/ domingo 8 de mayo de 2022

Mujeres impresoras de la Colonia usaron los nombres de sus maridos muertos para trabajar

En la Nueva España, un grupo de viudas usó los nombres de sus esposos para seguir con el negocio editorial, cuenta Mónica Hernández

Durante el periodo de la Colonia en la Nueva España, la industria editorial estuvo en manos de un grupo de mujeres ocultas detrás del apellido de sus esposos muertos. Fueron las viudas de los impresores quienes decidieron continuar con el negocio de impresión de libros, revistas y diferentes documentos a pesar de vivir en una sociedad que les reprimía por no tener a un hombre detrás de ellas.

A pesar de los aportes a la impresión en México, la historia oficial ha mantenido relegadas a este grupo de mujeres por vivir en una época en donde su valía dependía del apellido masculino. Por ello, la escritora Mónica Hernández decidió recuperar su vida y obra en una novela que si bien se apoya de la ficción, relata una realidad del México novohispano.

Se trata de su más reciente libro, La cofradía de las viudas (Martínez Roca) donde reúne la historia de impresoras que, además, tuvieron la osadía de crear un grupo de apoyo para continuar con el negocio de sus esposos a finales del siglo XVI e inicios del XVII, siempre bajo la lupa de la Santa Inquisición.

“Un día me encontré con un tuit que hablaba de Paula de Benavides que es una de las impresoras y me llamó la atención y comencé a investigar quién era; encontré un texto académico donde una historiadora pone los nombres de varias impresoras, todas viudas y me pareció muy sorprendente que nadie nos cuente de ellas, entonces me puse a investigar una por una y me preguntaba por qué eso no nos cuentan en los libros, cuando realmente son la base de la industria editorial en el virreinato de la nueva España”, explicó la autora en entrevista.

En la novela aparece Paula de Benavides, viuda de Bernardo de Calderón quien fundó la dinastía de impresores de 1640 a 1768; también Catalina del Valle, viuda del impresor Pedro Balli; Ana de Herrera, viuda del impresor Diego Garrido; María de Espinosa, viuda de Diego López Ávalos; Inés Vázquez Infante, viuda de Juan de Borja, e Isabel de Quiroz, viuda de Juan Ruiz. Todas convertidas en empresarias a cargo de las imprentas heredadas por sus esposos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Lo interesante es que las mujeres del virreinato estuvieron supeditadas al poder del hombre, primero del padre, luego del marido o el apellido del marido muerto, también del hijo, el sobrino pero nunca podían estar solas, una viuda no podía salir sola a la calle y su única salida era a misa, pero todas estas restricciones no impidieron que muchas de ellas formaran un gremio particular y se dedicaran a un negocio que fue el de la imprenta e incluso crearan grandes monopolios editoriales”, añadió la autora.

Además de revelar el poder de las mujeres, la novela da cuenta de cómo el apoyo entre las impresoras fue vital para que la industria avanzara y muestra la falsedad del dicho que dice entre mujeres no existe la amistad: “La mujeres juntas consiguen protegerse y sobrevivir en una época en la que estaban ocultas; manejaron un poder discreto y son mujeres ejemplo de que sin poder salir y expresarse, lograron grandes cosas”, concluyó Mónica Hernández.

Durante el periodo de la Colonia en la Nueva España, la industria editorial estuvo en manos de un grupo de mujeres ocultas detrás del apellido de sus esposos muertos. Fueron las viudas de los impresores quienes decidieron continuar con el negocio de impresión de libros, revistas y diferentes documentos a pesar de vivir en una sociedad que les reprimía por no tener a un hombre detrás de ellas.

A pesar de los aportes a la impresión en México, la historia oficial ha mantenido relegadas a este grupo de mujeres por vivir en una época en donde su valía dependía del apellido masculino. Por ello, la escritora Mónica Hernández decidió recuperar su vida y obra en una novela que si bien se apoya de la ficción, relata una realidad del México novohispano.

Se trata de su más reciente libro, La cofradía de las viudas (Martínez Roca) donde reúne la historia de impresoras que, además, tuvieron la osadía de crear un grupo de apoyo para continuar con el negocio de sus esposos a finales del siglo XVI e inicios del XVII, siempre bajo la lupa de la Santa Inquisición.

“Un día me encontré con un tuit que hablaba de Paula de Benavides que es una de las impresoras y me llamó la atención y comencé a investigar quién era; encontré un texto académico donde una historiadora pone los nombres de varias impresoras, todas viudas y me pareció muy sorprendente que nadie nos cuente de ellas, entonces me puse a investigar una por una y me preguntaba por qué eso no nos cuentan en los libros, cuando realmente son la base de la industria editorial en el virreinato de la nueva España”, explicó la autora en entrevista.

En la novela aparece Paula de Benavides, viuda de Bernardo de Calderón quien fundó la dinastía de impresores de 1640 a 1768; también Catalina del Valle, viuda del impresor Pedro Balli; Ana de Herrera, viuda del impresor Diego Garrido; María de Espinosa, viuda de Diego López Ávalos; Inés Vázquez Infante, viuda de Juan de Borja, e Isabel de Quiroz, viuda de Juan Ruiz. Todas convertidas en empresarias a cargo de las imprentas heredadas por sus esposos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

“Lo interesante es que las mujeres del virreinato estuvieron supeditadas al poder del hombre, primero del padre, luego del marido o el apellido del marido muerto, también del hijo, el sobrino pero nunca podían estar solas, una viuda no podía salir sola a la calle y su única salida era a misa, pero todas estas restricciones no impidieron que muchas de ellas formaran un gremio particular y se dedicaran a un negocio que fue el de la imprenta e incluso crearan grandes monopolios editoriales”, añadió la autora.

Además de revelar el poder de las mujeres, la novela da cuenta de cómo el apoyo entre las impresoras fue vital para que la industria avanzara y muestra la falsedad del dicho que dice entre mujeres no existe la amistad: “La mujeres juntas consiguen protegerse y sobrevivir en una época en la que estaban ocultas; manejaron un poder discreto y son mujeres ejemplo de que sin poder salir y expresarse, lograron grandes cosas”, concluyó Mónica Hernández.

Local

Importante contar con caseta móvil para detección de particulas

Salamanca cuenta con tres estaciones fijas de monitoreo de la calidad del aire

Local

No existe riego de contagios por Covid-19 entre el alumnado

Al día de ayer un total de 13 mil 356 contagios totales el municipio

Local

Benefician a Cruz Roja en Salamanca con equipo de rescate vertical

Con esta entrega de equipamiento, la delegación de Salamanca aumenta aún más sus instrumentos de trabajo con los cuales podrán atender de correctamente

Virales

¡Increíble! Peruano conserva momias incas en su patio desde hace 26 años

Desde 1996, el hombre realizó el hallazgo en su terreno, pero las autoridades no prestaron atención a su llamado

Sociedad

Migrantes arriesgan su vida, corren entre los autos para cruzar la frontera con EU (video)

Un grupo de migrantes fue captado corriendo en una avenida principal de Ciudad Juárez para intentar llegar al río bravo

Doble Vía

¿Qué canción te salvaría de Vecna? Spotify te tiene la respuesta ante el final de Stranger Things

Spotify lanzó una playlist para que los usuarios descubran que canción puede salvarlos de Vecna

Mundo

EU anuncia más misiles y munición para Ucrania

El nuevo paquete de ayuda militar incluye dos sistemas de defensa antiaéreos, misiles para los lanzacohetes Himars de Estados Unidos suministrados en junio