/ jueves 10 de enero de 2019

Andy Murray anuncia su retiro del tenis este año

Murray, de 31 años, indicó que le gustaría poner fin a su carrera en casa, en el torneo de Wimbledon, pero reconoció que quizás no llegue hasta ahí

El tenista británico Andy Murray anunció este viernes entre lágrimas que probablemente se retirará de la competición este año debido al intenso dolor por una lesión de cadera y dijo que el Abierto de Australia que comienza la semana que viene podría ser el último torneo de su carrera.

El ex número uno del tenis mundial, tres veces ganador de un Grand Slam, rompió a llorar en una conferencia de prensa en Melbourne en la que contó que el dolor se había vuelto casi insoportable.

Andy Murray se somete a una cirugía de cadera


"Puedo jugar con límites. Pero los límites y el dolor al mismo tiempo no me permiten disfrutar de la competición ni de los entrenamientos", dijo emocionado el escocés.

Murray, de 31 años, indicó que le gustaría poner fin a su carrera en casa, en el torneo de Wimbledon, pero reconoció que quizás no llegue hasta ahí.

A Murray se lo recordará por haber sido el primer británico en ganar Wimbledon en 77 años y como un jugador que se abrió camino hasta lo más alto en una época de oro en la que también destacaban Roger Federer, Novak Djokovic y Rafael Nadal.

"Donde me gustaría poner fin a la competición es en Wimbledon, pero no estoy seguro de que vaya a poder hacerlo", admitió.

"Llevo luchando mucho tiempo. No estoy seguro de que pueda jugar con dolor durante otros cuatro o cinco meses", dijo Murray ante la prensa. "Hice prácticamente todo lo que pude para intentar que mi cadera mejore y no sirvió de mucho", añadió.

El escocés se retiró el año pasado del Abierto de Australia para someterse a una operación de cadera y se reincorporó junio, en el torneo de Queen's Club en Londres.

Solo apareció en cuatro ocasiones más antes de poner fin a su temporada en septiembre, después del torneo de Shenzhen, para concentrarse en su regreso de pleno a la competición.

Pero la semana pasada cayó en la segunda ronda de Brisbane y el jueves abandonó después de menos de una hora un partido de entrenamiento con Novak Djokovic.

"Creo que hay probabilidades de que el Abierto de Australia sea mi último torneo", dijo sobre el primer Grand Slam de 2019, que se disputará del 14 al 27 de enero.

Aunque pretende disputar su partido de la primera ronda contra el español Roberto Bautista la próxima semana en Melbourne Park, aún está por ver cómo soportará su cuerpo partidos de hasta cinco sets bajo el intenso calor australiano.

"Voy a jugar. Todavía puedo jugar a un cierto nivel, que no es un nivel en el que me sienta feliz jugando", señaló.

El británico dijo que podría someterse a otra operación de cadera, pero señaló que se tratará más bien de una cuestión de calidad de vida una vez deje la raqueta. "Es algo que me estoy planteando muy seriamente ahora", afirmó.

Roger Federer se enfrentará a Serena Williams en Copa Hopman


Murray, que dominó la clasificación de la AFP durante años junto a Federer, Djokovic y Nadal, cayó hasta la posición 230 del ránking.

Desde que ganó su segundo torneo de Wimbledon, en 2016, no ha llegado a la final de un Grand Slam. Pero desde que debutó en el tenis profesional, en 2005, ha gozado de una carrera brillante en la que no solo logró tres títulos de Grand Slam sino también dos medallas de oro olímpicas, además de coronarse en 45 torneos de la ATP.


El tenista británico Andy Murray anunció este viernes entre lágrimas que probablemente se retirará de la competición este año debido al intenso dolor por una lesión de cadera y dijo que el Abierto de Australia que comienza la semana que viene podría ser el último torneo de su carrera.

El ex número uno del tenis mundial, tres veces ganador de un Grand Slam, rompió a llorar en una conferencia de prensa en Melbourne en la que contó que el dolor se había vuelto casi insoportable.

Andy Murray se somete a una cirugía de cadera


"Puedo jugar con límites. Pero los límites y el dolor al mismo tiempo no me permiten disfrutar de la competición ni de los entrenamientos", dijo emocionado el escocés.

Murray, de 31 años, indicó que le gustaría poner fin a su carrera en casa, en el torneo de Wimbledon, pero reconoció que quizás no llegue hasta ahí.

A Murray se lo recordará por haber sido el primer británico en ganar Wimbledon en 77 años y como un jugador que se abrió camino hasta lo más alto en una época de oro en la que también destacaban Roger Federer, Novak Djokovic y Rafael Nadal.

"Donde me gustaría poner fin a la competición es en Wimbledon, pero no estoy seguro de que vaya a poder hacerlo", admitió.

"Llevo luchando mucho tiempo. No estoy seguro de que pueda jugar con dolor durante otros cuatro o cinco meses", dijo Murray ante la prensa. "Hice prácticamente todo lo que pude para intentar que mi cadera mejore y no sirvió de mucho", añadió.

El escocés se retiró el año pasado del Abierto de Australia para someterse a una operación de cadera y se reincorporó junio, en el torneo de Queen's Club en Londres.

Solo apareció en cuatro ocasiones más antes de poner fin a su temporada en septiembre, después del torneo de Shenzhen, para concentrarse en su regreso de pleno a la competición.

Pero la semana pasada cayó en la segunda ronda de Brisbane y el jueves abandonó después de menos de una hora un partido de entrenamiento con Novak Djokovic.

"Creo que hay probabilidades de que el Abierto de Australia sea mi último torneo", dijo sobre el primer Grand Slam de 2019, que se disputará del 14 al 27 de enero.

Aunque pretende disputar su partido de la primera ronda contra el español Roberto Bautista la próxima semana en Melbourne Park, aún está por ver cómo soportará su cuerpo partidos de hasta cinco sets bajo el intenso calor australiano.

"Voy a jugar. Todavía puedo jugar a un cierto nivel, que no es un nivel en el que me sienta feliz jugando", señaló.

El británico dijo que podría someterse a otra operación de cadera, pero señaló que se tratará más bien de una cuestión de calidad de vida una vez deje la raqueta. "Es algo que me estoy planteando muy seriamente ahora", afirmó.

Roger Federer se enfrentará a Serena Williams en Copa Hopman


Murray, que dominó la clasificación de la AFP durante años junto a Federer, Djokovic y Nadal, cayó hasta la posición 230 del ránking.

Desde que ganó su segundo torneo de Wimbledon, en 2016, no ha llegado a la final de un Grand Slam. Pero desde que debutó en el tenis profesional, en 2005, ha gozado de una carrera brillante en la que no solo logró tres títulos de Grand Slam sino también dos medallas de oro olímpicas, además de coronarse en 45 torneos de la ATP.


Local

Colorido desfile de primavera

La representación del municipio en el presidium estuvo a cargo de la secretaria del Ayuntamiento, Karla Escárcega Robledo.

Círculos

Cumplen su sueño de amor

La emotiva ceremonia religiosa se llevó a cabo en el Convento de San Agustín y fue oficiada por el Sacerdote, Cristóbal Mosqueda Ortega.

Sociedad

Modernizan la telecomunicación de la Guardia Nacional con 11 mil mdp

La integración de las redes de seguridad se ubica entre las 10 prioridades para pacificar al país, poniendo por delante profesionalización y derechos humanos

Política

Recuerdan en dividido homenaje a Colosio

Familia del excandidato presidencial esperaba la llegada de Alfonso Durazo, quien fuera su secretario

Política

Resultan ambiguas las consultas para el Plan Nacional de Desarrollo

Para el académico Claudio Nieto, los ejercicios de opinión pública no tienen un mecanismo que le dé seriedad y legitimidad, por lo que son manipulables

Sociedad

Rescatan migrantes en Tamaulipas

Un grupo fue liberado de hombres armados tras un breve intercambio de disparos; hay un muerto

Literatura

Hojas de papel volando | La generación Beat (Dos) Descenso a los infiernos

A este grupo así denominado pertenecieron los hoy símbolos de su tiempo. Y su herencia cultural aún persiste. Jack Kerouac, William S. Burroughs, Allen Ginsberg, Lucien Karr, Neal Cassady y más

Cultura

Completan Sinfonía inconclusa de Schubert con inteligencia artificial

Alondra de la Parra dirige la pieza de Schubert en un concierto que unió talento humano con inteligencia artificial