profesionistas en la parte digital nunca habían tenido tanta chamba, entonces esos perfiles son súper escasos”.

De esta manera, la demanda por talento tecnológico está registrando un repunte. Clara muestra de ello es que durante estos meses de pandemia la plantilla estudiantil de Bedu creció 50 por ciento anual, por lo que que la propuesta de Moís, de educación tecnológica a distancia para las masas está más vigente que nunca.

Por ejemplo, paralelo a los cursos abiertos al público, Bedu cuenta con una línea de negocios centrado en la capacitación empresarial. Empresas como Aeroméxico, Santander, o Liverpool han contratado sus servicios para la capacitación de su personal.

En las empresas de tecnología, el que tú llegues con un diploma te consigue una entrevista, pero no la chamba

Según Moís, es cuestión de tiempo para que esta vertical de negocios le represente a Bedu su principal fuente de ingresos.

“Lo que les decimos a las empresas es 'oye, en vez de que el mismo número de personas se estén moviendo una empresa a la otra, más bien hay que crecer la cantidad de gente disponible para que puedan tener crecimiento profesional y la empresa pueda tener el talento que requiere'.

“Ahorita las empresas creen que como las cosas están difíciles la gente no se va a ir. El tema es quién se queda y quién se va, es muy fácil que se queden personas que no tienen otra alternativa, mientras que justo esos perfiles que son muy peleados tienen cinco ofertas al día siguiente”.

De esta manera, y gracias a las inversiones recientes, en el corto plazo Bedu tiene en la mira expandir sus operaciones hacia el resto del mercado corporativo y civil de Latinoamérica, así como en el mercado hispano en Estados Unidos.

“Creemos que tenemos que hacer las cosas mejor porque no somos una gran institución como una universidad. Esa humildad nos ha ayudado a estar muy pendientes de cómo se mueven las cosas en las empresas, qué nuevas tecnologías cambiaron para que los programas sean realmente lo más cercano a lo que vas a vivir en tu vida profesional.

"Es importante tener en mente que cada día que no aprendemos algo nuevo es un día que nos estamos volviendo obsoletos, porque el mundo está cambiando y está cambiando muy rápido”, asegura el emprendedor.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Seguirá Guanajuato en semáforo amarillo: Daniel Díaz

Llama Secretario de Salud a no relajar las medidas para contener el repunte de contagios.

Local

Causa estragos el coronavirus

La Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG), registró cuatro decesos por covid-19 en el municipio.

Local

Volver a cuarentena sería insoportable

Creen que de volver las restricciones sanitarias muchos tendrían que cerrar definitivamente sus comercios.

Finanzas

Presentan plan para la estación Tulum del Tren Maya

Las propuestas recibidas van de los 3.5 a los 3.7 millones de pesos por el anteproyecto

Sociedad

Defensa a periodistas se volverá burocrática, advierte RSF

La SIP exhortó a AMLO y otros presidentes a dejar de estigmatizar a la prensa

Sociedad

Coahuila, NL y Durango, en riesgo de regresar a semáforo rojo por Covid-19

Chihuahua se coloca en color rojo, otros 19 estados están en color naranja, 11 en amarillo y sólo Campeche se mantiene en verde

Gossip

Laura Pausini interpreta tema de la película de Sophia Loren en Netflix

El tema fue compuesto por la reconocida cantautora Diane Warren y es el primer proyecto musical de Pausini desde su álbum Hazte sentir, de 2018.

Gossip

De Mazatlán al rancho, Manelyk y Jawy estrenan Mawy, segunda temporada

Manelyk y Jawy aprovechan sus redes para mandar un mensaje de responsabilidad sanitaria

Sociedad

Van 28 estados que aprueban Ley Olimpia contra ciberacoso

Hasta 1.7 mdp de multa y 11 años de cárcel a los responsables delitos sexuales por internet