/ viernes 19 de febrero de 2021

Acuario II, la doble identidad del ex luchador profesional “Güero” González

Desde hace 30 años al frente de la Comisión de Box y Lucha Libre Salamanca

A mediados de los años 70 y tras debutar como luchador emergente en la Ciudad de México, Sergio González Castro “El Güero” asumió doble identidad al recibir el nombre de Acuario II, enmascarado que pronto ganó el cariño y preferencia de los aficionados, mientras que en su faceta de rudo, siguió haciendo de las suyas.

En octubre de 1976 encabezó cartelera en la Arena Irapuato en lucha cabellera vs cabellera.

Sergio González “El Güero” por dos décadas (1968-1988) fue luchador profesional, a lo largo de catorce años como luchador tuvo doble identidad. Actualmente es Presidente de la Comisión de Box y Lucha Libre en Salamanca, cargo por el cual decide retirarse como luchador y dedicarse de lleno a esta encomienda.

A lo largo de su trayectoria deportiva también se le conoció como El Hombre Lobo, Demoster Caballero, Escarlata, Macabro Rojo y Atenas, siendo el nombre de inicio “El Güero” González y termina su carrera como profesional como Acuario II, el de más renombre.

“El Güero” González por azares de la vida a través del Box tuvo su primer acercamiento con el tetrágono, “a la edad de nueve años me salí de la casa por un regaño de mis papás, duré 10 años fuera, estuve viviendo en las calles de la Ciudad de México, hasta que una persona de buen corazón me dio alojo, llegué a la capital del país de aventura en tren”.

A su corta edad por necesidad se acercó al Box, su idea era aprender a defenderse de los compañeros mayores que eran muy abusivos, “empecé con el boxeo en Los Baños Gloria de la Colonia Morelos del popular Barrio de Tepito, sin embargo, por el trabajo que tenía en el trance de mi infancia a la adolescencia -cargaba reses en el rastro- me fui expandiendo, deje de tener un cuerpo atlético para el Box; ahí mismo entrenaban Lucha Libre y me empecé arrimar, poco a poco me fui involucrando, después de cuatro años me llegó mi primera oportunidad de trabajar como luchador, la oportunidad me surgió como emergente, les falto un luchador y ahí empecé”.

Por un tiempo también se le conoció como Caballero Escarlata.

Así también recuerda, “estuve viviendo en una vecindad del barrio de Tepito, se podía caminar todo el tiempo con tranquilidad a las dos o tres de la mañana, no había tanta violencia como ahora, si le caías mal a alguien te pedía un tiro, uno lo aceptaba y nadie se metía, era uno contra uno, eran otros tiempos, teníamos la grandeza de pasear por la ciudad de México a cualquier hora de la noche (sic)”.

En las calles de la Ciudad de México varias veces le tocó el clásico “patín y trompón” o “puro trompón”, “a veces las broncas no eran ni con uno, pero por hacer el paro o quedar bien con alguno hay va uno de metiche, le gustaban a uno los catorrazos”.

Para subsistir en la capital del país recuerda, “en los comercios de venta de jugos agarraba las cascaras de naranja, las volteaba y me comía el gabazo, en las fruterías levantaba los plátanos que tiraban por estar mallugados y me los comía, era una comida muy sana (sonríe)”.

Ya estando en el gimnasio tuvo más amigos e incluso ahí llegaban chavos “picudos” y que habían sido abusivos con él, “me olvidé de la idea de revancha, todo se fue dando de acuerdo a la vida”.

Al ingresar a la Lucha Libre no se escapó del famoso bautizo, “duré tres meses con calentura, pero me gustó y aquí estamos todavía, como decía mi mamá, hágale la lucha mijo, hágale la lucha…., y aún se la seguimos haciendo”.

Por varios años tuvo doble identidad sobre el ring.

En Los Baños Gloria convivió con luchadores de distintas partes del país, entre ellos El Jaibo Flores, El Caballero Tigre - después fue el Gallo Tapado-, Fuerza Guerrera, que en ese tiempo luchaba como El “Cachorro” González, “se dieron las cosas, al grado que cuando acordé ya estaba bien involucrado”.

Cuando debutó como luchador, ya tenía cuatro años entrenando, “empezamos con la lucha olímpica y después la grecorromana, de ahí faltó un luchador, me acuerdo que Dick Angelo, el papá de Fuerza Guerrera, me dijo: ándale pásate al vestidor porque nos faltó uno y tú lo vas a suplir; me pasé y ahí inicie a agarrar la hebra, no recuerdo como me presentaron, salí en puro calzoncillo y descalzo, con una toalla en el cuello, de ahí me motivaron y empecé a hacerme de mi propia indumentaria, quien me regalaba unas zapatillas viejitas, unos calzoncillos, así empezamos; me empezaron a decir Güero González”.

A lo largo de diez años no supo nada de sus papás, “a la edad de 18 años regresé de la Ciudad de México, como que el corazón le avisa a uno, en esos años fallece mi padre y todavía alcancé el sepelio; el regaño que me hicieron y no saber de uno por tanto tiempo finalmente pasó…, ahora aquí estamos y los llevo en el recuerdo”.

De regreso a Guanajuato llegó a una colonia de Irapuato donde había un grupo de luchadores a través de los cuales acercó a la Arena Irapuato, “ahí entrenábamos, venían luchadores del sindicato de León, ellos empezaban a sacar los prospectos, entonces fui conociendo más gente, entre ellos al padrino de mi hijo mayor, él me dio el nombre de Acuario, yo fui el Acuario segundo y él era Acuario primero, gracias a los contactos que teníamos con la gente de México, nos jalaban a varias partes o giras que había, empecé a darme a conocer como técnico, trabajé mucho tiempo por parte de él, anduve en ese entonces por el lado de Morelia”.

Luego de luchar por varios años con diversos motes, en el año de 1973 recibe el nombre de Acuario II, “mi compadre me da el nombre después que me enfrentaron con él, no me dejaba trabajar, él quería hacer todo, fue una pelea mano a mano que duró 1 hora y 20 minutos, le tuve que dar una repasada para demostrar que también traía escuela; ya estando en el vestidor me felicita por el trabajo hecho y después de la gran rivalidad me invita a ser su pareja, me entregó un equipo completo y a la siguiente semana nos programaron como Acuario uno y dos, nunca me imaginé o esperé usar ese nombre (zic)”.

La indumentaria de Acuario II se encontraba conformada por una máscara con ojos de gota de agua, olas en la frente, mallas con la letra A en rodillas y muñequeras, Chamarra o Capa y zapatillas, el color de variaba.

El Güero González, sino trabajaba como referee, estaba de luchador, sin embargo, a partir de este momento tuvo doble identidad sobre el ring, “en las primeras luchas participaba como Güero González, sin máscara era rudo, y ya como Acuario era técnico, la gente nunca reconoció mi doble identidad, en las primeras subía al cuadrilátero y hacia un relajo, ya en las estrellas salía con mi equipo completo normal, era un ídolo”.

Para octubre de 1976, como El Referee Güero González dirimió rivalidad con El Jinete, en mano a mano se jugó la caballera en la Arena Irapuato, donde él salió perdedor.

Como Acuario II obtuvo el campeonato por parejas y peso welter del estado de Michoacán, casi siempre las peleas eran mano a mano, mínimo cada caída duraba 15 minutos.

En ese sentido comenta, “a veces faltaban luchadores y me tocaba subir con indumentaria de luchadores de alto nivel, afortunadamente por la estatura y físico me jalaban”.

Para obtener su licencia de luchador lo mandaron a la ciudad de León a hacer el examen, tuvo como sinodal un señorón de la Lucha Libre, Rodolfo Galindo -el Cavernario Galindo-, ellos se subían directamente a aplicar el examen, eran quince minutos los que tenía que estar el evaluado arriba del ring.

En esa ocasión fueron 15 luchadores a ser evaluados y regresaron ocho con licencia otorgada por la Comisión de Box y Lucha Libre de León, rama del sindicato nacional de luchadores de la Arena México.

Como luchador profesional siempre fue preliminar, nunca llegó al estrellato, pero alternaba con luchadores de renombre: Mil Máscaras, Rayo de Jalisco, Ray Mendoza, El Solitario, Los Villanos cuando aún eran Búfalos Negros, hijos de Ray Mendoza, “Él me apreciaba mucho al igual que Don Daniel García, El Huracán Ramírez, nos llevó a participar a funciones a Centroamerica, nos jaló mucho para allá, a él lo alcancé a ver luchar con el nombre del Cisne Blanco, “es una gran satisfacción conocer a todos ellos sin mascara, los veía con mucha naturalidad, como cualquier amigo”.

En la Arena Irapuato empezó a entrenar al lado de luchadores como Judas, El Perro Morgan, El Indio García, Zaeta Roja, El Chicano, El Mudo Ramírez, el Tarzán Azteca, por mencionar a algunos.

Como Acuario II luchó de 1973 a 1988 y se retira de la Lucha Libre por motivo de trabajo en el departamento de contra incendio de la refinería “Ing. Antonio M. Amor” donde laboró por 36 años, además de asumir el cargo de Presidente de la Comisión de Box y Lucha Libre de Salamanca, “me retiré para dedicarme más de lleno a esta encomienda, no se puede ser juez y parte a la misma vez, en aquel entonces estaba Rogelio Gutiérrez Solórzano y un señor conocido como El Tanque Elevado, Presidente de la Comisión en esta localidad y me invito; con el poquito conocimiento y experiencia que traía de las arenas donde había comisiones empezamos a levantar, se elaboró el reglamento de Lucha Libre de Salamanca, actualmente publicado en el diario oficial”.

En la actualidad también se cuenta con el reglamento de Box y Lucha Libre, “desgraciadamente a nuestras autoridades no les gusta nada de esto, he metido los reglamentos para que se publiquen en el diario oficial, sin embargo, no le dan seguimiento; nuestro reglamento de Box está avalado por la Federación de Comisiones de la República Mexicana e igualmente por el Consejo Mundial de Box”.

Al frente de la Comisión de Box y Lucha Libre ha sido conocido como el referee, comisionado y supervisor, “todavía ahí me avente mis últimas luchitas, inicialmente estuvimos en el Foro Salmantino, ubicado en Hidalgo y Abraham González, después en la cancha El Árbol, trajimos funciones de Lucha Libre en apoyo a los promotores, poco a poco renació la práctica de este deporte en la localidad”.

Enfatiza, “esto ha sido motivo de orgullo y satisfacción, porque cuando inicia la empresa de Triple A con Toño Peña -conocido en aquellos tiempos como Kahoz-, él me mandaba toda la programación distribuida, llegamos a tener en Salamanca hasta seis eventos de Lucha Libre con televisión, el día del evento todos los boletos en primeras filas vendidos, había largas filas, daban vuelta a las instalaciones del casino petrolero e incluso todos los muchachos del Gimnasio Acuario tuvieron la oportunidad de luchar ahí, con televisión, lamentablemente la mayoría no aprovechó la oportunidad”.

Como padre de familia y ex luchador profesional tiene la satisfacción que dos de sus hijos por algún tiempo también fueron luchadores, “el mayor de mis hijos lucho como Señor Sombra y Acuario Jr., mientras que mi hijo menor luchó con el nombre de Red Deimón”.

El Gimnasio Acuario empezó a funcionar en el año de 1990, “no teníamos un espacio fijo, personas nobles nos prestaban sus casas con terrenos de grandes dimensiones; mi agradecimiento especial a Don Clemente Tornero, él nos prestó la bodega de la harinera ubicada por la estación del ferrocarril, ahí estuvimos como 20 años, ahí tuvimos en funciones de Lucha Libre al Vampiro Canadiense, Pirata Morgan, Blue Demon (hijo), Huracán Ramírez, Trio Fantasía, Octagon, entre mucho otros; después nos piden el lugar y estuvimos donde actualmente está el gimnasio de box El Campeón, ahí nos apoyó mucho el señor Javier Sarabia, así como Rey Muerte (+) quien práctico mucho el Box; por último estuvimos en Villas del Valle, por la central camionera, ahí terminó el grupo Acuario”.

El gimnasio Acuario llegó a tener en “plata limpia” hasta 50 luchadores, “Fuerza Guerrera, Blue Panther y el Hijo del Diablo eran los dirigentes de Triple A, se hicieron las delegaciones al interior de la república y llegamos a tener hasta 300 luchadores disponibles, aquí se reunía Morelia, Michoacán Querétaro, Aguascalientes y León (zic)”.

Como Referee trabajo con muchos luchadores, participó en sus eventos, uno de ellos en Celaya donde estuvo El Santo y Panama Phanter contra Gori Casanova y Cavernario Galindo.

También subió como Referee con Sombra Vengadora y a manera de anécdota recuerda “en una ocasión, Don Rogelio de la Paz se me arrima y me dice en plena lucha, deténgame esto -su dentadura postiza-, ya se la andaba comiendo en la plaza de toros Aldama, en los 70”.

Otras muchas anécdotas más acumuló en vestidores donde incluso se dieron enfrentamientos entre luchadores por causas ajenas al cuadrilátero, como la registrada entre Mil Máscaras y el Cavernario Galindo.

A lo largo de su trayectoria en Lucha Libre ha acumulado alrededor de 200 reconocimientos, trofeos, medallas, 80 mascaras firmadas por sus colegas (Mil Máscaras, Mascara Sagrada, Súper Ratón, Súper Muñeco, Rayo de Jalisco, Canek y Huracán Ramírez por mencionar algunas, así como revistas de la lucha libre de los años 70 que llegó a exhibir en exposiciones de Lucha Libre.

De igual manera como comisionado de Box tiene diversos nombramientos otorgados por Don José Suleiman, unos como delegado regional y otros como vicepresidente regional.

Al respecto comenta, “en Salamanca hay pocos peleadores, desgraciadamente muchos se quedan en el amateur, ya no van al gimnasio o lo toman como un hobby; en Irapuato hay más afición, allá se tiene un campeón welter a nivel nacional, José Luis -el puma- Rodríguez que acaba de coronarse en octubre, en Salamanca actualmente está -El Wero Velázquez- que recientemente peleó por cinturón welter en Gómez Palacio Durango; así también las hermanas Rangel, Jessica y Pao; además de la argentina Micaela Lujan formada en la escuela de Box Mata Martínez”.

Entre los luchadores que han tramitado su licencia en la Comisión de Box y Lucha Libre de Salamanca se encuentra Myzteziz, revelación actual en Lucha Libre AAA, Súper Ratón, Súper Pinocho, Súper Muñeco, Huracán Ramírez, entre muchos otros, e incluso del extranjero con japonés a quien inicialmente se le extendió en permiso, después decidió realizar su trámite aquí.

⬇️Da clic aquí⬇️

Mientras tanto en la disciplina del Box han tramitado su licencia en Salamanca, púgiles extranjeros como los argentinos Franco Emiliano Ola y Micaela Lujan, campeona mundial súper mosca FIB. Así también púgiles de localidades como León, San Juan de Los Lagos, Morelia, Patzcuario, Apatzingan, La Piedad, Colima y hasta hace poco Querétaro quien ya tiene su propia Comisión.

Además en varias ocasiones le ha tocado supervisar peleas de campeonato de boxeadores profesionales, entre ellas, en seis ocasiones a la Barby Juárez.

Además, a manera de reconocimiento ha recibido por parte del Consejo Mundial de Box, un cinturón personificado.

A mediados de los años 70 y tras debutar como luchador emergente en la Ciudad de México, Sergio González Castro “El Güero” asumió doble identidad al recibir el nombre de Acuario II, enmascarado que pronto ganó el cariño y preferencia de los aficionados, mientras que en su faceta de rudo, siguió haciendo de las suyas.

En octubre de 1976 encabezó cartelera en la Arena Irapuato en lucha cabellera vs cabellera.

Sergio González “El Güero” por dos décadas (1968-1988) fue luchador profesional, a lo largo de catorce años como luchador tuvo doble identidad. Actualmente es Presidente de la Comisión de Box y Lucha Libre en Salamanca, cargo por el cual decide retirarse como luchador y dedicarse de lleno a esta encomienda.

A lo largo de su trayectoria deportiva también se le conoció como El Hombre Lobo, Demoster Caballero, Escarlata, Macabro Rojo y Atenas, siendo el nombre de inicio “El Güero” González y termina su carrera como profesional como Acuario II, el de más renombre.

“El Güero” González por azares de la vida a través del Box tuvo su primer acercamiento con el tetrágono, “a la edad de nueve años me salí de la casa por un regaño de mis papás, duré 10 años fuera, estuve viviendo en las calles de la Ciudad de México, hasta que una persona de buen corazón me dio alojo, llegué a la capital del país de aventura en tren”.

A su corta edad por necesidad se acercó al Box, su idea era aprender a defenderse de los compañeros mayores que eran muy abusivos, “empecé con el boxeo en Los Baños Gloria de la Colonia Morelos del popular Barrio de Tepito, sin embargo, por el trabajo que tenía en el trance de mi infancia a la adolescencia -cargaba reses en el rastro- me fui expandiendo, deje de tener un cuerpo atlético para el Box; ahí mismo entrenaban Lucha Libre y me empecé arrimar, poco a poco me fui involucrando, después de cuatro años me llegó mi primera oportunidad de trabajar como luchador, la oportunidad me surgió como emergente, les falto un luchador y ahí empecé”.

Por un tiempo también se le conoció como Caballero Escarlata.

Así también recuerda, “estuve viviendo en una vecindad del barrio de Tepito, se podía caminar todo el tiempo con tranquilidad a las dos o tres de la mañana, no había tanta violencia como ahora, si le caías mal a alguien te pedía un tiro, uno lo aceptaba y nadie se metía, era uno contra uno, eran otros tiempos, teníamos la grandeza de pasear por la ciudad de México a cualquier hora de la noche (sic)”.

En las calles de la Ciudad de México varias veces le tocó el clásico “patín y trompón” o “puro trompón”, “a veces las broncas no eran ni con uno, pero por hacer el paro o quedar bien con alguno hay va uno de metiche, le gustaban a uno los catorrazos”.

Para subsistir en la capital del país recuerda, “en los comercios de venta de jugos agarraba las cascaras de naranja, las volteaba y me comía el gabazo, en las fruterías levantaba los plátanos que tiraban por estar mallugados y me los comía, era una comida muy sana (sonríe)”.

Ya estando en el gimnasio tuvo más amigos e incluso ahí llegaban chavos “picudos” y que habían sido abusivos con él, “me olvidé de la idea de revancha, todo se fue dando de acuerdo a la vida”.

Al ingresar a la Lucha Libre no se escapó del famoso bautizo, “duré tres meses con calentura, pero me gustó y aquí estamos todavía, como decía mi mamá, hágale la lucha mijo, hágale la lucha…., y aún se la seguimos haciendo”.

Por varios años tuvo doble identidad sobre el ring.

En Los Baños Gloria convivió con luchadores de distintas partes del país, entre ellos El Jaibo Flores, El Caballero Tigre - después fue el Gallo Tapado-, Fuerza Guerrera, que en ese tiempo luchaba como El “Cachorro” González, “se dieron las cosas, al grado que cuando acordé ya estaba bien involucrado”.

Cuando debutó como luchador, ya tenía cuatro años entrenando, “empezamos con la lucha olímpica y después la grecorromana, de ahí faltó un luchador, me acuerdo que Dick Angelo, el papá de Fuerza Guerrera, me dijo: ándale pásate al vestidor porque nos faltó uno y tú lo vas a suplir; me pasé y ahí inicie a agarrar la hebra, no recuerdo como me presentaron, salí en puro calzoncillo y descalzo, con una toalla en el cuello, de ahí me motivaron y empecé a hacerme de mi propia indumentaria, quien me regalaba unas zapatillas viejitas, unos calzoncillos, así empezamos; me empezaron a decir Güero González”.

A lo largo de diez años no supo nada de sus papás, “a la edad de 18 años regresé de la Ciudad de México, como que el corazón le avisa a uno, en esos años fallece mi padre y todavía alcancé el sepelio; el regaño que me hicieron y no saber de uno por tanto tiempo finalmente pasó…, ahora aquí estamos y los llevo en el recuerdo”.

De regreso a Guanajuato llegó a una colonia de Irapuato donde había un grupo de luchadores a través de los cuales acercó a la Arena Irapuato, “ahí entrenábamos, venían luchadores del sindicato de León, ellos empezaban a sacar los prospectos, entonces fui conociendo más gente, entre ellos al padrino de mi hijo mayor, él me dio el nombre de Acuario, yo fui el Acuario segundo y él era Acuario primero, gracias a los contactos que teníamos con la gente de México, nos jalaban a varias partes o giras que había, empecé a darme a conocer como técnico, trabajé mucho tiempo por parte de él, anduve en ese entonces por el lado de Morelia”.

Luego de luchar por varios años con diversos motes, en el año de 1973 recibe el nombre de Acuario II, “mi compadre me da el nombre después que me enfrentaron con él, no me dejaba trabajar, él quería hacer todo, fue una pelea mano a mano que duró 1 hora y 20 minutos, le tuve que dar una repasada para demostrar que también traía escuela; ya estando en el vestidor me felicita por el trabajo hecho y después de la gran rivalidad me invita a ser su pareja, me entregó un equipo completo y a la siguiente semana nos programaron como Acuario uno y dos, nunca me imaginé o esperé usar ese nombre (zic)”.

La indumentaria de Acuario II se encontraba conformada por una máscara con ojos de gota de agua, olas en la frente, mallas con la letra A en rodillas y muñequeras, Chamarra o Capa y zapatillas, el color de variaba.

El Güero González, sino trabajaba como referee, estaba de luchador, sin embargo, a partir de este momento tuvo doble identidad sobre el ring, “en las primeras luchas participaba como Güero González, sin máscara era rudo, y ya como Acuario era técnico, la gente nunca reconoció mi doble identidad, en las primeras subía al cuadrilátero y hacia un relajo, ya en las estrellas salía con mi equipo completo normal, era un ídolo”.

Para octubre de 1976, como El Referee Güero González dirimió rivalidad con El Jinete, en mano a mano se jugó la caballera en la Arena Irapuato, donde él salió perdedor.

Como Acuario II obtuvo el campeonato por parejas y peso welter del estado de Michoacán, casi siempre las peleas eran mano a mano, mínimo cada caída duraba 15 minutos.

En ese sentido comenta, “a veces faltaban luchadores y me tocaba subir con indumentaria de luchadores de alto nivel, afortunadamente por la estatura y físico me jalaban”.

Para obtener su licencia de luchador lo mandaron a la ciudad de León a hacer el examen, tuvo como sinodal un señorón de la Lucha Libre, Rodolfo Galindo -el Cavernario Galindo-, ellos se subían directamente a aplicar el examen, eran quince minutos los que tenía que estar el evaluado arriba del ring.

En esa ocasión fueron 15 luchadores a ser evaluados y regresaron ocho con licencia otorgada por la Comisión de Box y Lucha Libre de León, rama del sindicato nacional de luchadores de la Arena México.

Como luchador profesional siempre fue preliminar, nunca llegó al estrellato, pero alternaba con luchadores de renombre: Mil Máscaras, Rayo de Jalisco, Ray Mendoza, El Solitario, Los Villanos cuando aún eran Búfalos Negros, hijos de Ray Mendoza, “Él me apreciaba mucho al igual que Don Daniel García, El Huracán Ramírez, nos llevó a participar a funciones a Centroamerica, nos jaló mucho para allá, a él lo alcancé a ver luchar con el nombre del Cisne Blanco, “es una gran satisfacción conocer a todos ellos sin mascara, los veía con mucha naturalidad, como cualquier amigo”.

En la Arena Irapuato empezó a entrenar al lado de luchadores como Judas, El Perro Morgan, El Indio García, Zaeta Roja, El Chicano, El Mudo Ramírez, el Tarzán Azteca, por mencionar a algunos.

Como Acuario II luchó de 1973 a 1988 y se retira de la Lucha Libre por motivo de trabajo en el departamento de contra incendio de la refinería “Ing. Antonio M. Amor” donde laboró por 36 años, además de asumir el cargo de Presidente de la Comisión de Box y Lucha Libre de Salamanca, “me retiré para dedicarme más de lleno a esta encomienda, no se puede ser juez y parte a la misma vez, en aquel entonces estaba Rogelio Gutiérrez Solórzano y un señor conocido como El Tanque Elevado, Presidente de la Comisión en esta localidad y me invito; con el poquito conocimiento y experiencia que traía de las arenas donde había comisiones empezamos a levantar, se elaboró el reglamento de Lucha Libre de Salamanca, actualmente publicado en el diario oficial”.

En la actualidad también se cuenta con el reglamento de Box y Lucha Libre, “desgraciadamente a nuestras autoridades no les gusta nada de esto, he metido los reglamentos para que se publiquen en el diario oficial, sin embargo, no le dan seguimiento; nuestro reglamento de Box está avalado por la Federación de Comisiones de la República Mexicana e igualmente por el Consejo Mundial de Box”.

Al frente de la Comisión de Box y Lucha Libre ha sido conocido como el referee, comisionado y supervisor, “todavía ahí me avente mis últimas luchitas, inicialmente estuvimos en el Foro Salmantino, ubicado en Hidalgo y Abraham González, después en la cancha El Árbol, trajimos funciones de Lucha Libre en apoyo a los promotores, poco a poco renació la práctica de este deporte en la localidad”.

Enfatiza, “esto ha sido motivo de orgullo y satisfacción, porque cuando inicia la empresa de Triple A con Toño Peña -conocido en aquellos tiempos como Kahoz-, él me mandaba toda la programación distribuida, llegamos a tener en Salamanca hasta seis eventos de Lucha Libre con televisión, el día del evento todos los boletos en primeras filas vendidos, había largas filas, daban vuelta a las instalaciones del casino petrolero e incluso todos los muchachos del Gimnasio Acuario tuvieron la oportunidad de luchar ahí, con televisión, lamentablemente la mayoría no aprovechó la oportunidad”.

Como padre de familia y ex luchador profesional tiene la satisfacción que dos de sus hijos por algún tiempo también fueron luchadores, “el mayor de mis hijos lucho como Señor Sombra y Acuario Jr., mientras que mi hijo menor luchó con el nombre de Red Deimón”.

El Gimnasio Acuario empezó a funcionar en el año de 1990, “no teníamos un espacio fijo, personas nobles nos prestaban sus casas con terrenos de grandes dimensiones; mi agradecimiento especial a Don Clemente Tornero, él nos prestó la bodega de la harinera ubicada por la estación del ferrocarril, ahí estuvimos como 20 años, ahí tuvimos en funciones de Lucha Libre al Vampiro Canadiense, Pirata Morgan, Blue Demon (hijo), Huracán Ramírez, Trio Fantasía, Octagon, entre mucho otros; después nos piden el lugar y estuvimos donde actualmente está el gimnasio de box El Campeón, ahí nos apoyó mucho el señor Javier Sarabia, así como Rey Muerte (+) quien práctico mucho el Box; por último estuvimos en Villas del Valle, por la central camionera, ahí terminó el grupo Acuario”.

El gimnasio Acuario llegó a tener en “plata limpia” hasta 50 luchadores, “Fuerza Guerrera, Blue Panther y el Hijo del Diablo eran los dirigentes de Triple A, se hicieron las delegaciones al interior de la república y llegamos a tener hasta 300 luchadores disponibles, aquí se reunía Morelia, Michoacán Querétaro, Aguascalientes y León (zic)”.

Como Referee trabajo con muchos luchadores, participó en sus eventos, uno de ellos en Celaya donde estuvo El Santo y Panama Phanter contra Gori Casanova y Cavernario Galindo.

También subió como Referee con Sombra Vengadora y a manera de anécdota recuerda “en una ocasión, Don Rogelio de la Paz se me arrima y me dice en plena lucha, deténgame esto -su dentadura postiza-, ya se la andaba comiendo en la plaza de toros Aldama, en los 70”.

Otras muchas anécdotas más acumuló en vestidores donde incluso se dieron enfrentamientos entre luchadores por causas ajenas al cuadrilátero, como la registrada entre Mil Máscaras y el Cavernario Galindo.

A lo largo de su trayectoria en Lucha Libre ha acumulado alrededor de 200 reconocimientos, trofeos, medallas, 80 mascaras firmadas por sus colegas (Mil Máscaras, Mascara Sagrada, Súper Ratón, Súper Muñeco, Rayo de Jalisco, Canek y Huracán Ramírez por mencionar algunas, así como revistas de la lucha libre de los años 70 que llegó a exhibir en exposiciones de Lucha Libre.

De igual manera como comisionado de Box tiene diversos nombramientos otorgados por Don José Suleiman, unos como delegado regional y otros como vicepresidente regional.

Al respecto comenta, “en Salamanca hay pocos peleadores, desgraciadamente muchos se quedan en el amateur, ya no van al gimnasio o lo toman como un hobby; en Irapuato hay más afición, allá se tiene un campeón welter a nivel nacional, José Luis -el puma- Rodríguez que acaba de coronarse en octubre, en Salamanca actualmente está -El Wero Velázquez- que recientemente peleó por cinturón welter en Gómez Palacio Durango; así también las hermanas Rangel, Jessica y Pao; además de la argentina Micaela Lujan formada en la escuela de Box Mata Martínez”.

Entre los luchadores que han tramitado su licencia en la Comisión de Box y Lucha Libre de Salamanca se encuentra Myzteziz, revelación actual en Lucha Libre AAA, Súper Ratón, Súper Pinocho, Súper Muñeco, Huracán Ramírez, entre muchos otros, e incluso del extranjero con japonés a quien inicialmente se le extendió en permiso, después decidió realizar su trámite aquí.

⬇️Da clic aquí⬇️

Mientras tanto en la disciplina del Box han tramitado su licencia en Salamanca, púgiles extranjeros como los argentinos Franco Emiliano Ola y Micaela Lujan, campeona mundial súper mosca FIB. Así también púgiles de localidades como León, San Juan de Los Lagos, Morelia, Patzcuario, Apatzingan, La Piedad, Colima y hasta hace poco Querétaro quien ya tiene su propia Comisión.

Además en varias ocasiones le ha tocado supervisar peleas de campeonato de boxeadores profesionales, entre ellas, en seis ocasiones a la Barby Juárez.

Además, a manera de reconocimiento ha recibido por parte del Consejo Mundial de Box, un cinturón personificado.

Local

Rinden homenaje a personal de Salud

Celebra Sinhue Día de la Bandera

Política

Confirma INE más de 90 por ciento de las casillas

La mayoría de las casillas se ubicarán en las instalaciones de centros educativos

Mundo

Bolsonaro causa un caos en Petrobras

Las acciones de la petrolera se mantienen por debajo de 25 reales, cifra que no se veía desde noviembre de 2020

Mundo

Condenan a 12 años de prisión a allegado de Cristina Kirchner

Lázaro Báez, juzgado por lavado, fue beneficiario de licitaciones públicas al mando de la expresidenta

Justicia

UIF bloquea 330 cuentas del Cártel de Sinaloa

Emma Coronel, esposa de El Chapo, habría sido mensajera para las operaciones del cártel y evitar la captura del capo

Cultura

Rompen mitos sobre las Cartas de relación de Hernán Cortés

Expertos analizan la forma en la que el conquistador justificaba su actos en la Nueva España 

Moda

Fendi diseña para los retos de la mujer actual

Kim Jones director creativo de la firma italiana presenta su primera colección  ready to wear en el marco de Fashion Week Milán