/ miércoles 16 de octubre de 2019

V I C I S I T U D E S

¿HACIA DÓNDE NOS MOVEMOS EN LA EDUCACIÓN?

Por: Armando Origel

Desconozco desde cuándo saben ustedes mis estimados lectores, que México, nuestra nación, es un país multicultural, o al menos sepan desde cuándo es reconocido como tal. (En 1992).

El proyecto educativo que se ha estado teniendo después de la Revolución Mexicana, ha sido desde entonces un proyecto homogeneizarte, es decir, donde no haya deferencias entre los mexicanos, donde la igualdad y equidad se hacen patentes, donde el poder del dinero no influya en hacer distingos ´para recibir la misma oportunidad para estudiar, estar mejor preparados o tener un mejor nivel de vida; al menos la parte teorizante ha quedado plasmada desde entonces, el que no se lleve a cabo, ya es cuestión de responsabilidades sociales y políticas, creo yo.

Las tendencias actuales de la educación en México, van teniendo su fundamento en, primero buscar, y después encontrar una educación de calidad, partiendo que para ello deben existir escuelas de calidad, maestros de calidad y programas y planes de estudios reales y de calidad. Se ha pasado de los modelos donde lo central era la enseñanza, para enfocarse más activamente en el modelo del aprendizaje, donde, por consecuencia, el centro de todo lo es el alumno.

Se pretende tener una visión humanista donde la persona sea más humana, más consciente del compromiso y la responsabilidad que tiene consigo misma, con las personas de su círculo más cercano y aún con aquellas con las que comparte un espacio social. El referente son las personas humanas, porque no debemos olvidar que también existen las “personas inhumanas”, que han estado lastimando a nuestra sociedad.

Se trabaja para tener un contacto y acercamiento con los padres de familia, de tal modo, que estos se involucren más en las acciones escolares de sus hijos, sabiendo que son ellos el pilar, el baluarte, para que ellos crezcan con más confianza y seguridad. La toma de decisiones y la participación de todos los elementos del acto educativo son fundamentales para tener estrategias de participación donde cada actor tiene un compromiso que cumplir.

Se da una mayor autonomía a las escuelas teniendo como base un eje rector que formalice una estructura general que dé identidad a la educación en todo el país. Se inician los procesos de certificación que garantícenla preparación y actualización del personal docente y de la infraestructura educativa, de acuerdo con las necesidades institucionales.

No estoy hablando de una tendencia educativa de este nuevo gobierno, sino del que estaba vigente en la primera década de este siglo XXI (2004). ¿Hay diferencias, hay similitudes? ¿Seguimos en donde comenzamos o hacia donde, en verdad, nos hemos estado moviendo? Mis estimados lectores, bendiciones para todos ustedes. Armando Hernández Origel.

¿HACIA DÓNDE NOS MOVEMOS EN LA EDUCACIÓN?

Por: Armando Origel

Desconozco desde cuándo saben ustedes mis estimados lectores, que México, nuestra nación, es un país multicultural, o al menos sepan desde cuándo es reconocido como tal. (En 1992).

El proyecto educativo que se ha estado teniendo después de la Revolución Mexicana, ha sido desde entonces un proyecto homogeneizarte, es decir, donde no haya deferencias entre los mexicanos, donde la igualdad y equidad se hacen patentes, donde el poder del dinero no influya en hacer distingos ´para recibir la misma oportunidad para estudiar, estar mejor preparados o tener un mejor nivel de vida; al menos la parte teorizante ha quedado plasmada desde entonces, el que no se lleve a cabo, ya es cuestión de responsabilidades sociales y políticas, creo yo.

Las tendencias actuales de la educación en México, van teniendo su fundamento en, primero buscar, y después encontrar una educación de calidad, partiendo que para ello deben existir escuelas de calidad, maestros de calidad y programas y planes de estudios reales y de calidad. Se ha pasado de los modelos donde lo central era la enseñanza, para enfocarse más activamente en el modelo del aprendizaje, donde, por consecuencia, el centro de todo lo es el alumno.

Se pretende tener una visión humanista donde la persona sea más humana, más consciente del compromiso y la responsabilidad que tiene consigo misma, con las personas de su círculo más cercano y aún con aquellas con las que comparte un espacio social. El referente son las personas humanas, porque no debemos olvidar que también existen las “personas inhumanas”, que han estado lastimando a nuestra sociedad.

Se trabaja para tener un contacto y acercamiento con los padres de familia, de tal modo, que estos se involucren más en las acciones escolares de sus hijos, sabiendo que son ellos el pilar, el baluarte, para que ellos crezcan con más confianza y seguridad. La toma de decisiones y la participación de todos los elementos del acto educativo son fundamentales para tener estrategias de participación donde cada actor tiene un compromiso que cumplir.

Se da una mayor autonomía a las escuelas teniendo como base un eje rector que formalice una estructura general que dé identidad a la educación en todo el país. Se inician los procesos de certificación que garantícenla preparación y actualización del personal docente y de la infraestructura educativa, de acuerdo con las necesidades institucionales.

No estoy hablando de una tendencia educativa de este nuevo gobierno, sino del que estaba vigente en la primera década de este siglo XXI (2004). ¿Hay diferencias, hay similitudes? ¿Seguimos en donde comenzamos o hacia donde, en verdad, nos hemos estado moviendo? Mis estimados lectores, bendiciones para todos ustedes. Armando Hernández Origel.