/ sábado 10 de abril de 2021

Isabel II se queda sin su mano derecha, su esposo Felipe de Edimburgo

Muere Felipe de Edimburgo, el consorte que más tiempo ha ejercido en la historia de Reino Unido

LONDRES. A punto de cumplir un siglo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, dejó de existir mientras dormía.

El marido de Isabel II, el consorte que más tiempo ha estado al lado de un monarca en la historia de Reino Unido, "ha muerto en paz en el castillo de Windsor", según consta en el comunicado difundido en el Palacio de Buckingham.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Aunque no tenía un papel oficial, Felipe, el duque de Edimburgo, fue una de las figuras más influyentes en la familia real. Si bien era criticado por su conducta y sus comentarios a veces bruscos, los amigos decían que como el confidente más cercano de la reina Isabel II, aportó sensatez, inteligencia y una energía incansable a la monarquía.

"Él fue, simplemente, mi fortaleza y apoyo durante todos estos años", declaró Isabel en un inusual tributo personal a Felipe en un discurso por el 50 aniversario de bodas en 1997. "Yo, y toda su familia, y éste y muchos otros países, le debemos mucho más de lo que él alguna vez reconocerá, o que alguna vez sepamos", agregó.

Si Felipe albergó frustración en su vida como consorte, nunca lo mostró públicamente. Pero en una entrevista con la BBC para conmemorar su cumpleaños número 90, reveló que en la primera época le costaba encontrar un rol que cumplir. "No tenía precedentes. Si le preguntaba a alguien '¿qué esperas que haga'?, todos se quedaban en blanco, no tenían idea, nadie tenía mucha idea", recordó.

Felipe ayudó a Isabel a navegar la agitación política y social en el siglo XX para adaptar la monarquía a una época diferente. A veces enfrentando una corte profundamente tradicional, reformó el palacio e intentó aprovechar el creciente poder de la televisión para proyectar la influencia real. Presionó para que la coronación de la reina en 1953 fuera televisada y fue el primer miembro de la realeza en dar una entrevista de televisión. Décadas más tarde, su nieto el príncipe Enrique dijo que la reina había dependido de Felipe. "Personalmente, no creo que ella hubiera podido hacerlo sin él", afirmó.

Felipe también fue el miembro más controvertido de la familia británica hasta que las penurias de sus hijos y sus esposas acapararon los tabloides en la década de 1990.

El duque fue atacado por sus opiniones, desde la energía nuclear a la defensa del medio ambiente. Sus críticos lo consideraban hipócrita por dirigir el World Wide Fund for Nature mientras participaba en deportes como la caza de faisanes. "Pienso que hay una diferencia entre estar preocupado por la conservación de la naturaleza y ser un protector de conejos", dijo a la BBC.

Felipe se alejó de los deberes reales cuando su corazón se deterioró. En agosto de 2017, se retiró totalmente de la vida pública activa. Consultado sobre si sentía que había sido exitoso en su rol, Felipe dio una típica respuesta indiferente. "No podría importarme menos", dijo. "¿A quién le importa lo que yo piense sobre eso? Quiero decir, es ridículo".

Protagonista de la historia europea

Felipe vivió los primeros años de su vida moldeado por eventos históricos del periodo de entreguerras. Nacido el 10 de junio de 1921, como el príncipe Filipos de Grecia y Dinamarca en la isla griega de Corfú, en medio de una crisis política que llevó a su tío, el rey Constantino a abdicar en septiembre de 1922, ante las presiones republicanas que le reprochaban sus inclinaciones germanas, el futuro duque de Edimburgo salió del país a los 18 meses de edad escondido en una caja de naranjas cuando un tribunal revolucionario sentenció a muerte a su padre.

La Segunda Guerra Mundial se encontró a un Felipe convertido en cadete militar en el Colegio Real de la Marina Británica en Dartmouth; en julio de 1943 ocupó el cargo de segundo al mando del destructor HMS Wallace durante el desembarco aliado en Sicilia.

Felipe renunció a su título cuando contrajo matrimonio con la entonces princesa Isabel el 20 de noviembre de 1947 en la abadía de Westminster. Pasó a ser ciudadano británico, convertido al anglicanismo como nuevo Duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón de Greenwich.

La muerte del rey Jorge VI en 1952 supuso el comienzo del reinado de Isabel II de Inglaterra y, para Felipe, el principio de siete décadas como monarca consorte, un título que nunca asumió en su integridad. Se dedicó a la comunicación pública con un cariz de modernidad: abolió la práctica de los bailes de debutantes y extendió las invitaciones al Palacio Real a gente de toda condición.

CERCANO AL PUEBLO

Muchas personas acudieron a las puertas del palacio, a despedir simbólicamente al royal, como el joven de 20 años Dominic Taylor, quien comentó que se acercaría posteriormente al castillo de Windsor, porque considera que no existirá una figura en las monarquías mundiales "más cercana" que la del fallecido duque de Edimburgo. "Cuando había un problema que afectaba a las generaciones jóvenes, como la salud mental, el cambio climático o cualquier otro problema global, él lo entendía, realmente se preocupaba por la gente", aseguró.

Otros, como Álvaro Salgado y Fernando Rejón, estudiantes españoles en Londres, fueron a Buckingham a ver el ambiente, y admitieron conocer la historia del consorte de la reina gracias a la serie de Netflix The crown. Rejón, estudiante de Ciencias Políticas, expresó que le llamaron la atención las diferencias entre la monarquía española y la británica, que, a su juicio, "goza de un apoyo transversal" dentro de la sociedad y es mucho más "moderna" y "abierta" que la primera.

RECUADROS PROTOCOLO REAL

Reino Unido se encuentra bajo luto oficial, previsto en un protocolo llamado Operation Forth Bridge. Será así hasta el funeral del príncipe, cuya fecha aún no ha sido confirmada.

LOS DESERTORES

Harry y su esposa Meghan, publicaron un breve mensaje: "Gracias por tu servicio... Te echarán mucho de menos”

LA DINASTÍA

La pareja tuvo cuatro hijos: Carlos, el príncipe de Gales (nacido en 1948), la princesa Ana (1950), el príncipe Andrés (1960) y el príncipe Eduardo (1964), tres de cuyos matrimonios terminaron en divorcios.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

LONDRES. A punto de cumplir un siglo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, dejó de existir mientras dormía.

El marido de Isabel II, el consorte que más tiempo ha estado al lado de un monarca en la historia de Reino Unido, "ha muerto en paz en el castillo de Windsor", según consta en el comunicado difundido en el Palacio de Buckingham.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Aunque no tenía un papel oficial, Felipe, el duque de Edimburgo, fue una de las figuras más influyentes en la familia real. Si bien era criticado por su conducta y sus comentarios a veces bruscos, los amigos decían que como el confidente más cercano de la reina Isabel II, aportó sensatez, inteligencia y una energía incansable a la monarquía.

"Él fue, simplemente, mi fortaleza y apoyo durante todos estos años", declaró Isabel en un inusual tributo personal a Felipe en un discurso por el 50 aniversario de bodas en 1997. "Yo, y toda su familia, y éste y muchos otros países, le debemos mucho más de lo que él alguna vez reconocerá, o que alguna vez sepamos", agregó.

Si Felipe albergó frustración en su vida como consorte, nunca lo mostró públicamente. Pero en una entrevista con la BBC para conmemorar su cumpleaños número 90, reveló que en la primera época le costaba encontrar un rol que cumplir. "No tenía precedentes. Si le preguntaba a alguien '¿qué esperas que haga'?, todos se quedaban en blanco, no tenían idea, nadie tenía mucha idea", recordó.

Felipe ayudó a Isabel a navegar la agitación política y social en el siglo XX para adaptar la monarquía a una época diferente. A veces enfrentando una corte profundamente tradicional, reformó el palacio e intentó aprovechar el creciente poder de la televisión para proyectar la influencia real. Presionó para que la coronación de la reina en 1953 fuera televisada y fue el primer miembro de la realeza en dar una entrevista de televisión. Décadas más tarde, su nieto el príncipe Enrique dijo que la reina había dependido de Felipe. "Personalmente, no creo que ella hubiera podido hacerlo sin él", afirmó.

Felipe también fue el miembro más controvertido de la familia británica hasta que las penurias de sus hijos y sus esposas acapararon los tabloides en la década de 1990.

El duque fue atacado por sus opiniones, desde la energía nuclear a la defensa del medio ambiente. Sus críticos lo consideraban hipócrita por dirigir el World Wide Fund for Nature mientras participaba en deportes como la caza de faisanes. "Pienso que hay una diferencia entre estar preocupado por la conservación de la naturaleza y ser un protector de conejos", dijo a la BBC.

Felipe se alejó de los deberes reales cuando su corazón se deterioró. En agosto de 2017, se retiró totalmente de la vida pública activa. Consultado sobre si sentía que había sido exitoso en su rol, Felipe dio una típica respuesta indiferente. "No podría importarme menos", dijo. "¿A quién le importa lo que yo piense sobre eso? Quiero decir, es ridículo".

Protagonista de la historia europea

Felipe vivió los primeros años de su vida moldeado por eventos históricos del periodo de entreguerras. Nacido el 10 de junio de 1921, como el príncipe Filipos de Grecia y Dinamarca en la isla griega de Corfú, en medio de una crisis política que llevó a su tío, el rey Constantino a abdicar en septiembre de 1922, ante las presiones republicanas que le reprochaban sus inclinaciones germanas, el futuro duque de Edimburgo salió del país a los 18 meses de edad escondido en una caja de naranjas cuando un tribunal revolucionario sentenció a muerte a su padre.

La Segunda Guerra Mundial se encontró a un Felipe convertido en cadete militar en el Colegio Real de la Marina Británica en Dartmouth; en julio de 1943 ocupó el cargo de segundo al mando del destructor HMS Wallace durante el desembarco aliado en Sicilia.

Felipe renunció a su título cuando contrajo matrimonio con la entonces princesa Isabel el 20 de noviembre de 1947 en la abadía de Westminster. Pasó a ser ciudadano británico, convertido al anglicanismo como nuevo Duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón de Greenwich.

La muerte del rey Jorge VI en 1952 supuso el comienzo del reinado de Isabel II de Inglaterra y, para Felipe, el principio de siete décadas como monarca consorte, un título que nunca asumió en su integridad. Se dedicó a la comunicación pública con un cariz de modernidad: abolió la práctica de los bailes de debutantes y extendió las invitaciones al Palacio Real a gente de toda condición.

CERCANO AL PUEBLO

Muchas personas acudieron a las puertas del palacio, a despedir simbólicamente al royal, como el joven de 20 años Dominic Taylor, quien comentó que se acercaría posteriormente al castillo de Windsor, porque considera que no existirá una figura en las monarquías mundiales "más cercana" que la del fallecido duque de Edimburgo. "Cuando había un problema que afectaba a las generaciones jóvenes, como la salud mental, el cambio climático o cualquier otro problema global, él lo entendía, realmente se preocupaba por la gente", aseguró.

Otros, como Álvaro Salgado y Fernando Rejón, estudiantes españoles en Londres, fueron a Buckingham a ver el ambiente, y admitieron conocer la historia del consorte de la reina gracias a la serie de Netflix The crown. Rejón, estudiante de Ciencias Políticas, expresó que le llamaron la atención las diferencias entre la monarquía española y la británica, que, a su juicio, "goza de un apoyo transversal" dentro de la sociedad y es mucho más "moderna" y "abierta" que la primera.

RECUADROS PROTOCOLO REAL

Reino Unido se encuentra bajo luto oficial, previsto en un protocolo llamado Operation Forth Bridge. Será así hasta el funeral del príncipe, cuya fecha aún no ha sido confirmada.

LOS DESERTORES

Harry y su esposa Meghan, publicaron un breve mensaje: "Gracias por tu servicio... Te echarán mucho de menos”

LA DINASTÍA

La pareja tuvo cuatro hijos: Carlos, el príncipe de Gales (nacido en 1948), la princesa Ana (1950), el príncipe Andrés (1960) y el príncipe Eduardo (1964), tres de cuyos matrimonios terminaron en divorcios.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Local

Realizará su sexta soñadora AVSA a la pequeña María Samantha

Se buscará recaudar apoyo económico para poder comprarle una andedera y solventar sus tratamientos médicos

Local

Cecati 113 invita a la ciudadanía a formar parte de este centro de capacitación

Requisitos que se necesitan para ingresar a este plantel son básicos

Local

Confía César Prieto que hospital se asigne a Salamanca

Cuatro municipios aún esperan asignación del nosocomio

Sociedad

Samuel García acusa falta de apoyo ante crisis de agua en NL: nadie nos ayuda

El gobernador del estado asegura que ninguna otra entidad les ha brindado ayuda ante los problemas de agua que viven

Sociedad

Encuentran 7 cuerpos en Chikindzonot, Yucatán; podrían ser víctimas de Mahahual

En la zona se mantiene un fuerte despliegue de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Secretaría de la Defensa Nacional

Sociedad

Organismos en México visibilizan por primera vez a comunidad LGBT+

La CNDH publicó el Atlas de las Personas LGBT+ en el que da a conocer algunas de las problemáticas que enfrenta esta comunidad en el país

Justicia

Presidencia y Diputados continúan lucha contra acuerdo que limita a AMLO

El pasado 8 de junio el Tribunal Electoral determinó que Claudia Sheinbaum, así como otros 16 gobernadores de Morena cometieron delitos electorales durante la revocación

Sociedad

Trasladan cuerpos de sacerdotes jesuitas a la capital de Chihuahua

Los cuerpos de los sacerdotes jesuitas fueron trasladados a la capital tras permanecer en funeraria Mausoleos Luz Eterna

Mundo

Manifestantes abandonan Quito, pero buscan reorganizarse

Diego Ordónez asegura que ya no hay integrantes de la Conaie en la ciudad de Quito, o (hay) un número muy pequeño, muy reducido