/ jueves 20 de septiembre de 2018

Agustín Zaragoza conquistó la presea de bronce en los Juegos Olímpicos de México 68

A cincuenta años de distancia, rememora con ESTO la serie de sacrificios que superó para cumplir su sueño

Perseverancia y tenacidad, bien podrían ser los calificativos que llevaron al ex boxeador mexicano Agustín Zaragoza, a subir al podio en los Juegos Olímpicos de México 1968, después de quedar marginado un ciclo antes rumbo a los JO de Tokio 1964.

A cincuenta años de distancia, rememora con ESTO la serie de sacrificios que superó para cumplir su sueño, no sólo de participar en unos JO, sino de ganar una medalla en una disciplina que en esa justa fue la que aportó más preseas con cuatro, de las nueve que ganó en total nuestro país.

“El boxeo, desde pequeño me gustó, sabía que esto era lo mío. Busqué calificar a Tokio 64, pero me venció en la eliminatoria Alfonso Ramírez, fue un momento de mucha tristeza, pero me repuse, digerí esa experiencia, no me di por vencido, sabía que pronto me llegaría otra oportunidad y me llegó en mi país”, expresó el nacido en San Luis Potosí.

La revancha personal no tardó en llegarle, con el ciclo olímpico de cara a México 68. Meses antes del arranque de esa justa, se instalaba como el mejor peso welter a nivel nacional, pero en el selectivo perdió.

Sin embargo, los entrenadores polacos, Enrique Nowara y Casimiro Mazek, le dieron la oportunidad, con la condición que debía abandonar los 66 kilogramos para trepar a los 75, es decir, subir de welter a peso medio y pelear por el boleto en un selectivo interno que resultó muy disputado.

“Fue una batalla conmigo mismo, si quería estar en esos Juegos Olímpicos tenía que hacer ese sacrificio. Di el peso convencido en que lo mejor estaba por venir; gané mi pase en el selectivo, decidido después a ir por la medalla”.

En ruta AL PODIO

En su primer enfrentamiento, desafió al jamaicano Dinsdale Wright, quien imponía por su físico bien trabajado.

“Mi primer rival no era muy frontal, pero pegaba fuerte, preferí la técnica al combate abierto y con jabs de izquierda lo mantuve a distancia para vencerlo con claridad, esa victoria me dio mucha confianza”.

En su siguiente pleito, la afición abarrotó las tribunas de la Arena México, pues estaba a un paso de asegurar la presea ante el checoslovaco Jan Heiduk, que impresionaba con su 1.91 metros de estatura.

“Mi rival era tan alto que yo parecía un enano a su lado y eso que yo medía más de 1.80 (.182 metros). Pegaba fuerte con la derecha, pero era lento y eso lo aproveché para pelearle adentro e impedir que me manejara con su distancia. Cuando anunciaron la decisión 4-1 a mi favor, salté de puro gusto y cómo no, si ya tenía asegurado el bronce”, rememoró. En las semifinales se enfrentó al elusivo soviético Alexey Kiselev y el ganador iría directo a la final.

“Kiselev peleaba siempre en reversa. Su estilo habilidoso terminó por superarme. Recuerdo que me descuidé y me conectó un potente golpe de izquierda a la barbilla. Caí de rodillas a la lona, pero me levanté; sin embargo, Nowara y Mazek aventaron la toalla y me sorprendí. Podía seguir, pero ya era imposible”, externó con cierta nostalgia.

Ya en el podio, la emoción lo invadió y así trajo al presente el momento de gloria que vivió, con la medalla en su pecho.

“Es un grato recuerdo, pasé a la historia con esa medalla. El ser medallista en mi propia casa fue algo de mucha satisfacción. La medalla no sólo es mía, es de todo mi país y de la gente que creyó en mí”, evocó con gesto lleno de satisfacción.

Perseverancia y tenacidad, bien podrían ser los calificativos que llevaron al ex boxeador mexicano Agustín Zaragoza, a subir al podio en los Juegos Olímpicos de México 1968, después de quedar marginado un ciclo antes rumbo a los JO de Tokio 1964.

A cincuenta años de distancia, rememora con ESTO la serie de sacrificios que superó para cumplir su sueño, no sólo de participar en unos JO, sino de ganar una medalla en una disciplina que en esa justa fue la que aportó más preseas con cuatro, de las nueve que ganó en total nuestro país.

“El boxeo, desde pequeño me gustó, sabía que esto era lo mío. Busqué calificar a Tokio 64, pero me venció en la eliminatoria Alfonso Ramírez, fue un momento de mucha tristeza, pero me repuse, digerí esa experiencia, no me di por vencido, sabía que pronto me llegaría otra oportunidad y me llegó en mi país”, expresó el nacido en San Luis Potosí.

La revancha personal no tardó en llegarle, con el ciclo olímpico de cara a México 68. Meses antes del arranque de esa justa, se instalaba como el mejor peso welter a nivel nacional, pero en el selectivo perdió.

Sin embargo, los entrenadores polacos, Enrique Nowara y Casimiro Mazek, le dieron la oportunidad, con la condición que debía abandonar los 66 kilogramos para trepar a los 75, es decir, subir de welter a peso medio y pelear por el boleto en un selectivo interno que resultó muy disputado.

“Fue una batalla conmigo mismo, si quería estar en esos Juegos Olímpicos tenía que hacer ese sacrificio. Di el peso convencido en que lo mejor estaba por venir; gané mi pase en el selectivo, decidido después a ir por la medalla”.

En ruta AL PODIO

En su primer enfrentamiento, desafió al jamaicano Dinsdale Wright, quien imponía por su físico bien trabajado.

“Mi primer rival no era muy frontal, pero pegaba fuerte, preferí la técnica al combate abierto y con jabs de izquierda lo mantuve a distancia para vencerlo con claridad, esa victoria me dio mucha confianza”.

En su siguiente pleito, la afición abarrotó las tribunas de la Arena México, pues estaba a un paso de asegurar la presea ante el checoslovaco Jan Heiduk, que impresionaba con su 1.91 metros de estatura.

“Mi rival era tan alto que yo parecía un enano a su lado y eso que yo medía más de 1.80 (.182 metros). Pegaba fuerte con la derecha, pero era lento y eso lo aproveché para pelearle adentro e impedir que me manejara con su distancia. Cuando anunciaron la decisión 4-1 a mi favor, salté de puro gusto y cómo no, si ya tenía asegurado el bronce”, rememoró. En las semifinales se enfrentó al elusivo soviético Alexey Kiselev y el ganador iría directo a la final.

“Kiselev peleaba siempre en reversa. Su estilo habilidoso terminó por superarme. Recuerdo que me descuidé y me conectó un potente golpe de izquierda a la barbilla. Caí de rodillas a la lona, pero me levanté; sin embargo, Nowara y Mazek aventaron la toalla y me sorprendí. Podía seguir, pero ya era imposible”, externó con cierta nostalgia.

Ya en el podio, la emoción lo invadió y así trajo al presente el momento de gloria que vivió, con la medalla en su pecho.

“Es un grato recuerdo, pasé a la historia con esa medalla. El ser medallista en mi propia casa fue algo de mucha satisfacción. La medalla no sólo es mía, es de todo mi país y de la gente que creyó en mí”, evocó con gesto lleno de satisfacción.

Local

La Expropiación Petrolera y la lucha contemporánea

De acuerdo con lo que se encuentra documentado, tras la promulgación de la Expropiación Petrolera, México se tuvo que sobreponer a un boicot que emprendieron las empresas extranjeras.

Local

Sobresaturados los panteones además de maleza y basura

Muertes con violencia aceleró la ocupación de gavetas.

Sociedad

Insuficientes esfuerzos para abatir secuestros: CNDH

El organismo señala que la actuación de las autoridades no corresponde con la gravedad y frecuencia del delito que se ha incrementado como resultado, entre otros factores, de la impunidad

Sociedad

Hay indicios del paradero de algunos migrantes desaparecidos: Gobernación

Alejandro Encinas señaló que al parecer esos hechos estarían relacionados con el tráfico de personas

Virales

Así fue cómo un iPhone le salva la vida a un australiano del impacto de una flecha

Un australiano decidió sacar su celular para grabar a un sujeto que lo amenazaba; el hombre al notar que sería grabado, reaccionó de manera violenta

Justicia

Secuestran a aspirante a candidatura de Morena en Durango

El secuestro ocurrió el pasado sábado 16 de marzo, y ante la Vicefiscalía se presentó un hombre para denunciar la privación de la libertad de su hermano Juan

Tecnología

Facebook confirma que estudian unificar WhatsApp, Instagram y Messenger

Aunque las tres plataformas seguirían trabajando de forma individual, Zuckerberg analiza unificar sus servicio de mensajería para mejorar la seguridad

Policiaca

Asesinan al "panchillo" en La Capilla

Los socorristas certificaron el fallecimiento de la víctima en el lugar de los hechos, por lo que los uniformados acordonaron el lugar a fin de resguardar los indicios que puedan aportar a esclarecer los hechos.