/ domingo 30 de septiembre de 2018

Aficionados agreden a reporteros en la llegada de Chivas

Los violentos seguidores comenzaron a empujar a todos los medios presentes hasta sacarlos del lugar

La llegada del Rebaño tuvo inconvenientes, en medio del orden entre cientos de seguidores rojiblancos y la seguridad del lugar. Hubo dos líderes del chiverío que intimidaron e incluso golpearon a representantes de los medios de comunicación.

Un grupo de reporteros, fotógrafos y camarógrafos se colocó en un lugar específico de la terminal aérea para tener las imágenes de los jugadores rojiblancos. Todo transcurrió con normalidad hasta que llegaron de forma agresiva tres personajes.

Los violentos seguidores comenzaron a empujar a todos los medios presentes hasta sacarlos del lugar.

“Échenle, ayúdennos ustedes como medios, échenle por favor”, dijo uno de los líderes al momento de empujar a los reporteros y fotógrafos que estaban en el pasillo formados minutos atrás.

“Lo único que se están ganando es que les acomodemos una golpiza”, dijo el otro involucrado.

Las palabras y las formas subieron de tono hasta que apareció la agresión física. Un reportero de una televisora y dos fotógrafos de medios impresos, fueron las víctimas de los pseudoaficionados.

Sin otro remedio y con la seguridad del lugar sin actuar, los medios de comunicación salieron del lugar y esperaron a los jugadores cerca del autobús.

Al existir imágenes claras de los agresores, la liga y Chivas tienen que actuar para alejar a estos personajes del futbol.

LLEGARON

La grandeza de Chivas no caduca, tampoco su imán con la gente. El Rebaño llegó a la CDMX y fiel a su slogan la tiñó con sus colores. La capital es la casa de las Águilas, pero el chiverío es el invitado más esperado.Banderas, papeles, mantas, cartulinas y tambores estuvieron presentes en el lugar. Fueron decenas, cientos y luego miles de seguidores rojiblancos los que interrumpieron la paz del recinto.

El vuelo se demoró y eso permitió que la cantidad de fanáticos creciera. Los pasillos y escaleras estuvieron repletos.

Los cánticos le dieron un toque de fiesta al lugar, los presentes cantaron hasta quedarse sin voz. Las banderas enormes ondearon una y otra vez, hubo varias en alusión a Emiratos Árabes. El Mundial de Clubes se acerca y el apoyo para los tapatíos va a estar presente en esas lejanas tierras.

La espera siguió, las canciones también. Varios pasajeros extranjeros y nacionales se notaron sorprendidos por lo que pasaba y no dudaron en sacar sus teléfonos para grabar y transmitir lo que veían.

Luego de varios minutos el avión aterrizó y fue cuestión de segundos para que los jugadores aparecieran. Josecarlos Van Rankin, Michael Pérez e Isaac Brizuela fueron los primeros en interactuar con su gente. Entre empujones lograron avanzar y subir al autobús.

El siguiente grupo lo lideró Raúl Gudiño, el “Aris” Hernández, Jair Pereira y Ángel Zaldívar. La pasarela continúo con José Cardozo, el paraguayo experimentó por primera vez el cariño que le tiene la capital al chiverío. Pepe dio algunos autógrafos y luego abordó el vehículo. Hedgardo Marín, Josecarlos Van Rankin, Gael Sandoval y Alan Cervantes también avanzaron lento.

El último en aparecer y el más aclamado de los rojiblancos fue Alan Pulido. El atacante del Rebaño caminó entre abrazos y gritos. Alan como pudo alcanzó a atender a unos niños antes de entrar al camión.

Ya con todos arriba, el vehículo avanzó y de inmediato se trasladó al hotel de concentración. Chivas llegó y alborotó a la capital. Otra vez es suya.


La llegada del Rebaño tuvo inconvenientes, en medio del orden entre cientos de seguidores rojiblancos y la seguridad del lugar. Hubo dos líderes del chiverío que intimidaron e incluso golpearon a representantes de los medios de comunicación.

Un grupo de reporteros, fotógrafos y camarógrafos se colocó en un lugar específico de la terminal aérea para tener las imágenes de los jugadores rojiblancos. Todo transcurrió con normalidad hasta que llegaron de forma agresiva tres personajes.

Los violentos seguidores comenzaron a empujar a todos los medios presentes hasta sacarlos del lugar.

“Échenle, ayúdennos ustedes como medios, échenle por favor”, dijo uno de los líderes al momento de empujar a los reporteros y fotógrafos que estaban en el pasillo formados minutos atrás.

“Lo único que se están ganando es que les acomodemos una golpiza”, dijo el otro involucrado.

Las palabras y las formas subieron de tono hasta que apareció la agresión física. Un reportero de una televisora y dos fotógrafos de medios impresos, fueron las víctimas de los pseudoaficionados.

Sin otro remedio y con la seguridad del lugar sin actuar, los medios de comunicación salieron del lugar y esperaron a los jugadores cerca del autobús.

Al existir imágenes claras de los agresores, la liga y Chivas tienen que actuar para alejar a estos personajes del futbol.

LLEGARON

La grandeza de Chivas no caduca, tampoco su imán con la gente. El Rebaño llegó a la CDMX y fiel a su slogan la tiñó con sus colores. La capital es la casa de las Águilas, pero el chiverío es el invitado más esperado.Banderas, papeles, mantas, cartulinas y tambores estuvieron presentes en el lugar. Fueron decenas, cientos y luego miles de seguidores rojiblancos los que interrumpieron la paz del recinto.

El vuelo se demoró y eso permitió que la cantidad de fanáticos creciera. Los pasillos y escaleras estuvieron repletos.

Los cánticos le dieron un toque de fiesta al lugar, los presentes cantaron hasta quedarse sin voz. Las banderas enormes ondearon una y otra vez, hubo varias en alusión a Emiratos Árabes. El Mundial de Clubes se acerca y el apoyo para los tapatíos va a estar presente en esas lejanas tierras.

La espera siguió, las canciones también. Varios pasajeros extranjeros y nacionales se notaron sorprendidos por lo que pasaba y no dudaron en sacar sus teléfonos para grabar y transmitir lo que veían.

Luego de varios minutos el avión aterrizó y fue cuestión de segundos para que los jugadores aparecieran. Josecarlos Van Rankin, Michael Pérez e Isaac Brizuela fueron los primeros en interactuar con su gente. Entre empujones lograron avanzar y subir al autobús.

El siguiente grupo lo lideró Raúl Gudiño, el “Aris” Hernández, Jair Pereira y Ángel Zaldívar. La pasarela continúo con José Cardozo, el paraguayo experimentó por primera vez el cariño que le tiene la capital al chiverío. Pepe dio algunos autógrafos y luego abordó el vehículo. Hedgardo Marín, Josecarlos Van Rankin, Gael Sandoval y Alan Cervantes también avanzaron lento.

El último en aparecer y el más aclamado de los rojiblancos fue Alan Pulido. El atacante del Rebaño caminó entre abrazos y gritos. Alan como pudo alcanzó a atender a unos niños antes de entrar al camión.

Ya con todos arriba, el vehículo avanzó y de inmediato se trasladó al hotel de concentración. Chivas llegó y alborotó a la capital. Otra vez es suya.


Local

Habrá mesa de trabajo con transportistas inconformes

Autorizan circular a camiones de Villa Barahona en tanto se dal los trabajos de negociación.

Valle de Santiago

Templo de La Merced lugar emblemático para los vallenses

Su fiesta principal es el día 24 de septiembre que se celebra con una romería en el barrio y calles adyacentes.

Local

Apuestan ganaderos a tecnificación para garantizar inocuidad

90% de los productores tienen sus espacios protegidos.

Local

Asesinan a 49 policías en Guanajuato

Irapuato y Salamanca, los municipios con más policías víctimas de homicidio.

Futbol

América vence a Monarcas y llega a la final, se enfrentará a Rayados

Con goles de Ibarra y Viñas, las Águilas remontaron a Morelia

Gossip

México se queda a un paso y Sudáfrica se corona Miss Universo

Zozibini Tunzi sucederá en este certamen de belleza a la filipina Catriona Gray, que se llevó la corona el año pasado

Mundo

Venta de armas se incrementa un 4.6% en el mundo

Con 420 mil mdd, el volumen de negocio de los 100 principales productores de armas del mundo está en pleno crecimiento gracias a la vitalidad del sector en EU

Mundo

Cachan a embajador de México en Argentina robando un libro

El embajador Óscar Valero escondió el libro en un locker pero al intentar llevárselo sonó la alerta de la librería