imagotipo

Los “osos” que causan pena

  • Belisario Gutierrez
  • en Espectáculos

Los personajes que aparecen en televisión y que se dedican al medio siempre están previamente ensayados para no tener “pánico escénico” ante las cámaras, poseen el poder de saber improvisar ante cualquier imprevisto y salir avantes cuando alguna desafortunada situación los pone en “jaque”, sin embargo, los nervios se pueden presentar y los errores, aunque raros, se han dado en varios eventos que a continuación recordamos.

Comenzamos esta pequeña lista con la cantante y poetisa estadunidense Patti Smith, que dio la nota cuando el año pasado en la ceremonia de entrega de los Premios Nobel, al interpretar la canción A Hard Rain´s a Gonna Fall, estrepitosamente se detuvo, se tapó los ojos con las manos y dijo a los asistentes: “¿Podemos retomar esta estrofa? Lo siento, estoy tan nerviosa”.

Otro gran error en vivo, lo protagonizo Paulina Rubio en 2016. Resulta que al final de su actuación en los Premios Telehit, La Chica Dorada eufóricamente gritó “los quiero, MTV”, al darse cuenta de su garrafal “muestra de cariño”, completó la frase diciendo: “¡No vale nada, Telehit es el mejor!”. Pese a su arreglo, fue la comidilla en las redes sociales y estamos seguros que no volverá a ser parte del elenco de la entrega de reconocimientos del canal de videos musicales.
LA MISS UNIVERSO QUE NO FUE

Un detalle que además de ser una falla, fue muy cruel, es la que cometió el presentador estadunidense Steve Harvey, quien en plena final del concurso Miss Universo, se equivocó al designar reina de belleza a la colombiana Ariadna Gutiérrez, para después darse cuenta de que en realidad era la representante de Filipinas. El hecho arrancó las lágrimas de la latina y rápidamente le quitaron la corona para colocársela a la ganadora correcta.

Otro quien cayó en el desacierto fue el comunicador Pedro Sola, quien se volvió una estrella en las redes sociales cuando en pleno programa Ventaneando, en una mención comercial de una marca de mayonesa, “Pedrito” dijo el nombre de la competencia.A la guapa Galilea Montijo se le escapó un jugoso contrato además de hacer el “oso” en una presentación, en la cual era la maestra de ceremonias. En un evento celebrado en Monterrey, a la conductora del programa Hoy, “no le subió el agua al tinaco” y en lugar de decir el nombre de Banorte, citó el de Bancomer; hecho que le valió miles de abucheos, risas y descontento con la gente que estaba presente. Por último, y la más reciente en caer presa de los nervios, fue la británica Adele, quien abrió la pasada entrega de los Premios Grammy con un tributo al recién fallecido George Michael, pero cuando comenzaba la ofrenda hacia su paisano se equivocó, dijo una grosería, pidió disculpas por su error y comenzó de nuevo el tema Fastlove. Los televidentes y los asistentes impávidos disfrutamos de su extraordinaria ejecución de esta segunda vez, que fue una de las más emotivas dentro de esta ceremonia.