/ lunes 10 de agosto de 2020

25 AÑOS DE ARTICULISTA (2da. Parte)

Continuación de la síntesis de mi primer artículo publicado el 5 de agosto de 1995 -hace 25 años- en el periódico El Nacional de Guanajuato, desempeñándome como Coordinador del Grupo Técnico Pedagógico de la sección 13 del SNTE. “Para lograr tasas de crecimiento superiores al 5 % anual se plantean cinco grandes líneas de estrategias: 1.

Hacer del ahorro interno la base fundamental del financiamiento del desarrollo nacional asignando un papel complementario al ahorro externo con el objeto de fomentar la inversión productiva. Nos parece acertado, pero eso es tarea de romanos. La primera condición, indispensable, para ahorrar es el empleo y bien remunerado.

Las cifras oficiales reconocen 2 millones de desempleados, 4 millones de personas que trabajan menos de 15 horas semanales y 12 millones que sobreviven en lo que eufemísticamente se llama “economía informal”. 2. Establecer condiciones que propicien y mantengan la estabilidad y certidumbre para la actividad económica.

Resulta esencial que se mantenga una estricta disciplina fiscal, que no se permita el dispendio y se castigue la corrupción. Que la política cambiaria evite la sobrevaluación del tipo de cambio real y el Banco de México, en su carácter de órgano autónomo tenga como objetivo prioritario la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional.

3. Promover el uso eficiente de los recursos para el crecimiento. Abatir la brecha entre el costo del empleo y la remuneración real al trabajador. Asimismo actualización tecnológica, desregulación y fomento de competencia interna y externa, son indispensables. En cuanto a infraestructura e insumos básicos el Plan contempla la participación del sector privado en ferrocarriles, telecomunicaciones, puertos, aeropuertos, generación de energía eléctrica, carreteras, y almacenamiento, transporte y distribución de gas, entre otros.

4. Desplegar una política ambiental y de recursos naturales que hagan sustentable el crecimiento económico. De nada servirá el crecimiento económico si destruimos nuestro medio ambiente. Sociedad y gobierno deben asumir costos y responsabilidades.

5. Políticas sectoriales. El programa sectorial busca ofrecer el marco para el desarrollo industrial del país en los próximos años, con énfasis en la promoción de la micro, pequeñas y medianas empresas. El Plan Nacional de Desarrollo no es la panacea para nuestros males, pero sí el instrumento que gobierno y sociedad civil pueden utilizar para la recuperación económica. El presidente de México, en la ceremonia de aniversario de la Constitución, el 5 de febrero del presente año, en el teatro la República de la ciudad de Querétaro, afirmó: “Nadie hará por nosotros lo que corresponde hacer a los propios mexicanos. Sólo nuestro trabajo, nuestra disciplina y nuestro ahorro nos permitirá salir adelante.”

En Guanajuato, corazón de México, los trabajadores de la educación agrupados en el SNTE así lo creemos, por eso seguimos laborando, pues hemos adquirido el compromiso de construir con el gobierno y la sociedad toda, el destino que se merece nuestra nación.” Hasta aquí, mi primer artículo.1995-2020. ¡Hace 25 años!.


Continuación de la síntesis de mi primer artículo publicado el 5 de agosto de 1995 -hace 25 años- en el periódico El Nacional de Guanajuato, desempeñándome como Coordinador del Grupo Técnico Pedagógico de la sección 13 del SNTE. “Para lograr tasas de crecimiento superiores al 5 % anual se plantean cinco grandes líneas de estrategias: 1.

Hacer del ahorro interno la base fundamental del financiamiento del desarrollo nacional asignando un papel complementario al ahorro externo con el objeto de fomentar la inversión productiva. Nos parece acertado, pero eso es tarea de romanos. La primera condición, indispensable, para ahorrar es el empleo y bien remunerado.

Las cifras oficiales reconocen 2 millones de desempleados, 4 millones de personas que trabajan menos de 15 horas semanales y 12 millones que sobreviven en lo que eufemísticamente se llama “economía informal”. 2. Establecer condiciones que propicien y mantengan la estabilidad y certidumbre para la actividad económica.

Resulta esencial que se mantenga una estricta disciplina fiscal, que no se permita el dispendio y se castigue la corrupción. Que la política cambiaria evite la sobrevaluación del tipo de cambio real y el Banco de México, en su carácter de órgano autónomo tenga como objetivo prioritario la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional.

3. Promover el uso eficiente de los recursos para el crecimiento. Abatir la brecha entre el costo del empleo y la remuneración real al trabajador. Asimismo actualización tecnológica, desregulación y fomento de competencia interna y externa, son indispensables. En cuanto a infraestructura e insumos básicos el Plan contempla la participación del sector privado en ferrocarriles, telecomunicaciones, puertos, aeropuertos, generación de energía eléctrica, carreteras, y almacenamiento, transporte y distribución de gas, entre otros.

4. Desplegar una política ambiental y de recursos naturales que hagan sustentable el crecimiento económico. De nada servirá el crecimiento económico si destruimos nuestro medio ambiente. Sociedad y gobierno deben asumir costos y responsabilidades.

5. Políticas sectoriales. El programa sectorial busca ofrecer el marco para el desarrollo industrial del país en los próximos años, con énfasis en la promoción de la micro, pequeñas y medianas empresas. El Plan Nacional de Desarrollo no es la panacea para nuestros males, pero sí el instrumento que gobierno y sociedad civil pueden utilizar para la recuperación económica. El presidente de México, en la ceremonia de aniversario de la Constitución, el 5 de febrero del presente año, en el teatro la República de la ciudad de Querétaro, afirmó: “Nadie hará por nosotros lo que corresponde hacer a los propios mexicanos. Sólo nuestro trabajo, nuestra disciplina y nuestro ahorro nos permitirá salir adelante.”

En Guanajuato, corazón de México, los trabajadores de la educación agrupados en el SNTE así lo creemos, por eso seguimos laborando, pues hemos adquirido el compromiso de construir con el gobierno y la sociedad toda, el destino que se merece nuestra nación.” Hasta aquí, mi primer artículo.1995-2020. ¡Hace 25 años!.


ÚLTIMASCOLUMNAS