imagotipo

La selección Rusa presentará tres nuevas estrellas

La plantilla de la selección de Rusia ha sufrido cambios significativos en los últimos años. Dos veteranos como Sergei Ignashevich y Vasily Berezutsky renunciaron a la selección, Roman Shirokov colgó las botas y el delantero Artem Dzyuba está de baja por una lesión de rodilla.

Afortunadamente, el seleccionador Stanislav Cherchesov dispone de varios jóvenes que están listos para tomar el relevo. La responsabilidad recae principalmente en los hombros de los centrocampistas de 21 años Aleksandr Golovin y Alexei Miranchuk, y el defensa de 23 años Georgi Dzhikiya.
GOLOVIN, CABALLITO DE BATALLA

El mundo del futbol empezó a fijarse en Golovin gracias a Leonid Slutsky, que incluyó al mediocampista en su once inicial en los dos primeros encuentros de Rusia en la pasada Eurocopa. Los hinchas rusos ya lo habían visto jugar antes con la selección, pues Fabio Capello convocó a Golovin para un amistoso contra Bielorrusia en junio de 2015. Para entonces, apenas había jugado en Primera División, pero logró marcar en su debut con la selección.
MIRANCHUK, OTRA JOYA

Hoy en día, las carreras de Miranchuk y Golovin comparten bastantes similitudes. Ambos recibieron el premio al mejor jugador joven de la Liga rusa: Alexei, en 2015, y Aleksandr un año después. Miranchuk debutó con la absoluta en el mismo encuentro que Golovin, un triunfo por 4-2 contra Bielorrusia en junio de 2015, y vio puerta también.
DZHIKIYA, EMPIEZA A BRILLAR

Dzhikiya sólo ha jugado un partido con Rusia: en el reciente triunfo por 0-3 contra Hungría. Sin embargo, su actuación fue de tanta calidad que pocos dudan que el jugador del Spartak será uno de los defensas titulares de su país en esta Copa Confederaciones. Dzhikiya domina el juego aéreo, es fuerte al salir al cruce y tiene un gran sentido de la colocación.