Catarino Mendoza Gutiérrez

  / lunes 10 de diciembre de 2018

Cambia de nombre SAGARPA a SADER…… ……No Tengo derecho a fallarles

Ing. Catarino Mendoza Gutiérrez

Desde hace 18 años la dependencia del entonces cabeza del sector agropecuario del Ejecutivo Federal: Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) que llevará su nombre, ahora cambia a Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), y cambia su sede de oficinas centrales en la CDMEX, a la Cd. De Guadalajara, Jalisco.

SADER es ahora el nombre lo que desde el 2000 se denominó la SAGARPA, uno de los cambios que trajo la Ley Organica de la administración pública federal.

Entre las funciones y atribuciones que tendrá la dependencia, y esta la resolución de varios pendientes: Entre los más destacados es el precio de garantía de los granos básicos. La revocación del acuerdo de suspención del tomate que tiene México con Estados Unidos desde 1996, el cual le ha evitado al país el pago de elevados aranceles en los últimos 22 años por la exportación de este fruto a ese país.

La revisión quinquenal obligatoria del ultimo acuerdo del 2013 que sigue vigente y que iniciaron el Departamento del Comercio de los Estados Unidos y la Comisión de comercio internacional que iniciaron en febrero, el departamento del comercio tambien hace una revisión administrativa de su funcionamiento y se prevé que la determinación preliminar este antes del 1º. De abril del 2019.

Otro asunto es el pleito que desde agosto se traen los productores nacionales del precio de los granos básicos el maíz, frijo, trigo, sorgo y la cebada, asímismo el precio del mezcal luego de que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) otorgó al estado mexicano, Aguascalientes, Morelos y Guanajuato la denominación de origen de esta bebida, con esto la DOM se amplió de 9 a 12 estados y hasta ahora sigue pendiente el ordenamiento que va a tener toda la cadena productiva del mezcal.

Tambien esta pendiente la firma de la modernización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

No tengo derecho a fallarles…

El holgado triunfo de Andrés Manuel López Obrador en Julio y la toma de posesión en diciembre han generado una muy alta expectativa para su nuevo gobierno que inicio el 1º. De diciembre. El Presidente de México prometió este sábado un cambio radical y profundo. No solo fue una promesa, sino también una advertencia para aquellos renuentes al cambio.

Cada ciudadano tendrá su propia y válida interpretación del significado: “No tengo derecho a fallarles”. Algunos lo interpretarán en el sentido de revertir la reforma energética o educativa. Otros en términos de conseguir la seguridad; muchos quizá la mayoría, con relación a incrementar en salarios promedio, pocos a regresar a una economía proteccionista, austera, transparente; unos más que esperan la consolidación de MORENA en un partido mayoritario.

Para mí, el cambio más importante y la medida sobre la que deberá evaluarse el sexenio que apenas comienza del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, se refiere a la erradicación de la corrupción. Esto si que es la esperanza de México y consecuentemente sería revolucionario, profundo y radical. Tiene absoluta razón el C. Presidente al identificar a la inmunda corrupción como el principal mal, la mayor causante de la desigualdad social y de la falta de crecimiento. Esta corrupción no sólo desvía recursos públicos que pudiesen haber sido utilizados para la construcción de escuelas, hospitales e infraestructura, gasto social indispensable y servicios públicos, sino que representa un insuperable obstáculo para ahorrar e invertir, para el desarrollo de medianas y pequeñas empresas, generar una demanda laboral que garantice salarios reales crecientes, merecidos y competitivos y garantizar el crecimiento de los municipios de todo el país y no solo en los estados ligados al comercio exterior.

La corrupción es un cáncer que esta exparsido por todo México y es dificil erradicar el fondo de este mal en nuestro país, por ello es de entender que aunque el Presidente de México tenga buenas intenciones, es responsabilidad de todos combatir la corrupción, sólo los hechos en los próximos años podrán mostrar si el cambio de régimen es real. Este transito esta íntimamente ligado con la aspiración de construir un país moderno y justo; implica cambiar a un nuevo modelo económico, es decir pasar de una economía de privilegios a una de derechos y participación autentica de los ciudadanos.

La existencia de estos privilegios ha desencadenado en México en la nociva relación entre la política, el gobierno y los intereses personales o de unos cuantos, como en el antiguo porfiriato que dominó a México la mayor parte de finales del siglo XIX y la mayor parte del siglo XX . El sistema político estaba cimentado sobre un “arreglo” consagrado en el Artículo primero de la Constitución que “otorgaba”, en lugar de reconocer, las garantías individuales del ciudadano. No fue sino hasta el año 2011 que se modifico el artículo para reconocer y ya no otorgar los derechos humanos.

Aunque quizá a muchos sorprenda, el dificil proceso del desmantelamiento de la red de privilegios inició con las revoluciones (cambio de régimenes) gemelas de la apertura comercial y la democratización del periodo “neoliberal”. En resúmen el éxito del nuevo gobierno quizá resida en terminar con el desmantelamiento al eliminar muchos de los privilegios que aún restan, en no crear nuevos y en asegurar a todos los mismos derechos, sólo al final del sexenio se verá si la corrupción se redujo sensiblemente; si opta por coartar el papel del mercado y la competencia, se regresará más tempranpo que tarde del sistema anterior. Pero estimado lector usted tien la mejor opinión. catarino_mg@hotmail.com


Ing. Catarino Mendoza Gutiérrez

Desde hace 18 años la dependencia del entonces cabeza del sector agropecuario del Ejecutivo Federal: Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) que llevará su nombre, ahora cambia a Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), y cambia su sede de oficinas centrales en la CDMEX, a la Cd. De Guadalajara, Jalisco.

SADER es ahora el nombre lo que desde el 2000 se denominó la SAGARPA, uno de los cambios que trajo la Ley Organica de la administración pública federal.

Entre las funciones y atribuciones que tendrá la dependencia, y esta la resolución de varios pendientes: Entre los más destacados es el precio de garantía de los granos básicos. La revocación del acuerdo de suspención del tomate que tiene México con Estados Unidos desde 1996, el cual le ha evitado al país el pago de elevados aranceles en los últimos 22 años por la exportación de este fruto a ese país.

La revisión quinquenal obligatoria del ultimo acuerdo del 2013 que sigue vigente y que iniciaron el Departamento del Comercio de los Estados Unidos y la Comisión de comercio internacional que iniciaron en febrero, el departamento del comercio tambien hace una revisión administrativa de su funcionamiento y se prevé que la determinación preliminar este antes del 1º. De abril del 2019.

Otro asunto es el pleito que desde agosto se traen los productores nacionales del precio de los granos básicos el maíz, frijo, trigo, sorgo y la cebada, asímismo el precio del mezcal luego de que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) otorgó al estado mexicano, Aguascalientes, Morelos y Guanajuato la denominación de origen de esta bebida, con esto la DOM se amplió de 9 a 12 estados y hasta ahora sigue pendiente el ordenamiento que va a tener toda la cadena productiva del mezcal.

Tambien esta pendiente la firma de la modernización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

No tengo derecho a fallarles…

El holgado triunfo de Andrés Manuel López Obrador en Julio y la toma de posesión en diciembre han generado una muy alta expectativa para su nuevo gobierno que inicio el 1º. De diciembre. El Presidente de México prometió este sábado un cambio radical y profundo. No solo fue una promesa, sino también una advertencia para aquellos renuentes al cambio.

Cada ciudadano tendrá su propia y válida interpretación del significado: “No tengo derecho a fallarles”. Algunos lo interpretarán en el sentido de revertir la reforma energética o educativa. Otros en términos de conseguir la seguridad; muchos quizá la mayoría, con relación a incrementar en salarios promedio, pocos a regresar a una economía proteccionista, austera, transparente; unos más que esperan la consolidación de MORENA en un partido mayoritario.

Para mí, el cambio más importante y la medida sobre la que deberá evaluarse el sexenio que apenas comienza del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, se refiere a la erradicación de la corrupción. Esto si que es la esperanza de México y consecuentemente sería revolucionario, profundo y radical. Tiene absoluta razón el C. Presidente al identificar a la inmunda corrupción como el principal mal, la mayor causante de la desigualdad social y de la falta de crecimiento. Esta corrupción no sólo desvía recursos públicos que pudiesen haber sido utilizados para la construcción de escuelas, hospitales e infraestructura, gasto social indispensable y servicios públicos, sino que representa un insuperable obstáculo para ahorrar e invertir, para el desarrollo de medianas y pequeñas empresas, generar una demanda laboral que garantice salarios reales crecientes, merecidos y competitivos y garantizar el crecimiento de los municipios de todo el país y no solo en los estados ligados al comercio exterior.

La corrupción es un cáncer que esta exparsido por todo México y es dificil erradicar el fondo de este mal en nuestro país, por ello es de entender que aunque el Presidente de México tenga buenas intenciones, es responsabilidad de todos combatir la corrupción, sólo los hechos en los próximos años podrán mostrar si el cambio de régimen es real. Este transito esta íntimamente ligado con la aspiración de construir un país moderno y justo; implica cambiar a un nuevo modelo económico, es decir pasar de una economía de privilegios a una de derechos y participación autentica de los ciudadanos.

La existencia de estos privilegios ha desencadenado en México en la nociva relación entre la política, el gobierno y los intereses personales o de unos cuantos, como en el antiguo porfiriato que dominó a México la mayor parte de finales del siglo XIX y la mayor parte del siglo XX . El sistema político estaba cimentado sobre un “arreglo” consagrado en el Artículo primero de la Constitución que “otorgaba”, en lugar de reconocer, las garantías individuales del ciudadano. No fue sino hasta el año 2011 que se modifico el artículo para reconocer y ya no otorgar los derechos humanos.

Aunque quizá a muchos sorprenda, el dificil proceso del desmantelamiento de la red de privilegios inició con las revoluciones (cambio de régimenes) gemelas de la apertura comercial y la democratización del periodo “neoliberal”. En resúmen el éxito del nuevo gobierno quizá resida en terminar con el desmantelamiento al eliminar muchos de los privilegios que aún restan, en no crear nuevos y en asegurar a todos los mismos derechos, sólo al final del sexenio se verá si la corrupción se redujo sensiblemente; si opta por coartar el papel del mercado y la competencia, se regresará más tempranpo que tarde del sistema anterior. Pero estimado lector usted tien la mejor opinión. catarino_mg@hotmail.com


viernes 26 de julio de 2019

Alerta Agropecuaria

sábado 15 de junio de 2019

ALERTA AGROPECUARIA

sábado 08 de junio de 2019

ALERTA AGROPECUARIA

sábado 18 de mayo de 2019

ALERTA AGROPECUARIA

sábado 11 de mayo de 2019

ALERTA AGROPECUARIA

domingo 05 de mayo de 2019

Alerta Agropecuaria

domingo 28 de abril de 2019

Alerta Agropecuaria

sábado 16 de marzo de 2019

Alerta Agropecuaria

Cargar Más