/ miércoles 26 de septiembre de 2018

Joaquín Rocha ganó la presea de bronce en los juegos de México 68

El boxeador sigue siendo admirado por la gente

Se acercael 50 aniversario de los Juegos Olímpicos de México 68 y la nostalgia lo invade.

Ya no más el clamor de los miles de compatriotas gritando su nombre cuando enfrentó a sus rivales arriba del ring. Ya no los mensajes de su padre, el luchador Florencio “Yaqui” Rocha, o el ver los gestos que le hacía su entrenador polaco Enrique Nowara desde una esquina durante las contiendas.

Los gritos halagadores se han callado. La furia olímpica ha quedado atrás, junto con anécdotas y recuerdos. De esos años practicando varios deportes en los barrios de Azcapotzalco, hasta que encontró su verdadera pasión en el boxeo.

Hoy, el tímido gigante Joaquín Rocha sigue siendo un hombre íntegro, consciente de lo vivido. Puso su nombre en el muro de los inmortales, lo cual lo tiene satisfecho, aunque su mirada tenga grabado el día que ganó la presea de bronce.

“Se está acabando la generación de oro. De quienes ahora estamos arriba de los 50 años, pero que teníamos valores y principios bien arraigados. El tiempo pasa y no vuelve. Nosotros somos ya historia viva, aunque eso deberían de aprovechar las nuevas generaciones; nuestra experiencia y vivencias para invertirlas en los jóvenes que empiezan. Vivimos la XIX Olimpiada de México y dimos todo”.

Rocha Herrera vuelve al pasado. Con su 1.92 metros de estatura y más de 80 kilogramos, hizo creer a México que los sueños se cumplen si sigues el camino correcto. Porque con tan solo once peleas disputadas, se enfrentó a campeones mundiales sin temor, como al holandés Rudolfus Lubbers, a quien le ganó el tercer lugar olímpico en esta prueba.

“Desgraciadamente todo se está quedando en el olvido. Algunos Olímpicos ya se fueron y los que estamos, nada más nos utilizan para dar realce a sus eventos. Tristemente nuestro Gobierno no aquilata el esfuerzo, lágrimas y dedicación que nos llevó a ceñirse de una medalla Olímpica, que cuántas personalidades hubieran querido lograr. Muchos no llegaron hasta la final, pero los que sí, dimos una gran satisfacción al país”.

No logra comprender cómo un país tan fácilmente olvida.

“Ahora lo único que solicitamos es trabajo para vivir dignamente y dar a la población nuestra experiencia. Y qué pasa, nos vapulean las autoridades. Saben que nos pueden ayudar, pero no quieren” señaló.

Este es Joaquín Rocha, quien sigue siendo admirado por la gente, “por ustedes los medios que siguen rescatando a quienes fuimos medallistas olímpicos”, por el pueblo y esos amigos que no lo han abandonado.

La vivencia que tuvo aquella noche del 24 de octubre en el ring de la Arena México ha quedado en el baúl de los recuerdos, que siempre lo acompañarán porque ser medallista olímpico no se le da a cualquiera. Tiene en mente como si fuera ayer el rostro del ruso Ionas Chepulis, quien le impidió llegar a ceñirse la medalla de oro, pero también recuerda la gran satisfacción que le dio vencer a Rodolfus Lubbers para asegurar la medalla de bronce, el gigante de Azcapotzalco dio todo en el ring.


Se acercael 50 aniversario de los Juegos Olímpicos de México 68 y la nostalgia lo invade.

Ya no más el clamor de los miles de compatriotas gritando su nombre cuando enfrentó a sus rivales arriba del ring. Ya no los mensajes de su padre, el luchador Florencio “Yaqui” Rocha, o el ver los gestos que le hacía su entrenador polaco Enrique Nowara desde una esquina durante las contiendas.

Los gritos halagadores se han callado. La furia olímpica ha quedado atrás, junto con anécdotas y recuerdos. De esos años practicando varios deportes en los barrios de Azcapotzalco, hasta que encontró su verdadera pasión en el boxeo.

Hoy, el tímido gigante Joaquín Rocha sigue siendo un hombre íntegro, consciente de lo vivido. Puso su nombre en el muro de los inmortales, lo cual lo tiene satisfecho, aunque su mirada tenga grabado el día que ganó la presea de bronce.

“Se está acabando la generación de oro. De quienes ahora estamos arriba de los 50 años, pero que teníamos valores y principios bien arraigados. El tiempo pasa y no vuelve. Nosotros somos ya historia viva, aunque eso deberían de aprovechar las nuevas generaciones; nuestra experiencia y vivencias para invertirlas en los jóvenes que empiezan. Vivimos la XIX Olimpiada de México y dimos todo”.

Rocha Herrera vuelve al pasado. Con su 1.92 metros de estatura y más de 80 kilogramos, hizo creer a México que los sueños se cumplen si sigues el camino correcto. Porque con tan solo once peleas disputadas, se enfrentó a campeones mundiales sin temor, como al holandés Rudolfus Lubbers, a quien le ganó el tercer lugar olímpico en esta prueba.

“Desgraciadamente todo se está quedando en el olvido. Algunos Olímpicos ya se fueron y los que estamos, nada más nos utilizan para dar realce a sus eventos. Tristemente nuestro Gobierno no aquilata el esfuerzo, lágrimas y dedicación que nos llevó a ceñirse de una medalla Olímpica, que cuántas personalidades hubieran querido lograr. Muchos no llegaron hasta la final, pero los que sí, dimos una gran satisfacción al país”.

No logra comprender cómo un país tan fácilmente olvida.

“Ahora lo único que solicitamos es trabajo para vivir dignamente y dar a la población nuestra experiencia. Y qué pasa, nos vapulean las autoridades. Saben que nos pueden ayudar, pero no quieren” señaló.

Este es Joaquín Rocha, quien sigue siendo admirado por la gente, “por ustedes los medios que siguen rescatando a quienes fuimos medallistas olímpicos”, por el pueblo y esos amigos que no lo han abandonado.

La vivencia que tuvo aquella noche del 24 de octubre en el ring de la Arena México ha quedado en el baúl de los recuerdos, que siempre lo acompañarán porque ser medallista olímpico no se le da a cualquiera. Tiene en mente como si fuera ayer el rostro del ruso Ionas Chepulis, quien le impidió llegar a ceñirse la medalla de oro, pero también recuerda la gran satisfacción que le dio vencer a Rodolfus Lubbers para asegurar la medalla de bronce, el gigante de Azcapotzalco dio todo en el ring.


Local

Visita López Obrador Salamanca

Dará inicio a rehabilitación de RIAMA

Local

Claustro mayor tres siglos de cultura e historia

17 años como Centro de las Artes Guanajuato

Local

Destacan alumnas de la UG en concurso municipal de debate y oratoria

 El concurso fue convocado por la dirección de Atención a la Juventud del municipio de Salamanca

Mundo

UE enfrenta el desafío de una nueva Europa

La votación para elegir los puestos parlamentarios del bloque provocará una recomposición crucial de los precarios equilibrios políticos dentro del continente

Cultura

Se cumplen 500 años de la fundación de La Habana

Huyendo de Francia tras la caída de Napoleón, el pintor Jean Baptiste Vermay llega a Cuba a finales de 1815 para restaurar los frescos de la catedral

Gossip

Antonio Banderas brilla en Cannes como el Mejor Actor

El actor se lleva el premio a Mejor Actor por su interpretación de un director de cine en Dolor y Gloria de Pedro Almodóvar

Arte

Hojas de Papel Volando | '…Dulce era la luz como un venado…' Pintores de Oaxaca

En Oaxaca la pintura es parte importantísima de la vida. Es el retrato hablado de lo que se es ahí. Alejandro Filio y René Jiménez son artistas de excelencia, hechos y derechos, y herederos de la luz, la imagen y el color de su tierra

Política

Antorchistas increpan a AMLO; “también nosotros sabemos gritar”, responde

El presidente hizo una encuesta entre los presentes sobre si preferían que los apoyos los entregaran de manera directa o continuaran con intermediarios

Sociedad

Mueren niños migrantes en los albergues, acusa ONG

Casi 300 personas con alguna discapacidad están en condiciones deplorables en centros de atención